The Strangers: Prey at Night, una secuela innecesaria

The Strangers: Prey at Night, una secuela innecesaria

Resultado de imagen para strangers prey at night

Héctor Jesús Cristino Lucas

Cuando The Strangers de Bryan Bertino apareció en 2008 rápidamente alcanzó el estatus de culto para la crítica. Se trató de una Home Invasion que quizás no innovó en nada dentro del género, pero vaya que sí te hacía sentir dentro de aquellos viejos filmes de horror con asesinos enmascarados.

The Strangers parecía un homenaje viviente al Slasher ochentero americano que no sólo jugaba con el suspenso, sino que también añadía una dosis interesante de horror y gore. Sin embargo, lo que llamó poderosamente la atención no fue su violencia sino su slogan al inicio del filme: “basado en hechos reales”.

Así es, la película conseguía el misterio y la conmoción del público, como pasó alguna vez con The Blair Witch Project (1999) o Paranormal Activity (2009) a través de hacerle creer a todos que estos hechos fueron verídicos.

Sin embargo, no fue así. O al menos no del todo. La idea de The Strangers surgió de una vivencia de Bryan Bertino cuando apenas era un niño. El director cuenta que una noche un extraño tocó a la puerta preguntando por una persona que no vivía ahí, cuando el niño le dijo que estaba equivocado el extraño se marchó pero al día siguiente se corrió la noticia de que varias casas del vecindario habían sido robadas por el mismo desconocido y otros cómplices.

Bertino menciona que The Strangers puede mantener con firmeza el “Basado en hechos reales” no sólo por lo que vivió hace años, sino porque estas cosas ocurren en realidad. El Home Invasion es usado, cuanto menos, como una crítica social que sirve para retratar la cantidad de crímenes impunes que llegan a ocurrir en alguna ciudad.

The Strangers (2008) comienza con una estadística real de crímenes violentos sin resolver en varias partes de Estados Unidos cuyos agresores, en la mayoría de los casos, aún continuaban en calidad de desconocidos.

La película de Bertino tiene como nombre -en su traducción al español- Los Extraños, y funciona como una referencia a esos hasta ahora, “sin nombre” que han volcado una ola de violencia y robos en la sociedad norteamericana.

Gran parte del suspenso y el horror de esta película provenía precisamente del misterio, del no saber cuáles eran las motivaciones reales de los llamados “Extraños”. Por ello es que ha salido una segunda parte que contesta con todas estas preguntas en una secuela que al menos cumple con lo básico de su subgénero.

The Strangers: Prey at Night fue dirigida por el cineasta inglés Johannes Roberts que ha hecho una que otra aportación cuanto menos interesante al género de horror. Por ejemplo, fue el responsable de la curiosa The Other Side of the Door en 2016 y la medianamente aceptable 47 Meters Down del año pasado.

Aunque el guión fue escrito por el mismísimo Bryan Bertino, si esperas una respuesta a las dudas que te dejó la primera parte, no te hagas ilusiones. Esta continuación sólo es más de lo mismo y te deja con el doble de preguntas que la anterior.

The Strangers: Prey at Night es Home Invasion a la vieja escuela pero no precisamente de sus mejores ejemplos. Sólo es entretenimiento básico del género con algunos elementos destacables.

Bryan Bertino mencionó que esta segunda parte tiene más inspiración de ciertas películas que fueron todo un hito en el horror clásico aunque esto tampoco es nada nuevo. Lo que nos encontramos es un festín de violencia gratuita con suspenso más o menos logrado y referencias que sólo los verdaderos fans pueden reconocer.

De repente, la actitud de los antagonistas es muy parecida a la de Michael Myers de Halloween (1979) y algunas escenas son prácticamente iguales a la The Texas Chainsaw Massacre (1974) de Tobe Hooper. También hay una evidente inspiración por filmes de coches poseídos como Christine (1983) de John Carpenter o Duel (1974) de Stephen Spielberg.

Por lo demás, no es una secuela que supera a la original ni contesta las dudas que quedaron en el primer filme. Ni siquiera lo intenta.

Parece que han pretendido terminar con una posible oleada de secuelas, ya que hay varios indicios dentro del filme que dan a entender que todo ha terminado aquí. Sea como fuere, sólo es una secuela innecesaria con algunos rostros conocidos como Martin Henderson y Christina Hendricks.

En el caso de los antagonistas podemos mencionar que se le han añadido ciertos elementos de “personalidad” que no vimos en la primera parte, pero tampoco es destacable.

Sinopsis:

“Unos padres y sus dos hijos están haciendo un viaje por carretera y paran en un vecindario que está inexplicablemente deshabitado. Su desasosiego inicial se transforma en terror cuando irrumpen tres psicópatas enmascarados.”

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.