Ta Yeh, el dios conejo patrono del amor homosexual en China
Hoy, en un nuevo capítulo de: ¿A dónde me llevarás esta vez, internet? Quiero presentarles al Dios chino patrono de los enamorados homosexuales: El Dios Conejo
Por Ámbar Barrera @astrobruja_
01 de mayo, 2018
Comparte
Ámbar Barrera

@AstroBruja_

 

Hoy, en un nuevo capítulo de: ¿A dónde me llevarás esta vez, internet? Quiero presentarles al Dios chino patrono de los enamorados homosexuales: El Dios Conejo, (兔儿神) Hu Timbao, Tu Her Shen o Ta Yeh.

El origen de esta deidad, según Wikipedia, data de mediados del siglo XVII y cuenta la leyenda que todo sucedió cuando un joven se enamoró perdidamente de un magistrado y se volvió su stalker. En una ocasión, este acosador espió al magistrado mientras defecaba y cuando lo descubrió le ordenó a sus guardias que lo molieran a palos. Cuando confesó que “lo hizo por amor”, el magistrado se ofendió mucho más y ordenó su muerte.

Al ser juzgado en el mundo de los muertos, elevaron a este personaje a la categoría de dios, porque pues “¡Si amar es un delito, soy culpable!”. Y así fue como se convirtió en el dios protector del amor homosexual.

La referencia a los conejos es porque la palabra conejillo en chino se usa como insulto para hacer referencia a los hombres homosexuales. Algo así como en México la palabra mariquita.

Este Dios tuvo sus templos clandestinos con sus seguidores también clandestinos hasta que un gobernante lo descubrió y obviamente destruyó las figuras referentes al Dios por la típica enmienda de “las faltas a la moral” y durante la Segunda Guerra Mundial se pasaron a cargar al templo.

Y ahora me pregunto ¿No habrá una diosa protectora del amor entre lesbianas? porque DEBERÍA.

Se rescató la figura del Dios Conejo hasta muy recientemente y aunque algunos académicos chinos dicen que es probable que el Dios Conejo sólo sea invento de un poeta, sí existen pruebas de su culto desde en el siglo XVIII y XIX y actualmente hay un pequeño templo taoísta dedicado al Dios Conejo en Taiwán.

Este templo está activo desde 2006 y me parece noble que el sacerdote taoísta Lu Wei-ming lo esté administrando pues las cosas para la población LGBT+ en el continente asiático están muy sombrías.

En China la homosexualidad no está penalizada por ley pero sí se usó las leyes en una interpretación muy ambigua para perseguir y encarcelar parejas del mismo sexo hasta 1997 que se derogó esa ley. Además, las leyes hacen casi imposible que se establezcan organizaciones civiles para el trabajo en pro de la población LGBT+

¿Mencioné que además están rodeados de países donde aún se castiga la homosexualidad con años de cárcel (Rusia, Bután…), cadena perpetua (India) o incluso pena de muerte (Pakistán)?

En Taiwán (donde se encuentra el Templo al Dios Conejo) las cosas parecen ir mejor para la población LGBT+ que en el resto del continente. La homosexualidad no está penalizada y en 2017 se aprobó el matrimonio igualitario y también está en “veremos” la prohibición de las terapias de conversión.*

En una entrevista para el HuffPost, el sacerdote Lu afirmó que recibía aproximadamente a 9 mil personas cada año en el templo a pesar de que a veces llegan activistas cristianos a protestar frente al templo.

¡Que el Dios Conejo nos libre de la homofobia y nos conecte con el amor de nuestra vida!

Me costó mucho trabajo encontrar las figuras que lo representan y aún no estoy segura que todas las que aquí les presento sean correctas pero en serio que el chino está en chino (bada tum-tssss). 

NOTA FINAL: En México no sobrevivieron muy bien las religiones politeístas pero si te llama la atención el Dios Conejo, tienes que conocer también a Xichipilli, el Dios mexica del amor, los juegos, la belleza, las flores, el maíz, el placer, la “ebriedad sagrada” (sus símbolos incluyen hongos alucinógenos) y también, patrono de los homosexuales.**

Xochipilli se traduce como príncipe de las flores y aunque no tenemos templo para él, puedes ir a conocer su escultura en el Museo Nacional de Antropología.

Resultado de imagen para xochipilli

*Los datos sobre la situación de los derechos para la población LGBT+ en China y Taiwán fueron tomados del informe 2017 de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA).

**Todas las páginas donde encontré esa referencia citan una sóla fuente para tal afirmación: el libro Construcción de la homosexualidad (1988) de David Greenberg. Ya que no puedo consultar el texto original y se escribió hace 30 años, me hace dudar que sea una afirmación verdadera.

Comparte
Ámbar Barrera
Periodista, comunicóloga, fotógrafa, feminista y amante del arte.