Los sueldos en Puebla son de los más bajos… y aún peor...

Los sueldos en Puebla son de los más bajos… y aún peor para los jóvenes

Tomada de imagenpoblana.com/
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

En 2005 Puebla ocupaba el tercer lugar nacional con el salario promedio más bajo de todo México, sólo superado por Chiapas y Oaxaca. Para 2017, en medio de los anuncios de modernidad, avances y grandes obras del gobierno del estado, la entidad solamente avanzó un lugar, pasando a la cuarta posición, ahora por encima de Chiapas, Tlaxcala y Morelos. El sueldo promedio pasó de 3300 pesos a 3237, perdiendo casi cien pesos en doce años.

El Informe 2018 del Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana, titulado “Los jóvenes y los mercados laborales”, presentado este lunes en la institución educativa, reveló que los supuestos avances en materia de pobreza y bienestar no se han reflejado en los salarios y capacidad adquisitiva de los habitantes de la entidad.

El Doctor Miguel Reyes Hernández, coordinador Interinstitucional del Observatorio, dijo que de entre toda la población son los jóvenes los más vulnerables. Este grupo de edad, de personas entre 15 y 29 años de edad, tiene un salario promedio en Puebla casi equivalente al salario mínimo. Mientras que el sueldo mensual promedio de los habitantes del estado es de 3200, el de los jóvenes es de 2700, muy cerca del salario mínimo que apenas alcanza los 2400 pesos mensuales.

A diferencia de otros estados, la situación de precariedad de los trabajadores en Puebla ha aumentado. De acuerdo con la investigación del Observatorio de Salarios, la población ocupada en la entidad que no goza plenamente de sus derechos laborales pasó del 71% al 75%, mientras que en el sector de los jóvenes, un 80% está en una situación precaria.

¿Y por qué los jóvenes?

Para este informe el equipo de académicos e investigadores decidió centrarse en la población entre 15 y 29 años y enfocarse no sólo en el tema salarial, sino a los derechos laborales y prestaciones sociales.

“Pensamos que los jóvenes que están ingresando al mercado laboral, si no tienen horizontes, derechos laborales, prestaciones, si eso no ocurre, muchas veces lo que sucede en general es que se desvían hacia otro tipo de conductas”, explicó el Doctor Reyes.

La investigación encontró que la mayor parte de los jóvenes trabajadores son asalariados. En México, 89% de la juventud que está ocupada trabaja para alguien más, mientras que apenas 9.6% es autoempleada, es decir, que pueden freelancear o tener pequeños negocios. De los 30 millones de mexicanos y mexicanas en este grupo de edad, casi el 90% trabaja para alguien más.

Esto, dijo Reyes Hernández, demuestra que hay condiciones estructurales en el país que no permiten que los jóvenes se autoempleen, ni que emprendan, y esto no depende de condiciones individuales y voluntad, como lo repiten muchos discursos.

Desde hace 15 años el porcentaje de la juventud que trabaja para sí mismo no es mayor al 10%. Y del total, solamente 1.3% es empresario o emprendedor, que tiene empleados a su cargo.

Otro de los hallazgos del informe es que 40% de los jóvenes está empleado en el comercio e industria manufacturera, lo que incluye una buena parte del sector de hoteles y restaurantes y pequeños negocios. En segundo lugar está el sector primario, con 12%.

Los derechos laborales son el gran ausente en este sector de la población. Mientras que del total de la gente ocupada en México el 57% no tiene seguro social, en los jóvenes es el 66%; de acuerdo con Miguel Reyes esto significa que sus derechos laborales no son ejercidos, son más vulnerables. Como muchos apenas entran al mercado laboral, aceptan cualquier condición que impongan los patrones: 1 de cada 3 jóvenes mexicanos que entra a trabajar no tiene seguro social.

En cuanto a las prestaciones sociales de ley, que incluyen vacaciones, aguinaldo e infonavit, sólo 31% de la población asalariada joven tiene todas las prestaciones, mientras que 69% tiene sólo una, dos o ninguna.

NO COMMENTS

Leave a Reply