Las políticas anti-inmigración de EU, un total fracaso a lo largo de la historia
“Cerrar la frontera genera que la gente tenga que acudir a polleros o traficantes de personas para pasar, lo que rompe con la migración pendular. Una vez que cruzan ya no vuelven. Se criminaliza la frontera”: Dainzú de Lara Espinosa
Por Ámbar Barrera @astrobruja_
06 de mayo, 2018
Comparte

Imagen: http://panoramaaz.com

Ámbar Barrera

@AstroBruja_

–Las políticas anti-inmigración que ha implementado el gobierno de Estados Unidos a lo largo de su historia, no han inhibido la llegada de inmigrantes clandestinos a su país, por el contrario, lo que han roto esas políticas es la migración pendular, la ida y la vuelta, lo que ha fijado a los migrantes en su territorio, ya que no quieren arriesgar otra vez su vida ni su patrimonio para volver a cruzar.

Esta es la conclusión de la tesis doctoral de Dainzú de Lara Espinosa, doctora en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, que compartió durante una charla titulada Historia de la migración México-Estados Unidos en el Museo Amparo.

De acuerdo con la académica, en ningún lugar del mundo se ha logrado regular el flujo migratorio de manera adecuada. Todos han fallado.

La importancia de este fenómeno se puede ilustrar con las estadísticas: Una décima parte de la población mexicana vive y trabaja en EU, esto es más de 11 millones de personas.

La frontera de 3 mil 140 kilómetros entre México y Estados Unidos es la más transitada del mundo con un millón de personas y 300 mil vehículos que la cruzan diariamente.

Aunado a eso, México es el segundo socio comercial de Estados Unidos y el primer destino comercial de los estados más grandes (California, Arizona -y Texas) y el segundo destino para otros 20 estados.

Lo que la investigación de De Lara quiere mostrar es que “las políticas anti-inmigración de Estados Unidos eluden el hecho que responde a factores de expulsión y empuje (pull and push) y que es un fenómeno que tiene que ser abordado desde un acercamiento bilateral de responsabilidad compartida”.

Tomada de vanguardia.com.mx

La frontera a través de la historia

A lo largo de la historia ha cambiado la fisonomía de la frontera. En la época de la revolución la gente de ambos lados iba de uno a otro sin mayor problema. Esto no siempre había sido un conflicto. En cambio, el siglo XX está marcado por el conflicto en consecuencia de la exacerbación de la desconfianza.

El primer hecho histórico que destaca la académica es el programa bracero implementado durante la Segunda Guerra Mundial, con el cual el gobierno de Estados Unidos le pagaba a trabajadores mexicanos para encargarse de sus cultivos a falta de mano de obra por la guerra. Sin embargo, fue después de la crisis económica de 1982 que la relación entre ambos países se modifica profundamente con el cambio al sistema económico neoliberal y el tratado de libre comercio.

Es el fin de la guerra fría y particularmente el gobierno de Salinas de Gortari apuesta por hacer negocios con Estados Unidos. En ese momento la frontera se volvió una parte definitoria de la política exterior y “del lugar de México en el mundo”.

A partir de este punto inicia una interdependencia compleja entre ambos países, cuando a la par de que los acuerdos comerciales se intensifican, también lo hace la amenaza del tráfico de drogas, la migración ilegal y la violencia.  

De Lara explicó que en 1985 el tema del narcotráfico comenzó a ser un tema de relevancia y en 1986 se firma la ley Simpson Rodino en la que, por un lado, se endurecen las políticas para contratar inmigrantes documentados y por otro, se estableció que todo residente con greencard o naturalizado podría traer a su familia y naturalizados automáticamente.

Entonces los empresarios comenzaron a investigar a sus empleados para deportarlos si eran ilegales, aún cuando la investigación del estatus migratorio es violatorio de los derechos humanos.

En 1994 se aumentaron los controles en la frontera, militarizándola y se revive la hostilidad antimigratoria con el control del Partido Republicano en las dos cámaras.

También fue en esa década que surgió la propuesta de ley 187,  que prohibía la prestación de servicios médicos gratuitos y educación pública para niños indocumentados y afortunadamente, aunque mucho tiempo estuvo en juego, finalmente no se aprobó.

–Cerrar la frontera genera que la gente tenga que acudir a polleros, coyotes o traficantes de personas para ayudarlos a pasar, lo que rompe con la migración pendular. Una vez que cruzan ya no vuelven. Se criminaliza la frontera porque ya está mezclado el narcotráfico con el tráfico de personas. Ambas, actividades ilícitas que traen muchas muertes.

A principios de la década del 2000, contó la investigadora, las noticias sobre la muerte de migrantes en el desierto o el Río Bravo eran el “pan de cada día” y aunque desconoce por qué dejó de serlo, actualmente medio millón de migrantes continúan muriendo en la frontera cada año.

Foto: Cuartoscuro. Tomada de animalpolitico.com/

La frontera en el siglo XXI

–Trump habla del muro pero el muro ya está desde hace años –aclara la académica-. El muro ya estaba en los 90 y terminó de construirse en 2006.

Con la entrada de Fox en el 2000, él y su gabinete se deciden a renovar las relaciones con Estados Unidos, planteando una política más propositiva para aliarse con sus vecinos del norte más allá del comercio. En palabras de De Lara, estas “fueron buenas intenciones que no llegaron a más”.  

Cuando Fox llegó al poder lo primero que hizo fue invitar a Bush a su rancho, lo que fue un éxito al menos desde lo mediático. Y después Fox visitó Estados Unidos donde dio un aclamado discurso en el Congreso. Sin embargo, tan sólo seis días después de esa visita  cayeron las torres gemelas y las negociaciones con México también.

En realidad, nadie sabe lo que hubiera sucedido si las negociaciones hubieran continuado y aunque incluso en el mundo académico no se menciona, en esas pláticas también estaba en juego el petróleo mexicano.

De Lara también explicó que Fox cambió la imagen del migrante para la sociedad mexicana. Mientras que con la visión priísta y nacionalista se veía a los migrantes como traidores a la patria por irse y trabajar en otro lado, Fox los reconoce como héroes por arriesgarse tanto para tener una mejor vida.

Cuando Obama llegó al poder, prometió una reforma migratoria integral, aunque en realidad no podía hacer mucho porque no tenía la mayoría del Congreso de su lado.

Entonces, aunque Obama prometió legalizar a 11 millones de inmigrantes, los números resultaron en contra de esa promesa, pues como en ningún otro mandato en la historia de ese país, se deportaron a 2.8 millones de personas. A lo largo de sus dos gestiones, rompió un récord en deportaciones.

En 2010 sucedió el escándalo de la ley Arizona SB1070, una ley aplicable en el estado de Arizona en el que, entre otras cosas, se facultaba a la policía para detener a una persona en la calle que pudiera parecerles un inmigrante ilegal. En general, se trataba de una ley que criminalizaba a los inmigrantes. Por fortuna y aunque la ley entró en vigor temporalmente, finalmente se eliminó por ser violatoria de los Derechos Humanos.

En este punto, De Lara aprovechó para recalcar que ante este tipo de situaciones, México siempre se pronuncia “débilmente”.

Para Donald Trump el tema de migración fue importante desde la campaña, pues desde su estrategia de “culpar a un enemigo externo” dejó claro que uno de los enemigos eran los inmigrantes, especialmente los mexicanos.

Cuando Trump llega al poder, el ambiente estaba muy tenso y muchos mexicanos y latinos en general decidieron regresar a sus países de origen, aunque no por eso han dejado de llegar nuevos migrantes. Y aunque sí ha habido muchas deportaciones, las cifras aún no alcanzan las de Obama.

De Lara concluyó con que los antecedentes para el control de la inmigración ilegal en Estados Unidos muestran que sólo de manera ordenada y con reglas claras se puede mantener un flujo libre de violaciones. La cooperación bilateral es el único modo viable para evitar las violaciones a derechos humanos y también para evitar conflictos entre ambas naciones.

Mientras tanto, aún con medidas anti-inmigración, el flujo no se detiene, se mantiene o aumenta.

Además de regular la inmigración, la académica explicó que tendría que atacarse el problema raíz: aumentar las oportunidades laborales en México.

–Si los europeos y los estadounidenses realmente quisieran que no hubiera migrantes en su países, harían transferencias de dinero a los países de los que provienen y vigilarían en qué se gasta ese dinero.

***

Esta plática formó parte del programa  Forasteros. de migrantes, refugiados y exiliados en el Museo Amparo (2 sur 708, Puebla), que a través de conferencias, películas, imágenes, historias, obras y una instalación que evolucionará cada semana, busca reflexionar sobre el tema de la migración.

Comparte
Ámbar Barrera
Periodista, comunicóloga, fotógrafa, feminista y amante del arte.