Las mujeres que viven en la punta de un cerro

Las mujeres que viven en la punta de un cerro

Tomada de facebook.com/apofam
Marco Antonio Castillo

@MarcoAnCasMar

Doña Josefina es una madre de migrante que vive en la punta de un cerro en San Jerónimo Xayacatlán, Puebla. Y desde ahí, las personas se ven como hormigas y los grandes fuegos de la época de secas se ven como ronchitas. Y así pasa en la vida y en la política. 

Miremos lo que pasa con Trump. Los shows del Presidente “Trompetas” en materia migratoria son un incendio que no debe sacarse de su dimensión, ni de sus intenciones.

La gasolina de la maquinaria política de Donald Trump ha sido la migración. Cada vez que ataca a los migrantes satisface a esa parte de los norteamericanos que a cambio de su declaración le entregan su apoyo para que destruya el sistema de seguridad social y alimente a los ricos con los que comparte la mesa.

Y es posible que él y sus seguidores sepan que el muro podrá ser iniciado, pero nunca concluido; que el TPS podrá ser cancelado, pero los migrantes no van a regresarse a sus países. El punto es que a través de la imagen de nacionalista y de negociador inclemente, se mantiene con una fuerte presencia mediática y atemoriza a los rivales, lo que le da ventaja en la negociación. Por eso no dejará de golpear, aunque no cumpla.

Y sus rivales legítimos y a una gran parte de la sociedad norteamericana, que los llena de rabia con sus declaraciones, los desmonta de la posibilidad de proponer alternativas, subiéndolos a la ola de la defensa y la reacción, como Enrique Peña Nieto.

Pero para quien vive en la punta del cerro y ve la “civilización” de lejos, como Doña Josefina, está claro que Trump seguirá encumbrado mientras todos lo vean como El Gran Incendio y su estilo ponga al mundo a girar a su alrededor.

Y bailando a su son o no, lo cierto es que la sociedad norteamericana tiene que mirar más allá del discurso incendiario y pelear para recuperar la democracia debate serio, como una representación de las más altas aspiraciones de los pueblos, y no el circo de muerte que es hoy la política de este país.

Y el Gobierno mexicano debe dejar de hacerse menso “como que apagando el fuego” con el fenómeno Trump, y reconocer que sin proyecto de país, y sin liderazgo, seguiremos siendo “buleados” por el vecino del norte. Y la sociedad mexicana también debemos mirar más allá de #ElLoco y fortalecer nuestra demanda de soberanía política y económica, y dejar de ser los racistas que se burlan e ignoran al sur, y le temen y pagan al norte para que nos pegue en la cara.

Y acá las voces de Doña Josefina y sus compañeras, que ven las cosas desde la punta del cerro y no se intimidan ni se dejan llevar por el falso debate. Felicidades a todas las mujeres y madres migrantes.

Postdata que dice que hace unas semanas organizamos un Foro con los Candidatos a la Presidencia de la República y descubrimos que las personas migrantes no están en el corazón ni de los candidatos, ni de sus propuestas. Gane quien gane, las familias tendrán que seguir luchando. Para mirar el Foro completo, mire acá:

Marco Castillo es el Director del Instituto de Investigación y Práctica Social y Cultural A.C. una Asociación Civil mexicana con 16 años de trabajo en comunidades rurales, indígenas y urbano marginadas, generando condiciones para la justicia social a través de la educación, la abogacía, la justicia económica, la organización comunitaria y la solidaridad trasnacional. Desde el IIPSOCULTA, Marco Castillo encabeza el nuevo movimiento de familias migrantes mexicanas: la Asamblea Popular de Familias Migrantes, donde cientos de familias organizadas en comités locales en 5 estados del país, trabajan para atacar las causas de la migración forzada. También, funda la Red de apoyo a Migrantes de Retorno en la Ciudad de México, y es parte del grupo fundador del Colectivo Migraciones para las Américas, una red de más de 80 organizaciones de la Sociedad Civil en la región México-Estados Unidos-Centroamérica. Marco Castillo es Antropólogo Social con especialidad en Procuración de Fondos por la Universidad de Nueva York. Ha coordinado el Diplomado sobre Migración Internacional de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; Preside la Junta Directiva la Red de Pueblos Trasnacionales en Nueva York, Estados Unidos, donde también produce el Festival de los Pueblos Indígenas viviendo en Nueva York, y por el que recibió el reconocimiento honorario del Cabildo de la Ciudad de Nueva York. Marco ha escrito de forma regular en diversos espacios, incluyendo Nexos y Rompeviento, así como en otros medios locales. Recientemente, encabezó el grupo de trabajo que se encargó de la redacción del capítulo de Movilidad Humana de la Constitución de la Ciudad de México.

NO COMMENTS

Leave a Reply