La gran victoria del "sí" en la consulta del aborto reafirma a la nueva Irlanda
El 66% de los irlandeses vota a favor de reformar la Constitución para permitir la interrupción del embarazo. La victoria representa un nuevo avance para el feminismo global
Por Lado B @ladobemx
27 de mayo, 2018
Comparte

Foto: Reuters / Clodagh Kilcoyne | Tomada de infobae.com

Pablo Guimón | El País

Dublín. Irlanda rompió con su pasado, culminó su modernización social y mandó un poderoso mensaje al mundo al aprobar, por un contundente 66,4%, la legalización del aborto. El histórico resultado del referéndum, nuevo hito en una corriente feminista global e imparable, se celebró en Dublín por una generación joven y cosmopolita que toma las riendas del último bastión del conservadurismo católico. El sí ganó en el campo y en la ciudad, entre hombres y mujeres. El último tabú ha caído en un país que, tras aprobar el matrimonio igualitario hace tres años, rechaza definitivamente la injerencia de la Iglesia.

La contundencia del resultado, 66,4% frente a 33,6%, supone una histórica victoria de la Irlanda joven y cosmopolita. La victoria representa un nuevo avance para el feminismo global, cuyos millones de ojos estaban puestos desde hace días en este país de apenas 4,7 millones de habitantes, en busca de más inercia para una ola que se antoja imparable. Y entraña, por último, una aparatosa derrota de las poderosas fuerzas ultraconservadoras globales, que habían volcado sus recursos en defender el último fortín del catolicismo más reaccionario.

A las tres de la tarde del sábado, la nueva Irlanda se congregaba ante el castillo de Dublín, donde tenía lugar un recuento de los votos que iba constatando la aplastante victoria anticipada la víspera por los sondeos a pie de urna. Los abrazos y las lágrimas de emoción revelaban que ya nada iba a detener un momento que en todos los corros se calificaba de “histórico”. Prominentes figuras de la campaña del no ya habían reconocido su derrota.

Pasadas las seis de la tarde, terminaba el recuento y revelaba que dos de cada tres votantes habían optado por legalizar el aborto. La participación fue la más alta de los 21 plebiscitos que se han celebrado en el país desde que en 1996 los irlandeses votaron por la legalización del divorcio. Irlanda, donde un 78% de los ciudadanos se define como católico, rechazó simbólicamente la intromisión de la Iglesia en los asuntos sociales, meses antes de que el papa Francisco viaje al país, en la primera visita papal desde 1979.

“Somos un país decente y compasivo que se preocupa por sus ciudadanos. Este es el momento de la constatación definitiva del cambio en Irlanda”, decía el diputado David Norris, de 72 años, el primer cargo electo abiertamente gay del país, que pasará a la historia como el hombre que logró la descriminalización de la homosexualidad en Irlanda en 1988.

Continúa leyendo aquí.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx