Indonesia: Pepsi suspende empresa de aceite de palma por denuncias de abusos...

Indonesia: Pepsi suspende empresa de aceite de palma por denuncias de abusos laborales

Hans Nicholas Jong | Mongabay Latam

YAKARTA – PepsiCo ha suspendido su negocio con Indofood Agri Resources (IndoAgri), una de las empresas de palma de aceite más grandes de Indonesia, citando preocupaciones por la sostenibilidad y los derechos laborales.

PepsiCo, la compañía con sede en Estados Unidos que respalda a marcas como Pepsi, Frito-Lay y Tropicana, obtiene principalmente aceite de palma de Indonesia, el mayor productor mundial de productos básicos, donde grandes franjas de bosques tropicales y turberas ricas en carbono se despejan para reemplazarlas con plantaciones de palma.

Tiene una empresa conjunta con la compañía matriz de IndoAgri, Indofood, para producir algunos productos, como refrigerios de la marca Lays, en la nación del sudeste asiático.

Plantación de palma africana en Indonesia. Imagen referencia. Foto: Rhett A. Butler
Plantación de palma africana en Indonesia. Imagen referencia. Foto: Rhett A. Butler

Si bien IndoAgri no es un proveedor directo de PepsiCo, suministra aceite de palma a comerciantes internacionales que luego venden a PepsiCo.

“A PepsiCo le preocupan las acusaciones de que nuestras políticas y compromisos sobre el aceite de palma, la administración forestal y los derechos humanos no se están cumpliendo”, dijo PepsiCo en un comunicado.

Reveló que, por lo tanto, había decidido suspender la adquisición de aceite de palma de IndoAgri para su empresa conjunta con Indofood desde enero del 2017.

Cuestionamientos de larga data

IndoAgri ha sido objeto de diversas preocupaciones ambientales y sociales, particularmente por supuestos abusos de los derechos laborales en algunas de sus plantaciones.

En el 2016, Rainforest Action Network (RAN), una ONG internacional; OPPUK, una organización de indonesia de defensa de los derechos laborales; y el Foro Internacional de Derechos Laborales (ILRF, por su sigla en inglés) publicaron un informe sobre presuntos abusos contra los derechos laborales en las plantaciones de IndoAgri en la provincia de Sumatra Norte, en Indonesia.

El informe documenta cómo los trabajadores en las plantaciones están rutinariamente expuestos a pesticidas peligrosos, pagados menos del salario mínimo, ilegalmente mantenidos en un estado de trabajo temporal para llenar puestos básicos de trabajo, y disuadidos de formar sindicatos independientes, entre otros hallazgos.

Una planta de aceite de palma en Indonesia. Imagen referencial. Foto: Rhett A. Butler
Una planta de aceite de palma en Indonesia. Imagen referencial. Foto: Rhett A. Butler

En el 2017, se publicó un informe de seguimiento que revela que se han realizado pocos progresos para abordar los problemas de los derechos laborales. IndoAgri solo ha adoptado cambios superficiales que no abordan las causas del abuso, como colocar carteles que indican que no se aceptan trabajadores indocumentados, en lugar de formalizar a estos trabajadores como empleados o reducir las cuotas de cosecha.

Deforestación y conflictos

IndoAgri también ha sido objeto de quejas por separado relacionadas con la deforestación y los conflictos sociales o agrarios.

Un informe del 2017 de Chain Reaction Research revela que el 42 % de la tierra bajo las concesiones de Indofood Agri está en disputa; algunas áreas son objeto de conflictos comunitarios y controversias laborales, algunas contienen áreas no urbanizadas de turba y/o bosques, algunas se superponen con concesiones mineras y otras no tienen mapas.

Además, al menos el 36 % del aceite de palma crudo procesado en las refinerías Indofood Agri proviene de fuentes no divulgadas, según el informe.

El avance de la deforestación en Indonesia por la agricultura industrial. Foto: Rhett A. Butler
El avance de la deforestación en Indonesia por la agricultura industrial. Foto: Rhett A. Butler

Robin Averbeck, director de campaña de agronegocios en RAN, dijo que con el anuncio, PepsiCo había admitido que su cadena de suministro de aceite de palma estaba contaminada con altos riesgos.

“Después de años de negación, PepsiCo admitió los altos riesgos asociados con su cadena de suministro de aceite de palma y su socio comercial”, dijo en un comunicado. “Su asociación con Indofood está empañada por años de violaciones laborales y otras prácticas que no han producido más que conflictos con el aceite de palma para la comida de la marca PepsiCo”.

La compañía responde

En respuesta al anuncio y la cobertura de los medios de comunicación, IndoAgri confirmó que dejó de ser proveedor de PepsiCo a principios del 2017. La compañía también dijo que había cumplido con las leyes y regulaciones laborales de Indonesia.

“No tenemos ninguna disputa o problema pendiente con ninguno de nuestros sindicatos (tenemos un total de 10 sindicatos) o el Ministerio de Trabajo de Indonesia”, dijo en un comunicado el ya director ejecutivo de IndoAgri, Mark Wakeford. “Recientemente también recibimos un buen cumplido y un premio por ‘cero accidentes’ del Ministerio de Trabajo de Indonesia”.

La suspensión, sin embargo, podría ser temporal; PepsiCo ha dejado abierta la posibilidad de reanudar su relación comercial con IndoAgri si la empresa de aceite de palma puede demostrar su compromiso con la sostenibilidad.

Plántulas de palma aceitera en una plantacion. Imagen referencial. Foto: Rhett A. Butler
Plántulas de palma aceitera en una plantacion. Imagen referencial. Foto: Rhett A. Butler

El año pasado, IndoAgri anunció una nueva política de sostenibilidad para abordar los problemas de los derechos laborales y las preocupaciones ambientales. La empresa promete no desarrollar plantaciones en turberas y proteger los derechos de sus trabajadores, entre otras cosas.

Sin embargo, algunos grupos verdes han identificado debilidades y vacíos en su nueva política de sostenibilidad, especialmente las relacionadas con cuestiones laborales.

Falta de compromiso

Eric Gottwald, director legal y de políticas en ILRF, dijo que IndoAgri no había adoptado un mecanismo creíble, en línea con los estándares internacionales establecidos en el Principio Rector de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, para abordar las preocupaciones de trabajadores, comunidades y civiles organizaciones de la sociedad.

“En cambio, IndoAgri ha hecho solo un compromiso vago que le permitirá escoger y elegir [cuáles] agravios abordará”, dijo Gottwald en un comunicado.

Chain Reaction Research, mientras tanto, señaló que IndoAgri no había adoptado normas laborales específicas para cada sector. Como tal, la mejora de su mecanismo interno de quejas con respecto a la gestión de los derechos humanos y los riesgos e impactos ambientales es uno de los asuntos que PepsiCo exige a IndoAgri.

Una plantación de palma cerca al Parque Nacional Gunung Leuser en Indonesia. Imagen referencial. Foto: Rhett A. Butler
Una plantación de palma cerca al Parque Nacional Gunung Leuser en Indonesia. Imagen referencial. Foto: Rhett A. Butler

PepsiCo también ha pedido que IndoAgri brinde más información pública sobre los pasos que ha dado para abordar las quejas; tome las medidas necesarias adicionales para resolver completamente los problemas; y que se una a otras partes interesadas para discutir los problemas sistémicos que existen en algunas plantaciones de palma aceitera en Indonesia.

“Estos pasos son necesarios para el posible restablecimiento del suministro de aceite de palma de IndoAgri a la empresa conjunta”, dijo PepsiCo. “También continuaremos a lo largo del 2018 para revisar trimestralmente el progreso de IndoAgri frente a las acciones solicitadas descritas anteriormente, y en ese contexto continuaremos el diálogo con nuestros proveedores directos de aceite de palma originarios de IndoAgri en nuestra cadena de suministro, que incluye la posibilidad de cambio de fuente”.

NO COMMENTS

Leave a Reply