A 8 meses del asesinato del aspirante de Morena a la alcaldía...

A 8 meses del asesinato del aspirante de Morena a la alcaldía de Zacatlán el caso está estancado, acusa su familia

Algunas de las versiones del móvil del homicidio apuntan a una posible extorsión, a una confusión del crimen organizado o a un conflicto personal, pero ninguna ha prosperado. Las autoridades locales y las estatales han guardado silencio

Aranzazú Ayala Martínez | Animal Político

El 20 de septiembre de 2017, a plena luz del día, el aspirante de Morena a la alcaldía de Zacatlán, Puebla, Germán Villalba Luna, fue asesinado de dos balazos, uno en la cabeza y otro en el pecho, mientras conducía su vehículo sobre la carretera Tlaxco–Tejocotal, en la Sierra Norte de Puebla, zona con presencia de grupos dedicadas al robo de combustible o huachicoleo.

Recién salió de uno de sus negocios dedicado a la venta de celulares y llamó a su esposa para avisarle que iba rumbo a casa. A ocho meses del crimen la investigación del caso se encuentra “estancada”, denunció Miriam Piedrasanta, esposa de Germán Villalba.

“La carpeta de investigación está incompleta y escueta… han sido muchos bloqueos por muchas partes, no sabemos por qué, no sabemos si es negligencia, no sabemos si es a propósito. Tenemos abogado, tenemos todo, se está haciendo todo, pero (la investigación) es nefasta desde su inicio”, expuso Guillermina Villalba, hija mayor del aspirante asesinado.

Algunas de las versiones del móvil del homicidio apuntan a una posible extorsión, a una confusión del crimen organizado o a un conflicto personal, pero ninguna ha prosperado. Las autoridades locales y las estatales han guardado silencio.

Animal Político buscó una entrevista con la Fiscalía General del Estado para tratar de hablar de los avances de la indagatoria, pero hasta la publicación de esta nota no hubo una respuesta de la dependencia.

Zona de riesgo

María del Carmen Cabrera Camacho, actual candidata a diputada local por Morena, confirmó que Germán era uno de los 12 aspirantes a la candidatura, después de que se definió que en el municipio sería un hombre quien contendería para ganar el ayuntamiento.

En ese momento ya había reuniones para conformar el grupo de Morena en Zacatlán, un municipio que en los últimos meses ha despuntado en materia de delitos relacionados con el robo de combustible y que en los últimos tres años ha tenido un repunte en la comisión de asesinatos dolosos.

En enero pasado, el gobierno de Puebla emitió un informe en el que identificó a Zacatlán entre uno de los 67 municipios poblanos (de 217) que presentan problemas de violencia relacionados con el robo de hidrocarburos.

Zacatlán ubicado en la sierra norte de Puebla se localiza a 30 kilómetros del municipio de Huauchinango, por donde atraviesan ductos de Pemex. Desde principios de año, las autoridades federales y estatales han hecho operativos para detener a presuntos delincuentes en la región y decomisar litros de combustible de procedencia ilícita, así como vehículos usados para su transporte.

En febrero pasado, una bodega donde guardaban gasolina robada se incendió en la junta auxiliar de Ayehualco, y ese mismo mes la policía de Zacatlán participó en un operativo junto con la Policía Federal en la comunidad de San Antonio Matlahuacales, Chignahuapan, que terminó en un enfrentamiento con armas de fuego entre presuntos delincuentes y autoridades de seguridad pública, con un saldo de un muerto y 18 detenidos.

Un idealista

María del Carmen Cabrera aseguró que Germán Villalba tenía capital político y era uno de los que mostraba más entusiasmo para que Morena figurara en Zacatlán, y siempre proponía proyectos y actividades en las reuniones.

Como aspirante a la alcaldía nunca habló públicamente de combatir a los grupos de la región dedicadas al robo de combustibles, tampoco lo hizo de manera interna en las reuniones de Morena donde sólo se hablaba de organizar al partido, según la candidata.

Su carrera política comenzó en el PAN. Fue uno de los fundadores de ese partido en Zacatlán. Estudió ingeniería en Matemáticas en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y después de estudiar en la Ciudad de México regresó a Zacatlán, donde se interesó en la vida política.

Originario de la junta auxiliar de Jicolapa, dentro del mismo municipio, fue candidato a la presidencia municipal del PAN en 1998, después candidato a diputado federal en 2006 y posteriormente aspirante a candidato a la presidencia municipal en 2013 por el PRD.

En 2013, al no obtener la candidatura para la alcaldía, rompió la alianza con el PAN y se sumó al PRI, apoyando la candidatura de Jorge Luis Coriche Avilés, quien perdió contra su oponente Marcos Flores. Después de eso, Germán desapareció por un tiempo de la escena política.

En 2017, Germán Villalba comenzó a buscar la candidatura a la presidencia municipal de Zacatlán ahora por Morena.

Miriam Piedrasanta y Guillermina Villalba, esposa e hija de la aspirante a candidato, recordaron a Germán como un idealista, entregado totalmente a la política.

“Si no mal recuerdo fue la decepción de ver lo mismo en Zacatlán por lo que se interesó en la política cuando regresó de la ciudad al pueblo. Decía que durante todo el tiempo que estuvo fuera no había cambiado nada. Entonces yo considero que eso fue lo que despertó sus aspiraciones de querer hacer algo más”, dijo Guillermina.

Germán era dueño de tiendas de celulares en el municipio y en los últimos años se había dedicado más a sus negocios que a la política.

Su asesinato tomó por sorpresa a su familia; Miriam dice que su esposo no había recibido amenazas previas.

Homicidios al alza

Juan Manuel Carreño, perredista de Zacatlán y actual candidato a regidor por la coalición Por Puebla al Frente, dijo que ningún candidato ha recibido amenazas. Comentó que en general el ambiente político es tranquilo, pero que hay un incremento de la inseguridad y la violencia en el municipio.

En eso coincide la esposa de Germán, que la violencia ha aumentado en el municipio. Desde hace unos meses casi cada semana se escuchan noticias de asesinatos, balaceras y ejecuciones.

Apenas el 12 de mayo pasado se hizo una marcha por la paz en el centro de la ciudad, y menos de una hora después, una persona armada dentro de un automóvil disparó e hirió a otras tres. A los pocos minutos se registró otra agresión con arma de fuego, todo cerca de la una de la tarde.

Se trata de un municipio cuyos homicidios dolosos se han incrementado de 2015 a la fecha, de acuerdo con las cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, pues en 2015 se documentaron 4 homicidios de este tipo; en 2016 fueron 16; en 2017 un total de 23 y en hasta abril de 2018 se tenían 4 contabilizados crímenes (la misma cantidad que los ocurridos en 2015)

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.