Respiran con calma (y sin cianuro) en Durango

Respiran con calma (y sin cianuro) en Durango

Cortesía de REMA
Ximena Natera | Pie de Página

GÓMEZ PALACIO, DURANGO.- Después de 10 meses de una batalla sostenida contra La Chemours Company, los habitantes de 21 comunidades en la región de La Laguna volvieron a respirar con calma: la fábrica de cianuro de sodio que la compañía norteamericana pretendía instalar en la zona quedó suspendida… por el momento.

El pasado dos de abril, el Juzgado Tercero de Distrito en La Laguna dio una resolución al amparo colectivo presentado por la Asociación Civil Pro-Defensa de Ciudadano en contra de la Presidencia Municipal y la dirección de Obras Publicas del Ayuntamiento de Gómez Palacio por expedir licencias de construcción a la Chemours sin apegarse a los procedimientos legales necesarios.

El resultado fue la suspensión de la construcción de la primera planta de cianuro en América Latina, con una producción estimada de 65 mil toneladas de cianuro por año.

“Esto no significa que esté cancelado el proyecto sino que no pueden seguir construyendo hasta que el juez dicte sentencia”, explicó Gustavo Lozano a Pie de Página, miembro de La Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), una organización civil que ha orientado a los opositores de la fábrica.

“La sentencia no tienen fecha definitiva , y este proceso”, apunta Lozano, “puede tardar seis meses o dos años”.

Además del juicio de amparo, los vecinos de las poblaciones afectadas tienen otro proceso legal en marcha para sacar el cianuro de su comunidad. Hace apenas unos días, la Sala Especializada en Materia Ambiental del Tribunal Federal de Justicia Administrativa aceptó, después de 8 meses, una demanda de nulidad interpuesta contra la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Este litigio busca anular la resolución administrativa contenida en el Oficio Nº SGPA/DGIRA/DG03273 de fecha 8 de mayo de 2017, mediante la cual se autorizó de manera condicionada en materia impacto y riesgo ambiental el proyecto denominado “Chemours Laguna” promovido por la empresa The Chemours Company Mexicana, S. de R.L. de C. V. porque la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto contiene información inconsistente, incompleta, omisa y, en consecuencia, falsa, con relación a los impactos ambientales y a los riesgos a la salud pública, además de no cumplir con lo establecido en el Programa de Ordenamiento Ecológico del Estado de Durango y en el Ordenamiento Ecológico y Territorial del Municipio de Gómez Palacio, Durango, entre otros ordenamientos legales

Tercer intento

No es la primera vez que La Chemours presenta una manifestación de impacto ambiental cuestionable, de hecho, es la tercera vez en 2 años.

A finales de 2015, La Chemours Company- filial de DuPont- llegó a Salamanca, una ciudad petrolera en el estado de Guanajuato, para instalar su planta. El proyecto fue cancelado cinco meses después, cuando el Ayuntamiento negó la autorización del cambio de uso de suelo, citando además irregularidades en el proceso presentado de por la empresa.

“Salamanca es un Municipio que ya no tolera el asentamiento de empresas que puedan perjudicar por su contaminación. Salamanca ya no aguanta más, este es un asunto de corresponsabilidad social, velamos por la salud de los habitantes”, dijo Antonio Arredondo, alcalde de la ciudad en una publicación del periódico Reforma.

La Chemours reviró y en sólo 47 días presentó un nuevo proyecto, esta vez para San Luis de la Paz, una pequeña ciudad a 160 kilómetros de Salamanca. La llegada de la empresa movilizó a la ciudadanía, que aterrada por la palabra cianuro y la mala reputación de la empresa, se organizó para ponerle un alto.

Clara Galindo, vecina de San Luis de la Paz, lo cuenta así: “Expertos nos dijeron que un (estudio de) impacto ambiental lleva por lo menos 90 días y cuando revisamos su proyecto era una copia del de Salamanca… estaba hecho con wikipediazos”.

Galindo y una docena más de ciudadanos crearon una organización civil que luchó contra la empresa y el gobierno estatal durante casi un año. En ese tiempo lograron probar decenas de irregularidades en el proyecto y comprobaron que la empresa mentía abiertamente respecto a los peligros además de la cantidad y forma de los trabajos que ofrecería a la comunidad.

La presión social y política obligó a La Chemours a desistir de su planta en Guanajuato y redirigir el proyecto a Durango, donde parecía tener un panorama más amigable por ser una región minera donde DuPont ha tenido presencia desde inicios del siglo pasado.

No fue así. En la comunidad de Dinamita, donde es común que a los hombres ancianos les falten dedos en las manos por trabajar durante décadas en la elaboración de explosivos, la idea de una planta de cianuro fue inconcebible.

Los pobladores se organizaron y pidieron ayuda a los de San Luis de la Paz para enfrentar a la gigante de los químicos. Encontraron el mismo patrón de antes: manifiesto de impacto ambiental con información falsa; irregularidades en la autorización de la obra y un gobierno que defiende a la empresa y criminaliza a sus ciudadanos.

Poco después de que se inaugurara, apoyado por el gobierno estatal y municipal, el obispo Raúl Vera se reunió con los pobladores y clausuró simbólicamente la obra. La tensión escaló hasta que el viernes 9 de marzo, el gobierno estatal reprimió a los ciudadanos opositores.

***

Este 14 de abril, un centenar de personas se reunieron en el ejido La Aurora para asistir al Encuentro de Comunidades en Resistencia contra el Proyecto Chemours Laguna, organizado por el Frente Unido de Pueblos de La Laguna. De nuevo, el Obispo de la diócesis de Saltillo, Raúl Vera dirigió el mensaje de resistencia.

También asistieron vecinos de San Luis de la Paz y Salamanca para apoyar y levantar los ánimos de los habitantes de la Laguna, que todavía se sienten afectados por la represión de marzo que dejó decenas de heridos y casi 50 personas detenidas.

“Muchos no se atrevieron a contar cómo vivieron ese día, es un tema muy sensible”, cuenta Gustavo Lozano, “pero los que si se atrevieron sacaron lágrimas a todos los demás”.

Después de 10 meses, la comunidad entera se desahogó un poco.

 


“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: http://www.piedepagina.mx“.

NO COMMENTS

Leave a Reply