La realidad mediática jugará su propia carta en estas elecciones

La realidad mediática jugará su propia carta en estas elecciones

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Las famosas noticias falsas o “fake news”, un tema que ha estado en el ojo público durante los últimos años y especialmente en esta época electoral, no son nada nuevo: en palabras de la Maestra Ana Lydia Flores Marín, directora de Comunicación Institucional de la Ibero Puebla, han existido desde siempre, antes también en forma de pasquines, junto con los rumores y la propaganda que son “tan antiguas como la humanidad”.

Durante el foro “2018: ¿qué país está en juego?: Campañas políticas y medios de comunicación” realizado el 18 de abril en la Ibero, Flores hizo un ejercicio con  los asistentes para saber por qué vía consumían información y cuántos ya tenían decidido su voto para el próximo 1 de julio.

Al ver que una buena parte no levantó la mano cuando les preguntó si ya sabían por quién votarían, advirtió que en México existe una operación similar a la de Cambridge Analytica, de acuerdo con expertos nacionales. Refirió una nota del diario El Universal sobre una operación en México que funciona de manera similar a la estadounidense, utilizando la información de miles de usuarios de Facebook y “microtagueando” a los indecisos, mandándoles información para incidir en su decisión del voto.

Foto: Cortesía
La responsabilidad de las audiencias y los medios

Durante el foro, en el que también participaron la Doctora Lilia Vélez Iglesias, coordinadora del Departamento Humanidades, el Doctor Juan Manuel Crisanto Campos, del Instituto Nacional Electoral (INE) y el Doctor Andrés Gallardo Durán, coordinador de la Licenciatura en Derecho, se habló también sobre los hábitos de consumo de noticias y la falta de confianza en las instituciones.

Crisanto dijo que la realidad es que ni los partidos ni las instituciones en general están generando la confianza para que la ciudadanía les crea, por lo que se forma una suerte de círculo vicioso.

Y pese a las modificaciones en la ley electoral que han intentado cerrar huecos por lo que se colaba la publicidad excesiva o segmentada, la realidad los ha rebasado.

Crisanto puso como ejemplo el que ya ningún particular puede pagar espacios en radio y televisión, que ahora son exclusivamente administrados por el INE, y también que la propaganda en medios gráficos debe respetar la vida privada.

Sin embargo, de acuerdo con Ana Lydia Flores, el modelo de comunicación política en México ha fallado pues en lugar de ser preventivo es reactivo, por lo que la realidad mediática rebasa la realidad “siempre por la derecha”.

“Cuando se hizo este modelo, la situación de las redes sociales no era la de hoy, y evidentemente este modelo tan bien construido se ve rebasado por lo que vemos”.

Otro de los problemas que mencionaron en el foro fue la falta de hábitos de crítica o análisis por parte de las audiencias, pues muchas veces no lee la nota completa, ni confirma la fuente, ni tampoco contrasta con una o dos fuentes más para revisar su veracidad.

La Directora de comunicación Institucional sugirió salir de la burbuja de nuestras preferencias personales para ver lo que pasa en otros ámbitos, reconoció que pese a todo hay medios e iniciativas comprometidos con la alfabetización mediática, como el proyecto de Verificado 2018.

En cuanto a la responsabilidad de los medios, la Doctora Vélez citó a una encuesta de Parametría, que revela que 83% de los mexicanos no confían en la información de los noticieros televisivos. “Los medios de comunicación mexicanos deben entender que la gente, si pierde credibilidad, creerán lo que sea a quien sea”, dijo, refiriéndose a las noticias falsas.

Vélez Iglesias explicó que la información propagandística no debe ser confundida con el periodismo. El primer concepto está enfocado a convencer a la gente llegando más a la emoción que a la razón, mientras que en el periodismo debe regir el rigor, la verosimilitud y el contraste de la información.

Y si este tipo de noticias se esparcen tan rápido es porque no hemos hecho la tarea de volver a lo básico del periodismo: verificar, consultar fuentes diversas, ver la posición de los involucrados.

Finalmente, la Doctora Lilia concluyó que lo más importante es que necesitamos como ciudadanía insumos para poder decidir nuestro voto, pues finalmente lo que está en juego es el futuro del país y consolidar una mejor democracia o vivir un retroceso, y si nos cruzamos de brazos, dijo, esto último es lo que puede pasar.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.