Con el corazón en la mano

Con el corazón en la mano

Jorge Lanzagorta

La vida nunca termina de sorprendernos…

Hace más de ocho años, por azar, coincidencia, o diosidencia, como le quieran decir, conocí a Raúl Ortiz, amigo, compañero de vida, y mi entrenador de futbol sala para ciegos, quien este año ha sido galardonado con el Premio Estatal del Deporte en Puebla.

Foto: Cortesía

Como sabemos, pocas veces se reconoce y se homenajea en lo deportivo a los entrenadores, quienes entregan su tiempo, dedicación, preparación y pasión a lo que hacen, aquellos que tanto llegan a influir en quienes pisamos la cancha.

Le agradezco al futbol, que nos regaló la oportunidad de conocernos para construir una gran amistad. Se ha ido multiplicando con más gente valiosa, que ha venido aportando para formar poco a poco el mejor equipo de futbol sala para ciegos de México, los Topos FC.

Hace ya muchos años le escuché decir una frase: “Hay que vivir con el corazón en la mano”. Pasó mucho tiempo para que la pudiera entender, o mejor dicho para que la pudiera vivir desde el sentido más profundo, como él lo hace.

Para mí es una frase que nos invita a aventurarnos a lo que nos presenta la vida, entregándonos por completo a vivir desde el sentir, poniendo la bandera de la pasión y las emociones por delante, y dejándonos sorprender por lo que vamos encontrando a nuestro paso.

He aprendido de él a vivir a flor de piel cada experiencia, a estar apasionado por la pelota dentro de la cancha, defender y portar con orgullo los colores de un equipo y, sobre todo, mantener despierto el sueño permanente de ser el más grande.

A pesar de los altibajos que todo proyecto puede experimentar, seguimos creciendo juntos como amigos y como equipo. Estamos rodeados de una comunidad increíble, que le apuesta al deporte adaptado como una poderosa herramienta de inclusión y transformación social.

Y como cada año, nos seguimos sorprendiendo de lo lejos que este gran sueño nos sigue llevando…

Ahora el cuerpo técnico de los Topos, a cargo de Raúl Ortiz y Ricardo Bonet, dirige la selección mexicana de futbol sala para ciegos, que estará participando por primera vez en un mundial en España, en junio de este año.

Un reto enorme, pero que tiene a los mejores para poner el nombre de México en alto.

Enhorabuena, Raúl, por este reconocimiento y por lo que representas en la vida de tanta gente… y principalmente, en la mía.

Yo juego fucho para ciegos,
con los Topos de Puebla.
Dejamos todo en la cancha,
con alma, vida y corazón…

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.