2017, un año violento para Puebla

2017, un año violento para Puebla

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

El 2017 cierra con focos rojos para Puebla. Así lo reflejan los índices de delitos de alto impacto, como el homicidio doloso y el robo con violencia, reportados por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) con base en información de la Fiscalía General de Justicia del Estado.

La tasa por 100 mil habitantes de homicidio doloso de enero a octubre del 2017 es de 11.91, que representa un aumento de 26.2% respecto del 2016, cuando fue de 9.43; y si la tasa de estos 10 meses del año se compara con la del 2015, el aumento se eleva hasta 47.7%.

Tan sólo en el municipio de Puebla, de octubre del año pasado al de este año los homicidios dolosos se incrementaron 70%, al pasar de 72 a 123.

Según el consultor y analista político Rodrigo Elizarrarás, Maestro en Ciencia Política de la New School for Social Research, el robo de vehículo con violencia es un indicador delictivo confiable, porque es más probable que se denuncie dado que es requisito para cobrar el seguro. Además es indicativo de la presencia de grupos delictivos, pues su patrón de conducta es robar vehículos para cometer un delito y después abandonarlos.

Este ilícito se ha incrementado notablemente en la entidad, pues la tasa de incidencia por cada 100 mil habitantes creció 138% de 2016 a octubre del 2017, al pasar de 18.19 a 45.01; mientras que si se compara con el 2015 el aumento se eleva hasta 299% pues en ese año era de sólo 11.27. Tales cifras ponen a Puebla arriba de la media nacional, que es de 42.02, y en el 7o lugar nacional sólo superado por el Estado de México, Sinaloa, Guerrero, Tamaulipas, Jalisco y Morelos.

Tomada de riodoce.mx/
Puebla ya no es un lugar seguro

El último reporte del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), “Homicidio, una mirada a la violencia en México”, pone a Puebla como una de las entidades con mayor problemática por robo de hidrocarburos e incremento general en la incidencia delictiva.

Doria Vélez, del ONC, dijo en entrevista para LADO B que Puebla, así como Querétaro y Aguascalientes, era un estado donde parecía que las autoridades tenían “controlado” el problema de inseguridad, pero para este año se evidenció lo contrario con un repunte principalmente en homicidios dolosos y delitos patrimoniales violentos.

El análisis del ONC, hecho con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) revela que hubo un aumento en ocho de los diez delitos de alto impacto en comparación con el año pasado.

Por ejemplo Puebla tiene la sexta tasa más alta del país en robo con violencia, siendo 31.1% mayor que la media nacional, y aunque las denuncias por secuestro han disminuido pasando de 33 en 2015, a 32 en 2016 y a 26 casos hasta octubre de este año, el estado es 7o lugar nacional en este delito, por debajo de Veracruz (146), Estado de México (144), Tamaulipas (122), Oaxaca (38), Ciudad de México (36) y Nuevo León (31).

Doria Vélez, directora de investigación del ONC, explicó que el robo de hidrocarburos no es un delito que venga solo, sino que se conecta con otros ilícitos y es parte del modelo de delincuencia organizada que hay en el resto del país, y se complementa con la delincuencia tradicional.

La investigación del Observatorio concluyó que el problema de seguridad en Puebla, con situaciones muy preocupantes como los feminicidios y la desaparición de personas, no está siendo atendido como se debe.

La violencia en la ciudad

Este año la zona metropolitana de la capital de Puebla fue donde más se resintió la escalada de violencia. La ciudad, anunciada como un lugar seguro, fue el escenario de asaltos violentos a plena luz del día, balaceras y homicidios.

Los asaltos al transporte público  se tornaron violentos y terminaron en asesinatos. Los datos recibidos por el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública tenían a este delito como el quinto más denunciado en la ciudad.

El municipio de Puebla formó parte de los 50 más letales del país según un estudio de México Evalúa basado en datos de Animal Político y realizado en conjunto con Data Cívica. La localidad de la capital formó parte del grupo 4 de tendencia negativa – tendencia positiva, donde la violencia letal tenía una tendencia a disminuir desde enero del año pasado, que se revirtió a partir de septiembre.

Junto con Hermosillo, Nezahualcóyotl, Tecámac, Zapopan, Colima y Ecatepec, Puebla es considerado un foco rojo por tener una mayor concentración de homicidios dolosos.

También la percepción de inseguridad en la capital se incrementó este año. De acuerdo con Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del INEGI actualizada con datos de septiembre y presentada en octubre, de marzo a junio la percepción de inseguridad en Puebla capital pasó de 65 a 73.4 puntos. La cifra fue mayor a la percepción que dijeron tener los habitantes de ciudades más grandes y violentas como Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Tampico y Monterrey.

3 COMMENTS

Leave a Reply