Barquitos de vapor para explicar la ciencia
Con los motores conocidos como pot pot una estudiante de la BUAP explica los estados del agua, las leyes de Newton y las leyes de la Termodinámica
Por Samantha Paéz @samantras
26 de octubre, 2017
Comparte

Foto: Cortesía

Samantha Páez

@samantras

Los barquitos de vapor con los que solíamos jugar en nuestra infancia, esos de lata que poníamos sobre el agua y andaban con solo prender una vela, son útiles para explicar la ciencia a estudiantes desde preescolar hasta universidad.

Diana Ivonne Huitzil Sosa, estudiante de Físico-matemáticas de la BUAP, explicó a LADO B que su proyecto didáctico consiste en utilizar los barcos de vapor para hablar de cosas que parecen muy complejas: los estados del agua, las leyes de Newton y las leyes de la Termodinámica.

Los motores de vapor conocidos como pot pot fueron patentados en 1891 por Thomas Piot. Su funcionamiento es simple:

  1. Los barcos tienen un tubo hueco de metal en forma de serpentín y una vela, con ella se calienta el agua que está dentro del tubo de metal y se convierte en vapor.
  2. Como el vapor ocupa un mayor espacio que el agua líquida se genera una expansión, que empuja el agua hacia fuera del tubo en la parte posterior del barco.
  3. Con eso, el barco se mueve hacia delante en respuesta al chorro de vapor.
  4. El vapor se enfría lo suficiente para crear un vacío parcial que rellena el tubo con agua y el ciclo comienza de nuevo hasta que se agota la fuente de energía, en este caso la vela.

Foto: cortesía

Diana construyó 180 barcos para su proyecto, el cual empezó como un trabajo para aprobar la materia de Física Molecular y se transformó en una señal para continuar en la docencia.

Tal vez te interese: Se desarrolla un nuevo método para detectar COVID-19 con radiografías e inteligencia artificial

—Surgió por el curso de física molecular (…) me divertí jugando mientras entendía las Leyes de la termodinámica (…). Me parece importante (usar la didáctica) porque es más fácil que los chicos aprendan algo cuando lo asocian con cosas divertidas, además, qué mejor para ellos que aprender jugando.

Con los barcos de vapor Diana aplicó las principales Leyes de la termodinámica: la energía no se crea ni se destruye sólo se transforma, porque la energía de la vela se transforma en calor que hace que el agua se evapore y genere el movimiento del barco.

También que en los sistemas abiertos en termodinámica, dado que intercambian energía con el entorno, siempre se pierde un poco de energía, que en este caso es el vapor de agua que se mezcla con el aire.

Foto: Cortesía

La estudiante decidió retomar lo aprendido en clase y llevarlo a otros alumnos y alumnas de diferentes niveles. A un grupo de cinco a seis menores de preescolar les enseñó los estados del agua, a otro de bachillerato las Leyes de Newton -a toda acción hay una reacción- y a universitarios las Leyes de la termodinámica.

También puedes leer: El enigma del coronavirus: por qué unos lo sufren tanto y otros tan poco

Con este proyecto Diana participó en el evento “Noche de las estrellas: menos focos, más estrellas, en busca del cielo perdido”, que organizó el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), donde tuvo una gran aceptación tanto de niños, como jóvenes y adultos.

También estuvo en el Encuentro Nacional de Ciencias, que se desarrolló en la Facultad de Físico-Matemáticas de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el pasado 19 de septiembre.

—Es sorprendente ver qué tan lejos llega la curiosidad de los niños, y cómo se las ingenian para dar soluciones a lo que observan. Hubo algunos que dijeron que les pedirían su lanchita a los Reyes Magos y esos pequeños detalles alegraron mi corazón.

Comparte
Samantha Paéz
Coordinadora del Observatorio de Violencia de Género en Medios de Comunicación (OVIGEM), periodista y activista. Tengo especial interés en los temas de género y libertad de expresión. Formo parte de la Red Puebla de Periodistas. También escribo cuentos de ciencia ficción.