Museo Amparo exhibe por primera vez parte de su colección de arte contemporáneo
Son 58 obras de artistas que pertenecen a distintas generaciones y que trabajan desde diferentes formatos
Por Ámbar Barrera @astrobruja_
21 de julio, 2017
Comparte

Son 58 obras de artistas que pertenecen a distintas generaciones y que trabajan desde diferentes formatos

Foto: Marlene Martínez.

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

Desde su fundación en 1991, el Museo Amparo comenzó una colección de piezas de arte contemporáneo aunque hasta ahora sólo se había expuesto de manera permanente su colección de arte prehispánico y virreinal. Este sábado 22 de julio se inaugurará por primera vez una curaduría realizada para exhibir una pequeña parte de su colección de arte contemporáneo en la exposición temporal titulada Lecturas de un territorio fracturado.

[quote_right]La exposición busca hacer una observación de cómo desde cada obra en particular se abordan conceptos como los de territorio o alegoría[/quote_right]

Si antes este acervo no había sido presentado se debe a que desde que iniciaron la colección tuvieron que esperar a tener un número considerable de piezas con las que trabajar una curaduría, y ahora que la cifra de la colección se estima en más de 150 obras, Cecilia Delgado Masse y Amanda de la Garza seleccionaron esta primera muestra como “un contra-relato a la versión oficial” de lo que debería ser el arte y la sociedad desde el muralismo hasta la década de los 90.

–Nosotros hicimos una selección de 58 obras de artistas que pertenecen a distintas generaciones y que trabajan desde diferentes formatos, sin embargo intentamos integrar una lectura a partir de 5 núcleos temáticos y la manera en que el arte ha abordado la crisis social y política que nos enfrenta desde hace varias décadas –explica Amanda de la Garza.

La exposición busca hacer una observación de cómo desde cada obra en particular se abordan conceptos como los de territorio o alegoría.

–Esta exposición también está centrada en lo que implica la representación en el arte contemporáneo y podrán encontrar pintura, escultura, ensamble, readymade y video-instalación, es una exposición amplia –dice cecilia Delgado.

Foto: Marlene Martínez.

Estos son los núcleos temáticos de la exposición y lo que aborda cada uno:

  • Alegoría: Piezas que exploran en diversos formatos el “rastreo de elementos iconográficos de la cultura nacional para elaborar un comentario crítico” que transita de la historia prehispánica a la “fragmentación” del proyecto de emancipación de la modernidad.
  • Narraciones escritas: Las obras exploran temas relevantes en el siglo XX sobre pintura modernista, el diseño y la literatura mexicana, como la diferencia entre la producción artística y la producción artesanal y el cómo se pensaba a la artesanía como un “arte menor”.
  • Noción de territorio: Las obras aquí plantean geografías que reflejan “el colapso del Estado-nación”, la violencia, la frontera y la vida urbana.
  • Ruina contemporánea: Las obras crean una relación con la arquitectura o hacen alusión a los monumentos públicos para hacer una crítica a aquellos objetos (monumentos) que funcionaron como el principal dispositivo de “reivindicación del poder del Estado y sus narrativas”.
  • Economías de la representación: Una sección con piezas inclinadas hacia la hechura digital que “hacen apuestas micropolíticas para desarticular la separación entre baja y alta cultura”. Las obras abordan la idea de historia, el activismo político-artístico de los años 70, las luchas indígenas y la explotación de los recursos naturales.

Ramiro Martínez, director del museo, dice que el objetivo a largo plazo es tener salas con una exposición permanente de arte contemporáneo y, para empezar, esta primera muestra es “un ejercicio necesario” para ver hacia dónde apunta la colección.

Lecturas de un territorio fracturado reúne las obras de: Eduardo Abaroa y Sofía Táboas, Francis Alys, Carlos Amorales, Edgardo Aragón, Julieta Aranda, Erick Beltrán, Minerva Cuevas, Julio Galán, Jorge de la Garza, Magali Lara, Teresa Margolles, Gabriel Orozco, entre otros.

La inauguración de la exposición se llevará a cabo el sábado 22 de julio y habrá una charla con las curadoras de la muestra a las 12 del día en el Museo Amparo (2 sur 708). Lecturas de un territorio fracturado permanecerá abierta hasta el 16 de octubre de 2017.

Comparte
Ámbar Barrera
Periodista, comunicóloga, fotógrafa, feminista y amante del arte.