The Autopsy of Jane Doe, misterio a tamaño escala
La semana pasada planteaba, como parte de la crítica a Raw, que en esta época de decadencia creativa son contadísimas las películas que vale la pena conocer
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
11 de mayo, 2017
Comparte

Héctor Jesús Cristino Lucas

[dropcap]L[/dropcap]a semana pasada planteaba, como parte de la crítica a Raw, que en esta época de decadencia creativa son contadísimas las películas que vale la pena conocer por ofrecer argumentos nuevos o interesantes, entre ellas la apabullante It Follows de David Robert Michell, que hace alusión al horror clásico de John Carpenter, o The Neon Demon de Nicolas Winding Refn una interesante metáfora del canibalismo en el mundo de la moda. Pues bien, a la lista podemos agregar el pequeño y significativo trabajo del noruego André Øvredal: The Autopsy of Jane Doe, cinta con la que se ha robado el corazón de la crítica.

Ésta también surgió del Festival de Sitges el año pasado, y fue elogiada por expertos en la materia como una de las mejores películas de horror de los últimos años. Como sabrán, no pretendo responder ante tales afirmaciones, pero vaya que The Autopsy of Jane Doe tiene todo lo necesario para volverse en un auténtico clásico. Si tuviera que definirla sin duda el apelativo sería: misterio a tamaño escala. Una pequeña película independiente, que como hemos visto en años pasados con The Witch de Robert Eggers o Goodnight Mommy de Veronika Franz, no se necesita de numerosos personajes o de un guión rebuscado para crear una excelente película.

Øvredal, al igual que los directores citados que nos han traído filmes perfectos de horror, es una promesa en el género que hay que seguir más de cerca. The Autopsy of Jane Doe no es con exactitud la primer película del noruego. El principal ascenso que lo consagraron como un director prometedor, fue con su Found Footage del 2011: The Troll Hunter, que sorprendió a muchos de los que estábamos cansados ya del subgénero cámara en mano. Aquella película que unía con maestría la realidad con la mitología escandinava de estos seres mágicos se volvió una extrañeza tan bien lograda que ya se esperaba la siguiente sorpresa.

https://youtu.be/TLEo7H9tqSM

The Autopsy Of Jane Doe no abusa de la violencia gráfica, aunque corre el riesgo de que se le vaya la mano. Tampoco recurre al ya molesto y absurdo horror de “sobresalto” con imágenes sorpresivas o sonidos estridentes, aunque los encontrarás de vez en cuando. El poder de esta película, más bien, es que se enfoca en el género del thriller y el misterio. Como si de un capítulo perdido de la The Twilight Zone se tratara, el film de Øvredal mantiene con profunda exquisitez, el formato episódico: pocos personajes en un solo lugar resolviendo un misterio. En este caso: dos personajes en busca de la causa de muerte del cadáver de una chica.

Y lo que es mejor, mientras más parece que el enigma se resuelve, más elementos entran a escena complicando el asunto. Curioso, de momentos pareciera más un simple thriller de un solo escenario que una película terror, pero poco a poco va adquiriendo elementos sobrenaturales. Esto último no la hace mejor ni mucho menos, pero así como funcionó con ese elemento sorpresa de misterio fantástico, hubiese sido igualmente efectivo si se tratase sólo de un thriller común. A lo que voy es que, lo que gobierna al film es el suspenso antes que el horror. Sin cantidades exorbitantes de sangre en la pantalla ni mucho menos sobresaltos baratos. El suspenso de su guión, es lo mejor.

Éste suspenso hasta parece sacado de una película de Alfred Hitchcock. Lo cierto, es que nos recordará a otros thrillers psicológicos -que tienen que ver con un cadáver- donde el misterio y el suspenso son la principal herramienta. Por ejemplo, aquella fantástica película española del 2012, The Body, de Oriol Paulo, donde la incógnita empieza cuando el cuerpo de una mujer desaparece de la morgue. O bien, aquella poco interesante Unrest de Jason Todd Ipson que sorprendió en el 2006, pero no por el argumento ni la historia -que por cierto, todo transcurría también en una morgue- sino porque se decía que era de las pocas películas en utilizar cadáveres reales.

The Autopsy Of Jane Doe es un ejercicio interesante donde el misterio y lo sobrenatural se combinan, donde la realidad y la ficción cohesionan, y lo mejor de todo, donde el argumento no es para nada predecible. Su director se había interesado tanto, luego del moderado éxito de The Troll Hunter, en hacer una película semejante a los casos Warren. O más bien, en las actuales películas que la Warner Bros a estado produciendo al respecto. Estos filmes de James Wan: The Conjuring o Anabelle. Pero de una vez aclarémoslo, no vamos a encontrarnos con algo similar. Aquí la sustancia termina inclinándose por otra interesante y muy bien manejada dirección.

Y hablando de las películas basadas en los expedientes Warren. He aquí una curiosidad que me ha parecido pertinente contar respecto a estas películas. La Warner Bros se enfrenta en estos momentos a una interesante y poco convencional demanda de hasta 900 millones de dólares. La razón es que todas estas historias de fantasmas salieron de un libro llamado The Demonologis del escritor Gerald Brittle escrito allá por 1980, donde narra la historia de la famosa pareja que resuelve casos sobrenaturales: Ed y Lorraine Warren. Sin embargo, antes de que se grabara The Conjuring 2 el escritor mandó una carta a la productora para impedir la filmación.

¿La razón? Brittle tenía todos los derechos exclusivos de la historia en la que estas películas estaban basadas, porque aún existía un contrato vigente entre él y la famosa pareja en donde se estipulaba que no podían realizar otros contratos basados en este mismo tema. Sin embargo, los Warren ignoraron éste último acuerdo y formaron uno nuevo con la Warner Bros, que es la misma que nos ha traído todas estas taquilleras historias. El problema radica en que las películas no mencionan en ningún momento ser basadas del libro de Gerald Brittle, sino, más bien “De hechos reales”. Es decir, afirmando que tanto los casos expuestos como las entidades sobrenaturales… son auténticos.

Brittle ha mencionado más de una vez que esto es absurdo, ya que los casos Warren fueron completamente fabricados. Lo único que el escritor podía hacer para defenderse era levantar una demanda que dictase que la Warner Bros debiera comprobar entonces que los fantasmas de estos casos sí existen.

https://youtu.be/keWQPd4eJqI

La demanda surrealista ha dado la vuelta al mundo y ha colocado un punto y aparte en la historia del cine de terror. Pero también ha dejado una importante lección tanto para los realizadores como para los mismos espectadores. La herramienta “Basada en hechos reales” -usada por supuesto desde The Blair Witch Project de Daniel Myrick y Eduardo Sánchez– también es una de las tantas herramientas de marketing-morbo -como ya hablamos en la crítica de Raw– que se ha usado hasta el cansancio para provocar miedo y expectación. La saga de The Conjuring pareciera funcionar solo y únicamente por esta leyenda. Sin embargo, le el tiro les podría salir por la culata.

The Autopsy of Jane Doe no depende de leyendas baratas ni de marketing-morbo, tiene detrás una excelente historia y un suspenso azotador. Pero eso sí, que quede claro, no proclamo a esta película de terror como una de las mejores del año, pero sí una muy buena opción para salir de esta calamidad predecible de historias fantasmagóricas. André Øvredal es una promesa vigente en el género, que hay que tener muy en cuenta -Al igual que Robert Eggers, Fede Álvarez o la propia Julia Ducournau- porque sin duda alguna seguirán sorprendiéndonos de una y mil maneras posibles. Mientras, esperemos cómo se resuelve el aún más aterrorizante caso de la Warner Bros.

The Autopsy of Jane Doe es pequeña, efectiva y especial. No necesita de tanto. Misterio a tamaño escala.

Sinopsis:

“El dueño de una funeraria de una pequeña localidad y su hijo, que trabaja con él, reciben un día el cadáver de la víctima de un misterioso crimen: una bella joven que no tiene ninguna causa aparente de muerte. Ambos intentarán desvelar los intrigantes motivos del fallecimiento

Comparte
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com