Gaudí, un arquitecto diferente

Gaudí, un arquitecto diferente

La arquitectura, al igual que en el resto de las artes, no hay un único camino a seguir, y con el paso de los años se han ido sucediendo distintos estilos y formas que han marcado tendencias. Si hay un arquitecto que ha destacado por su versatilidad y su perfecta combinación de unos estilos con otros, ese ha sido Antoni Gaudí. Considerado el mayor exponente del modernismo catalán, su estilo viaja desde una etapa orientalista con influencias del arte persa, indio, japonés, mudéjar o nazarí, pasa por una fase neogótica que siempre estuvo presente en toda su obra, y desemboca en el modernismo naturalista que caracterizó sus últimas obras, diferentes a las construcciones de cualquier otro arquitecto.

El primer gran encargo de Gaudí fue La Cooperativa Obrera Mataronense para la sede social de la empresa de Mataró, con un barrio obrero, casino, una fábrica y un edificio de servicios, aunque sólo se llevaron a cabo los dos últimos. En la nave de la fábrica fue donde el arquitecto utilizó por primera vez el arco catenario, y en el edificio de servicios la decoración con azulejos de cerámica, tan presentes en su obra posterior. En 1878 el diseño de una vitrina para la Guantería Esteban Comella le hizo partícipe de la Exposición Universal de París, donde Eusebi Güell se fijó en él, lo que llevó a una gran amistad. Güell sería el gran mecenas que tuvo Gaudí, y para él realizó gran cantidad de encargos, algunos de los cuales son de sus mejores proyectos arquitectónicos, como las Bodegas y Pabellones Güell, el Palacio Güell, el Parque Güell y la Capilla de la Colonia Güell. Esto también favoreció su relación con el suegro del conde Güell, el marqués de Comillas, bajo cuyo encargo realizó el Capricho de Comillas.

Foto: By Baikonur (Own work) [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html), CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/) or CC BY-SA 2.0 de (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/de/deed.en)], via Wikimedia Commons

Pero la etapa más conocida de la arquitectura de Antoni Gaudí es la naturalista, en la que realizó trabajos como el ya mencionado Parque Güell, con su tan conocido uso del trencadís, la puerta de la Finca Miralles, la Casa Batlló y la Casa Milà, más conocida como la Pedrera, donde se pueden observar las ondulaciones y formas sinuosas tan características del autor. Su obra reconocida a nivel mundial es sin duda el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, considerada la síntesis de todos sus estilos anteriores y a la que dedicó los últimos años de su vida.

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.