Tala clandestina de árboles y apropiación ilegal de terrenos en el fraccionamiento Rincón Arboledas
Como su nombre lo indica, es una colonia donde siempre han existido zonas verdes, así como una gran variedad de árboles, los cuales ahora se encuentran en riesgo de desaparecer debido a la tala clandestina.
Por Beatrix G. de Velasco @
17 de noviembre, 2016
Comparte

DENUNCIA CIUDADANA

rincon-4

Beatriz Gutiérrez de Velasco

El fraccionamiento Rincón Arboledas se encuentra ubicado a un costado del río Atoyac, a la altura del EcoParque Metropolitano y la avenida Las Torres. Como su nombre lo indica, es una colonia donde siempre han existido zonas verdes, así como una gran variedad de árboles, los cuales ahora se encuentran en riesgo de desaparecer debido a la tala clandestina.

Dentro del fraccionamiento existe un área verde llamada “tercera sección” la cual se encuentra muy cerca del río. Esta zona nunca se usó para construir viviendas pues por su ubicación se considera zona de riesgo además, parte de esa sección es considerada propiedad federal. Por otra parte, esa área cumple la función de proteger a la colonia de inundaciones en época de lluvias. Desde la creación de Rincón Arboledas esta zona siempre se respetó como área verde, un lugar donde se conserva parte del bosque que existió antes de ser un fraccionamiento. Así duró más de 30 años, hasta que a principios de 2016 se colocó una malla, no se sabe con exactitud por quien y con qué objetivo.

Según el testimonio de Ofelia Alonso –vecina y fundadora de la asociación de colonos– quien ha seguido de cerca este caso, esa zona nunca tuvo un dueño como tal, sin embargo desde el año 2004 han venido personas que quieren apropiársela de manera ilegal, pero hasta el momento nadie ha mostrado escrituras o papeles que acrediten su legítima propiedad.

En este momento esa zona se encuentra cerrada por una malla (donde hay sellos de clausura), además ya construyeron una pequeña caseta, han metido borregos y se puede observar la deforestación que ha sufrido la zona. Los vecinos cercanos afirman que por las noches se escucha como talan los árboles, sin saber aún quien está llevando a cabo estas actividades y con qué propósito.

La señora Ofelia comenta que en repetidas ocasiones han intentado entrar camiones para tirar escombro y otro tipo de desechos contaminantes en esa sección, sin éxito gracias a la vigilancia de los colonos. Hubo una ocasión –hace un par de meses– en la que se presentaron unas personas que intentaron ingresar para “dar de comer a los borregos” pero se les prohibió el paso en la caseta de vigilancia. Después llegaron algunos vecinos a investigar quiénes eran pero no quisieron dar sus datos, en lugar de identificarse mandaron llamar a un señor llamado Eduardo Torres, quien dijo ser el propietario de los terrenos en cuestión pero no pudo probarlo. Al ser cuestionado mostró prepotencia y amenazó a quienes le impidieron el paso diciendo: “la próxima vez traeré una orden de aprehensión”. Se ignora quien es esta persona pero se sospecha que es un funcionario público que pertenece a la junta de gobierno del actual gobernador.

rincon-2

Ante esta situación se ha tomado la decisión de presentar un amparo para evitar la apropiación ilícita de la zona verde, así como para detener la tala clandestina que se está llevando a cabo por personas ajenas a el fraccionamiento. Los habitantes de este lugar queremos evitar que se le de un mal uso al suelo que está destinado a preservar la integridad ecológica del fraccionamiento; así como de la apropiación de terrenos que –hasta el momento– no se ha podido comprobar tengan un dueño legítimo.

Comparte
Beatrix G. de Velasco