El elitismo de las universidades públicas

El elitismo de las universidades públicas

Luis Felipe Lomelí

@Lfelipelomeli

Una de las principales razones del aumento de la violencia en México, nos dicen, es la falta de oportunidades de desarrollo para los jóvenes. Y también, afirman, la principal vía de inversión social o ascenso social es la educación; tanto la educación obligatoria como la media superior y, por supuesto, la superior.

Es decir, para que un niño que nace en la pobreza económica no esté condenado –como si fuera esclavo o siervo de otras épocas- a pasar toda su vida en la misma pobreza económica, nos dicen que lo que tiene que hacer –la vía pacífica y legal para salir del bucle- es estudiar. Y, de preferencia, que estudie una carrera universitaria.

Para promover este proyecto, tanto las universidades públicas como las privadas ofrecen becas de estudio para personas con “bajos recursos”. Y hasta aquí todo suena muy bien, pero veamos qué tan fácil es llevarlo a la práctica.

Supongamos, primero, una fantasía: el nivel académico de los bachilleratos a donde acuden los estudiantes de bajos recursos de este país tienen un nivel de excelencia, tanto los bachilleratos urbanos como los rurales y los telebachilleratos. Es decir, supongamos que no llegan con una desventaja tremenda en su preparación a presentar el examen de ingreso que los pondrá a concursar por los mejores puntajes para ser admitidos. Supongamos que su preparación es la misma.

Supongamos también que usted vive en uno de esos millones de hogares monoparentales del país (alrededor del 20%), con su mamá y un hermanito menor. No vive en la miseria sino que pertenece al III o IV decil de ingreso del país, es decir el ingreso de su mamá va de $5000.00 a $6,800 mensuales. Además, supongamos que no hay crisis económica ni devaluación ni nada por el estilo.

Así, su mamá le dice “ándele, m’ijito, póngase a estudiar pa’ que nos saque adelante”. Y usted dice “sincho, jefecita, se lo debo: a usté y a mi carnalillo”.

Le pide prestado a su madre para ir al cyber-café y lo primero que se encuentra es con que tiene que ponerse a trabajar ya para pagar el costo del examen de admisión. Los precios varían, la Universidad Autónoma de Nuevo León cobra poco más de $800.00 pesos por el examen y, en Puebla donde el ingreso promedio de la población es mucho menor que en Monterrey, la BUAP cobra $750.00.

Pero usted está decidido. Va a echarle hartas ganas no sólo para pasar el examen sino también para conseguir beca. Y se mete a trabajar. Es su día de suerte, consigue un maravilloso empleo de medio tiempo (recuerde que aún está estudiando la prepa) que sólo está a un camión de distancia ($20.00 pesitos diarios aproximadamente) y le pagan más del mínimo: $3000.00. Se imagina, sueña, piensa usted que con eso pagará el examen de admisión, los gastos de la carrera y hasta podrá contribuir al gasto de su casa.

Así, su mamá le dice “ándele, m’ijito, póngase a estudiar pa’ que nos saque adelante”. Y usted dice “sincho, jefecita, se lo debo: a usté y a mi carnalillo”.

Y paga el examen y lo presenta y lo admiten y hasta le dan una beca (del 50%, porque usted no es pobre pobre, usted pertenece a los deciles III y IV). El futuro es suyo. Porque en este futuro imaginado también sus horarios de clases le permitirán mantener su trabajo, sólo tendrá que tomar cuatro camiones más al día ($60.00 pesitos diarios nomás) y comer en la calle (encontró una fonda increíble a $40.00 pesitos la comida corrida). Hace cuentas y todo es posible: más de la mitad de su sueldo se va en camiones, cambia la comida corrida de la fonda por una sopa de pasta en un tóper, usa una sola libreta para todas las materias, estudia exclusivamente de los libros de texto que hay en la biblioteca y usa las computadoras de ahí para hacer su tarea. Es más, incluso le alcanzará para darse algunos lujos, como comprarse una soda de vez en cuando en la universidad y ayudarle a su madre con el súper una vez al mes.

No faltarán las cuotas extras, los maestros desconsiderados que quieran que gaste cientos de pesos en fotocopias, pero usted se las arreglará y será perfectamente capaz de sacarle tiempo al tiempo para hacer sus tareas muy bien y estudiar para sus exámenes lo suficiente para mantener su beca: porque el camión es un gran lugar para leer. Y saldrá adelante. Su carnalito incluso podrá estudiar una carrera con más holgura.

Por supuesto, para que lo anterior suceda hay que tener mucha convicción, mucho tesón y mucha suerte. En la realidad, los empleos de medio tiempo que paguen más del salario mínimo no abundan y los horarios de clases de licenciatura tampoco suelen permitir –en muchas facultades- estudiar y trabajar. Más aún, los bachilleratos de las zonas de “bajos recursos” tienen en general un nivel académico inferior a los de clase media y media alta, de modo que obtener uno de los puntajes más altos (y así ser mejor visto para obtener una beca) es casi imposible. Y eso, en el caso de que los puntajes sean públicos y transparentes. En universidades como la Autónoma de Nuevo León no se publican los puntajes de los exámenes de admisión, sólo se indica si fuiste aceptado o no.

Así, ingresar a una universidad pública en México y conseguir graduarte es bastante más complicado (salvo, claro, por la UNAM, la UACM y alguna otra). El albur de pagar $800.00 pesos más o menos es uno que se siente perdido de antemano, de modo que se parece más a una farsa: hacemos como que nos importan los pobres pero los costos de ingreso y el panorama de cuotas y gastos futuros los excluyen. Y peor aún se verá como una oportunidad clausurada a partir del próximo año en que la crisis económica y la devaluación encajen su factura.

Si la educación, como generadora de oportunidades, se concibe como un antídoto a la violencia, algo se tiene que hacer –y rápido- con las cuotas de las universidades públicas –empezando por las cuotas para hacer los trámites de admisión- para que en verdad lo sea.

Estudió Física pero se decantó por la todología no especializada: una maestría en ecología por acá, un doctorado en filosofía por allá, un poquito de tianguero y otro de valet parking. Ha publicado los libros de cuentos Todos santos de California y Ella sigue de viaje, las novelas Cuaderno de flores e Indio borrado, el ensayo El ambientalismo y el libro de texto Naturaleza y sociedad. Es Premio Nacional de Bellas Artes y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Se le considera el autor del cuento más corto en lengua hispana: "El emigrante": -¿Olvida usted algo? –Ojalá.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.