Modulor II, una reflexión desde el arte sobre exclusión y arquitectura

Modulor II, una reflexión desde el arte sobre exclusión y arquitectura

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía
Ámbar Barrera

@Dra_Caos

En 2015 el grupo de artistas Método Salgari participó en la Exposición Universal en Milán (Italia) con una serie de instalaciones que reflexionaba sobre los estándares para las proporciones humanas propuestos por el arquitecto Le Corbusier, y este año ese ejercicio se ha replicado en Cholula, Puebla.

¿Qué es el Modulor?

Charles-Édouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier fue un arquitecto que desarrolló su trabajo entre 1920 y 1960 y es considerado uno de los más importantes exponentes de la arquitectura moderna. En 1948 publica el libro Le Modulor donde plantea una relación matemática entre las proporciones del hombre y la naturaleza para trasladarlo a la teoría arquitectónica.

Este arquitecto sugiere entonces que el estándar perfecto del ser humano mide 1.74 metros, y en un segundo libro aumenta el ideal a 1.83.

–Estas medidas son excluyentes porque son de hombres blancos. El primero se refiere al promedio del hombre francés y el segundo al policía inglés. De alguna manera propone una arquitectura que no es para niños, para mujeres o individuos de otras razas –dice Nina Fiocco, artista que forma parte de Método Salgari.

En aquel evento en Milán, conocido como Exposición Universal o Exposición Internacional, se construyó todo un barrio temporal a las fueras de la ciudad para hospedar la exposición. En Método Salgari decidieron criticar esa forma de construir tan desapegada del contexto y además efímera.

–Empezamos a reflexionar sobre un supuesto de la arquitectura de estilo internacional, un estilo que en la primera mitad del siglo XX se proponía sentar las bases para construir de forma uniforme en todo el mundo. En ese sentido nos centramos en el Modulor que inventó este arquitecto suizo para estandarizar las medidas arquitectónicas a partir de una estandarización del cuerpo humano.

En la galería de Milán trabajaron dos dispositivos instalativos que retomaban esas medidas y podían ser intervenidas por los artistas y lo titularon Modulor II.

Para su réplica en Puebla, han colocado en Casa Nueve (2 norte 1205-A San Andrés Cholula) dos varas topográficas en el espacio, una en la pared de manera horizontal y la otra desde el piso de forma vertical. Una de ellas marca 1.83 metros y la otra 1.73. A partir de esos elementos, artistas locales intervienen con sus propuestas para aportar a la reflexión.

Tomada de facebook.com/CasaNueveMx/
Tomada de facebook.com/CasaNueveMx/

En este caso participan: Carlos Arias, Alejandro Osorio, Roberto Rugerio, Mónica Muñoz Cid, Colectivo Oso, Cesar López y Armando Miguélez. En ese sentido, Nina Fiocco mencionó algunas de las propuestas de los artistas:

Mónica Muñoz realizó unas impresiones  de las figuras de los dueños de Casa Nueve en bloques de tabique, los cuales estarán apilados de manera inestable por las cavidades que presentan. Carlos Arias presenta un autorretrato hecho de cinchos de plástico que mide lo mismo que el Modulor. En ese caso, el material con el que hizo el retrato sugiere la opresión de las medidas estándar. Por otro lado, Alejandro Osorio representa la altura estándar de un herrero cholulteca con un polín y inclinado sobre la pared desde el piso apoyado por una varita de metal.

¿Qué es Método Salgari?

Método Salgari surge en 2013 a partir de un diálogo entre amigos (Nina Fiocco, Ulises Matamoros, Rogelio Sánchez y Andrea Balestrero) que querían trabajar el tema de la distancia desde el arte y la arquitectura.

El nombre es una ironía que hace referencia a la figura de Emilio Salgari (1862 – 1910), un escritor italiano que escribió cerca de 70 novelas sobre viajes y aventuras en todo el mundo, aunque él nunca viajó fuera de su propio país. Al usar el nombre del autor, los artistas pretenden “fingir un método que no existe”.

–Básicamente Emilio Salgari es un autor que describió el mundo pero es un mundo que él mismo sólo conoció a través de información de imágenes, de revistas, de grandes exposiciones universales… y en un clima, a finales del siglo XIX, muy interesado en una fuerte idea demagógica de exotismo y de elaboración de la alteridad –explica Nina Fiocco.

Ellos trabajan paralelamente de manera individual y en prácticas colaborativas. Una de las obras principales que han ido desarrollando es un atlas imaginario que hace referencia al escritor italiano y busca, a través de instalaciones e intervenciones, hablar de la lejanía a partir de un mundo globalizado y en conexión a nivel, sobre todo, de imágenes.

Ya que la lejanía es un tema intrínseco en Emilio Salgari y habla de una forma de narrar a falta de experiencia real, el grupo realizó una serie de experimentaciones plásticas con comunidades. Por ejemplo, 15 intentos de escape, en la que un recluso de la prisión de Cholula produjo 15 souvenires en madera representando imágenes de lugares lejanos en los que nunca había estado pero que había visto muchas veces en los medios de comunicación: El Taj Mahal, la Torre de Pisa, el skyland de Nueva York, entre otros.

La lejanía no es el único tema que están desarrollando ni tampoco abordan siempre los temas de manera tan literal, como es el caso de Modulor II.

***

Las intervenciones de Modulor II en Casa Nueve se realizaron paulatinamente.

El 23 de septiembre hubo una charla inaugural y en el espacio se exhibieron las varas topográficas y la obra de Carlos Arias. El 5 de octubre se instaló la obra de Mónica Muñoz, el 6 de octubre comenzó a trabajar el Colectivo Oso, el 8 de octubre César López y el 10 de octubre Armando Miguélez. El montaje completo de todas las intervenciones se inauguró oficialmente el 13 de octubre y permanecerá hasta el 21 de Octubre.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.