En México, gente con discapacidad es excluida de la ciencia

En México, gente con discapacidad es excluida de la ciencia

Académico de la UNAM brinda en la IBERO la conferencia “La divulgación de la ciencia como herramienta de inclusión social”

Fue una de las actividades del “4° Foro de las Ciencias Experimentales para Estudiantes con Discapacidad Visual”

1_cleofas_15
Físico Gerardo Cleofas Domínguez, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Prensa Ibero

@prensaibero

En México, la gente con discapacidad ha quedado excluida del conocimiento científico principalmente por la falta de herramientas para conocer diferentes fenómenos, dijo en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México el Lic. Gerardo Cleofas Domínguez, de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El físico de la UNAM reconoció que acostumbrados a divulgar la ciencia por canales de comunicación visuales de pronto resulta complejo explicar a una persona que no ve cómo es la luz; sin embargo, esto se puede lograr si se emplean diferentes técnicas y estrategias de aprendizaje basadas en la experiencia de otros sentidos, como el tacto y el oído.

“Hay en la actualidad astrónomos, doctores en Astronomía, como es la doctora Wanda Diaz (académica brasileña con discapacidad visual) que justamente se valió de estas herramientas para desarrollar con éxito su profesión”, ejemplificó Cleofas durante su conferencia La divulgación de la ciencia como herramienta de inclusión social, impartida en la IBERO.

«La divulgación de la ciencia es necesaria en México para fomentar una cantidad más alta de de vocaciones científicas, y más aún entre personas con discapacidad, quienes de esta manera ejercen su derecho a la información y a la educación»

El también integrante del Grupo Painalli (dedicado a la divulgación científica entre personas con discapacidad visual o auditiva) aseveró que la divulgación de la ciencia es necesaria en México para fomentar una cantidad más alta de de vocaciones científicas, y más aún entre personas con discapacidad, quienes de esta manera ejercen su derecho a la información y a la educación.

“México como país que está en vías de desarrollo tiene como su pilar fundamental para generar vocaciones científicas a la divulgación de la ciencia. Y yo creo que ahora se está dando un movimiento bastante fuerte en el cual aparte de la divulgación de la ciencia le apostamos a que sea incluyente para las personas con discapacidad visual”.

En ese sentido, Painalli toma parte en actividades astronómicas científicas, por ejemplo, la Noche de las Estrellas en la UNAM, a donde desde 2010 lleva a un colectivo de estudiantes de la Escuela Nacional de Ciegos. El grupo también realiza el taller Tocando el cielo, donde con materiales didácticos sencillos y económicos las personas con discapacidad visual pueden percibir e imaginar a través del tacto cómo son las constelaciones y la bóveda celeste.

“Nuestros talleres los hemos impartido a expertos astrónomos de talla internacional, mexicanos, y de pronto nos dicen, oye es muy complicado el que yo pueda tener una percepción del universo sin la vista. Sin embargo, con el tacto es más enriquecedor porque desarrollan la imaginación”.

Ciencia para la readaptación social

Otro proyecto del Grupo Painalli es el programa Divulgadores Cautivos, que lleva el conocimiento científico a los internos de los reclusorios con discapacidad visual. En estos centros, Cleofas Domínguez ha percibido que la ciencia puede funcionar como una herramienta para la readaptación social.

El Grupo Painalli, programa Divulgadores Cautivos, lleva el conocimiento científico a los internos de los reclusorios con discapacidad visual

“Así nos lo han mostrado algunas de las personas que han salido de estas comunidades y que han cambiado su perspectiva acerca de cómo desenvolverse dentro de un entorno social.  Han visto oportunidades al incorporarse ellos a un sistema educativo”.

Tal fue el caso de un recluso que a través de los talleres de ciencia se dio cuenta que podía superarse; y así lo hizo, pues concluyó la secundaria y posteriormente inició estudios de preparatoria. Algunos reclusos normovisuales comenzaron a crear material didáctico para sus compañeros invidentes, y otros montaron una obra de teatro en la que dieron a conocer ciertos alcances de la ciencia.

“La Academia Mexicana de Ciencias ya se apropió este proyecto que ahora también está enfocado en los adolescentes en conflicto con la ley, lo que antes se conocía como tutelares. Nosotros estamos colaborando ya activamente con la Academia Mexicana de Ciencias para que estas actividades no únicamente vayan a los adultos, sino vayan a  los jóvenes, con la intención de que se puedan iniciar, concluir o fomentar los estudios dentro de estas comunidades”.

La finalidad de estos talleres de ciencia con oficio es que la gente conozca el espíritu científico, y si no se desean integrarse a la vida académica se interesen por un oficio; eso sí, con un trasfondo científico.

La conferencia del licenciado Gerardo Cleofas fue una de las actividades del 4° Foro de las Ciencias Experimentales para Estudiantes con Discapacidad Visual, organizado en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, a través de su Departamento de Ingeniería y Ciencias Químicas, Centro Mexicano de Química Verde y Microescala, e Instituto de Investigación Aplicada y Tecnología; con la colaboración de la Unidad Monterrey del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.