Manual de género para periodistas

Manual de género para periodistas

Susana Sánchez Sánchez

@multiplesvoces 

¿Tienen alguna responsabilidad los medios de comunicación con los feminicidios en Puebla? ¡Sí, definitivo!, en tanto son ellos quienes narran y coadyuvan a que las audiencias comprendan o interpreten por qué en Puebla asesinan a las mujeres o en México y América Latina en general. Hasta ahora los reporteros (o los periodistas) locales se han centrado solamente en el número de asesinadas. Ayer fueron cincuenta y algo, hoy sesenta y algo y mañana quizás lleguen a cien, ¿luego?

Hasta donde sé algunas universidades poblanas como la BUAP, la Ibero o la UDLA tienen investigadores especializados en el tema de género y también sé que son universidades con bibliotecas abiertas para la consulta de tesis. Sería interesante saber si los reporteros que hacen periodismo en la ciudad de Puebla saben que hay material en el cual adentrarse para no quedarse con una nota sintética del tipo: extra, extra, hay otra muerta; se busca al feminicida, que más bien evoca al periodismo del viejo Alarma!, es decir, se concentran más en el morbo que en la información.

La falta de la perspectiva de género en los medios de comunicación no es solamente de las empresas de información poblanas, la bronca está a nivel América Latina, donde a pesar de que hay más mujeres periodistas ello no es garantía de que en la información exista una perspectiva de género, al contrario, parece que varios medios de comunicación continúan reproduciendo a nivel simbólico –a través de las fotografías, vídeos o narraciones escritas u orales– una visión machista o misógina con relación a las mujeres que trabajan para medios y también con la cobertura que hacen cuando las mujeres son la noticia. A eso hay que sumarle que aún hay redacciones que se quedan con la declaración diaria de los funcionarios y no olfatean más allá. O sea, no sólo hay una reproducción de una cultura machista, también del discurso del poder que constantemente los medios legitiman en forma de noticias, sin el más mínimo cuestionamiento.

Imagine cómo está la falta de responsabilidad social de los medios de comunicación masivos con la perspectiva de género a nivel empresarial, editorial e individual que el Área Práctica de Género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en América Latina y El Caribe, realizó un “Manual de género para periodistas. Recomendaciones básicas para el ejercicio del periodismo con enfoque de género”. El manual está basado en un análisis de medios de comunicación de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Venezuela. Además de un esbozo de los porqués existe una falta de perspectiva de género en los medios de comunicación de América Latina, el documento lleva de la mano al lector con ejemplos prácticos de cómo podría ser una cobertura informativa con perspectiva de género; también le presenta con palitos y bolitas una recopilación, por país, de organizaciones dedicadas a la investigación con perspectiva de género, incluyendo sus direcciones o portales electrónicos.

Si usted es un periodista (mujer u hombre) no está de más que se eche un clavado a ese Manual de género para periodistas y a la lista de recomendaciones para ahondar en el tema. Si usted es editor, jefe de información o dueño de un medio de comunicación y sigue con su: Fulana es la muerta número tal; por favor, por lo que más quiera, tenga decencia y ética: ¡lea el manual! (le juro que viene con letras grandes, imágenes y colorcitos. Como dirían los chavos: ¡está cero aburrido!), en una de esas le encarga a su equipo de trabajo un reportaje acerca de los feminicidios debidamente documentado y de mayor alcance social.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.