Habitantes de Amilcingo, Morelos, evitan decomiso de radio comunitaria

Habitantes de Amilcingo, Morelos, evitan decomiso de radio comunitaria

Estas fueran algunas de las personas que se presentaron en Amicingo, Morelos Foto tomada de facebook.com/RadioComunitariaAmiltzinko/
Estas fueran algunas de las personas que se presentaron en Amilcingo, Morelos
Foto tomada de facebook.com/RadioComunitariaAmiltzinko/
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

El pasado jueves 29 de septiembre un grupo de personas sin identificar llegaron, a bordo de dos camionetas, al inmueble donde está montada Radio Amiltzinko, radio comunitaria del municipio de Amilcingo, Morelos, en la zona colindante con Puebla.

Desde un día antes, el miércoles 28, durante la transmisión de uno de los programas se acercaron las camionetas e intentaron tomar fotos, pero no se detuvieron. El jueves intentaron ingresar pero la gente les preguntó qué querían y a dónde iban, les respondieron, sin identificarse, que querían hablar con la persona responsable. De los 13 hombres sólo uno iba uniformado como policía federal pero no se identificó.

Samantha César, de Radio Amiltzinko, dijo a Lado B que los desconocidos argumentaron que los comunicadores populares estaban “cometiendo un delito federal” y que habían recibido denuncias de vecinos, pero no explicaron nada más. Aunque dijeron que tenían una orden de cateo, no mostraron nada. La gente se movilizó muy rápido, sonaron las campanas del pueblo y la comunidad se acercó a la radio. Así los desconocidos se fueron sin lograr decomiso alguno.

Aunque no se identificaron, una de las camionetas en la que iban tenía una antena y ese mismo día fueron decomisados los transmisores de las radios en Tepalcingo y Tetelilla, en el estado de Morelos.

Estas fueran algunas de las personas que se presentaron en Amicingo, Morelos Foto tomada de facebook.com/RadioComunitariaAmiltzinko/
Estas fueran algunas de las personas que se presentaron en Amicingo, Morelos
Foto tomada de facebook.com/RadioComunitariaAmiltzinko/

Samanta dijo que hasta el momento no ha habido otro percance, pero es probable que se deba también a que se atravesó la fiesta del pueblo y eso haya ayudado a que estuviera todo tranquilo. “No sabemos qué pueda pasar más adelante”, dijo. En el mismo Amilcingo hay otra radio, pero a esa estación nadie llegó a asediarla.

Esta es la primera vez que Radio Amiltzinko tiene un problema así durante los dos años diez meses de haber sido creada. Durante ese tiempo la emisora comunitaria ha hecho labor con jóvenes, niños y adultos dentro del pueblo y los alrededores –tiene alcance a seis municipios de la zona oriente de Morelos y a cuatro de la zona poniente de Puebla–. La radio se dedica a difundir actividades, fiestas del pueblo y el trabajo en el campo, dando la palabra a los propios habitantes. Todo el trabajo es voluntario, y la radio se ha mantenido gracias al interés y defensa de la comunidad y del apoyo de los radioescuchas.

Aunque no hay nada concreto hasta ahora, los comunicadores populares creen que es probable que hayan sido acosados por la difusión que han hecho de megaproyectos en la zona, especialmente el Proyecto Integral Morelos (PIM) que contempla la instalación del Gasoducto Morelos, obra que pasa por zona de alto riesgo volcánico y también se contempla su trazo por la comunidad.

Radio Amiltzinko también ha acompañado el caso de José Luis Luna Torres, originario de la comunidad y uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos el 23 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

“Creo que (el acoso) tiene que ver con eso, con la difusión que se hace de la libertad de expresión que existe en la radio y de ciertos temas que son censurados, además de también ser muy críticos, creo que eso puede ser una razón”, dijo Samanta.

Además la comunidad se encuentra en un proceso para exigir que el estado respete la toma de decisiones y elección de autoridades mediante usos y costumbres, por lo que creen que el acoso a la radio podría ser una forma de debilitar la comunidad.

Samanta explicó que la labor de Amiltzinko es defender el derecho como pueblo originario a la libre expresión y a las redes comunitarias que permiten el fortalecimiento de la vida en comunidad. “Eso es lo que estamos defendiendo. y justo ese tipo de acciones violentan nuestros Derechos Humanos y además de una forma agresiva.”

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.