Robots y Reporteros
uando leo el término de robots periodistas, pienso en literatura de ciencia ficción. Luego, viendo que no es una realidad imaginada por algún escritor, recuerdo a los periodistas/reporteros con trabajos orientados a la producción en serie y mecánica de productos periodísticos, a esos que parecen tener un guión base y sólo le cambian los datos
Por Susana Sánchez Sánchez @
25 de septiembre, 2016
Comparte
Susana Sánchez Sánchez

@multiplesvoces

[dropcap]C[/dropcap]uando leo el término de robots periodistas, pienso en literatura de ciencia ficción. Luego, viendo que no es una realidad imaginada por algún escritor, recuerdo a los periodistas/reporteros con trabajos orientados a la producción en serie y mecánica de productos periodísticos, a esos que parecen tener un guión base y sólo le cambian los datos (fecha, nombres, cantidades o lugares).

Si los avances tecnológicos han servido para facilitar la vida cotidiana, ¿habría que verlos como enemigos? ¡Depende! Quizás existan las personas que sienten nostalgia por su máquina de escribir, pero dudo mucho que le digan adiós a una computadora portátil cuando de redactar o enviar mensajes vía electrónica se trata.

[pull_quote_right]Tengo entendido que las agencias que han incorporado a los robots periodistas lo han hecho con el fin de que sus trabajadores de carne y hueso no tengan tanta carga de trabajo y se dediquen a realizar productos periodísticos de mayor profundidad analítica[/pull_quote_right]

¿Las máquinas se vuelven en sí una amenaza para los trabajadores? No lo creo, en todo caso lo sería la propia empresa y su idea de recursos humanos y desarrollo empresarial. Y ahí sí hay empresarios que tratan a los empleados como robots o son capaces de sustituir a  su capital humano por máquinas. En el terreno del periodismo ya hay robots que pueden hacer el trabajo del reportero; no todo, pero sí el que se está generando en el mundo de la inmediatez, o sea las notas a destajo.

¿Transformar datos en notas periodísticas?, ¿a quién se le ocurrió? En el continente americano la idea nació entre un grupo de estudiantes de informática y periodismo, en  la Universidad  Northwestern (una institución privada ubicada en Illinois, Estados Unidos), quienes transformaron los resultados de un juego de béisbol en breves notas periodísticas, a partir de ello surgió Narrative Science, en el 2010.

Siguiendo ese modelo de transformación de datos en narraciones breves, algunas agencias de información han incorporado esos avances tecnológicos a sus modos de producción informativa. En el año 2014, la agencia Associated Press (AP) anunció la incorporación de software especializado en la transformación de datos a textos, con el fin de producir más y rápido. En el año 2015, en Pekín, China, la agencia de noticias Xinhua comenzó a publicar noticias sin periodistas de por medio. En el año 2016, Reuters, otra agencia internacional de noticias, también anunció la incorporación de robots a sus dinámicas de trabajo.

Tengo entendido que las agencias que han incorporado a los robots periodistas lo han hecho con el fin de que sus trabajadores de carne y hueso no tengan tanta carga de trabajo y se dediquen a realizar productos periodísticos de mayor profundidad analítica.

Si un día las empresas mediáticas en México comparan software como los de las agencias AP o Reuters y con los mismos fines, habrá que salir a festejar porque entonces esa producción a destajo a la que están sometidos varios periodistas mexicanos quedaría suplida por los robots, entonces los reporteros de carne y hueso no parecerían sujetos robotizados ni tampoco serían desplazados por las máquinas sino que harían investigación periodística que ayude a la democratización de la información.

Comparte