Marlene Martínez

@Qu3tzal

La tarde de este miércoles 27 de julio apenas una docena de periodistas se manifestaron en la entrada de la Catedral de Puebla por el asesinato del reportero Pedro Tamayo en Tierra Blanca, Veracruz, el pasado 20 de julio.

Foto:  Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

De acuerdo con la organización internacional Artículo 19, son 17 los periodistas que han sido asesinados impunemente durante el gobierno de Javier Duarte.

Foto:  Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

Durante la breve manifestación, Samantha Páez, representante de la Red Puebla de Periodistas dio lectura a un texto de Antonio Mundaca, reportero veracruzano, que se reproduce a continuación:

Foto:  Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

«Los mecanismos de protección a periodistas no funcionan, ni en Veracruz ni en el país. Son una coladera de recursos para pagar funcionarios ineptos, periodistas de escritorio, valientes que viajan a zonas de guerra en camionetas blindadas a jugar a que salvan reporteros de provincia.

Pedro Tamayo estaba bajo el protocolo de seguridad de la Dirección de Seguridad Pública del Estado. Su protección como la de muchos otros compañeros ( me incluyo) consiste en firmar una pinche bitácora de una patrulla jodida que pasa una vez por semana si bien nos va. O deja de pasar porque hay cosas más importantes que atender como cuidar ranchos de políticos. Una policía corrompida hasta las cachas, peleando batallas que no ganarán, porque a sus altos directivos no les conviene ganar.

Foto:  Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

Ahora vendrá la criminalización. Las amistades peligrosas en un municipio típico cuenqueño, como Tierra Blanca, donde las calles son bien angostas. El aparato del Estado que tapa las chingaderas de quienes administran la justicia. Cuánto pinche cansancio, cuánta pinche zozobra en la zona fronteriza de Veracruz y Oaxaca.

Foto:  Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

¿Qué periodismo de valor se puede hacer en una zona acostumbrada a mantener a los reporteros en las cuevas? Jugar a los premios y las recomendaciones de organizaciones que están cerca para cuidar fantasmas. Indigna el asesinato de Pedro Tamayo, como indignó Octavio Rojas y Armando Saldaña, los tres de la Cuenca del Papaloapan. Los tres, tumbas para jugar a las conmemoraciones y alimentar las estadísticas que dicen una mierda del miedo y la rabia y las ganas de salir corriendo, porque aquí hacer buen periodismo es una chingadera que te enfrenta con hijos de puta que te ofrecen el silencio o las balas.

Foto:  Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

No hay heroísmo. Es la mierda. Escribir fácilmente abatieron a balazos a alguien que como cualquiera de los 62 compañeros registrados como gremio en la región intentan hacer su chamba desde la injusta medianía de sus vidas.

No hay heroísmo. Es la mierda. En las próximas horas la Secretaría de Gobernación llamará o enviará correos a reporteros del sureste de Veracruz, Oaxaca o Guerrero que alguna vez se atrevieron a decir que estuvieron en riesgo y fueron cuestionados por su mismo gremio. Y de nuevo a llenar bitácoras y jugar a las reuniones que salvan vidas desde un hotel de lujo de la ciudad de México. ¿Qué periodismo de valor se puede hacer en una zona acostumbrada a mantener a los reporteros en las cuevas?»

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.