Eyaculación femenina: Pucha Potens y el tsunami entre las sábanas

Eyaculación femenina: Pucha Potens y el tsunami entre las sábanas

El libro de Diana Torres propone la existencia de una próstata femenina que produce serotonina, "la hormona del placer"

Foto: Ámbar Barrera
Foto: Ámbar Barrera
Ámbar Barrera

@Dra_Caos

–Que las lágrimas no sean el único flujo que nos une –dijo María del Carmen González durante la presentación de Pucha Potens, un libro que habla precisamente sobre otro fluido, uno sobre el que se propone que se comparta: la eyaculación femenina.

“Los hombres tienen pene, las mujeres no. Los hombres tienen próstata, las mujeres no. Por lo tanto, los hombres eyaculan y las mujeres no”. Y así, pareciera que la anatomía entre hombre y mujer se tratara solamente de la ganancia y la pérdida, una sutil estrategia del patriarcado para opacar el verdadero conocimiento sobre nuestros cuerpos.

En Pucha Potens, la autora del libro Diana Torres (también conocida como Diana Pornoterrorista) comparte una investigación empírica y documental autónoma donde grita al mundo que todas las mujeres tienen próstata y todas las mujeres eyaculan.

¿Qué es lo que sucede cuando no se tiene esa información? Diana Torres pensó durante mucho tiempo que, en sesiones de sexo muy placenteras, orinarse era parte exótica de su sexualidad. Hasta 2005 y gracias a unas sábanas negras, Diana descubrió que esa mancha blanca no podía ser orina. Y tampoco olía como tal.

–Yo me quedé mirando esa figura en la cama casi como por una hora, como quien ve a la virgen en los urinales del baño. Tuve una epifanía ese día, realmente. Descubrí que no me orinaba– recordó Diana durante la presentación de su segundo libro el pasado miércoles 15 de junio en Profética.

Para responderse a sí misma sobre qué era ese líquido entonces y de dónde provenía, Diana se embarcó en una larga búsqueda que inició en la Biblioteca de Ginecología de una universidad en España.

En muchos casos, no tener la información correcta puede general culpa o frustración, pero en otros casos puede ser peor. Si una mujer acude al médico creyendo que en vez de eyacular, está orinando, podría ser diagnosticada con “incontinencia coital” y como resultado, podrían extirparle y desechar su próstata. “Se acaban tus corridas y la serotonina”.

 

En Pucha Potens se relata y se comparte el resultado de cada búsqueda. En las bibliotecas no encontró nada, salvo omisiones o enunciaciones despectivas hacia el cuerpo femenino. También encontró viejos libros de ilustraciones anatómicas con páginas arrancadas, sospecha que durante el franquismo.

–Para lo único para lo que me sirvió esto fue para darme cuenta de quiénes son los auténticos enemigos de nuestros cuerpos. Y uno de nuestros enemigos es sin duda la ciencia instrumentalizada por el patriarcado. La ciencia en sí no es un enemigo. Es el patriarcado que para mí no es una abstracción, es más bien una especie de wi-fi que está en todas partes.

Otro de los enemigos en el mismo sentido es la iglesia. Por eso también muchas mujeres que eyaculan, sin la información adecuada, se sentirán como una “guarra, pervertida o subnormal”, dijo Diana. Sin embargo, en otras culturas (previas al catolicismo o provenientes de oriente) describen a diosas siempre relacionadas con el agua.

En la cultura china e hindú, en una época paralela a la inquisición en occidente, ya escribían sobre la eyaculación femenina, llamándola chi en China y líquido vital de placer, agua de la vida y agua de la pasión en la India. Incluso Hipócrates tiene un texto donde dice que todas las mujeres durante el sexo expulsan una gran cantidad de líquidos.

Diana también regresó a la cuna del enemigo médico, sacando una matrícula falsa de colegiada para entrar a un foro de ginecología para lanzar la pregunta sobre la próstata femenina. La mayoría de los académicos presentes le respondieron que eso no existía, y la única persona que admitió su existencia dijo que era un “órgano residual”.

–¡Mi coño no es un vertedero! Y las excusas que dan para no hablar de la próstata de la mujer es que no tiene funciones reproductivas. Eso también es falso –dijo Diana Torres.

¿Y para qué sirve la próstata en las mujeres? Produce serotonina, un neurotransmisor conocido como «la hormona del placer», que provoca sensación de bienestar y felicidad. Y desde la perspectiva reproductiva ayuda a los espermatozoides a vivir más tiempo. Diana lo comprobó por sí misma en un experimento casero con un microscopio.

pucha
Las venganzas

Diana en su libro lanza muchas respuestas: La próstata femenina desde la medicina oficial se llama glándula de skene. Todas las mujeres la tienen, la eyaculación sale en el momento del éxtasis y si no sucede no quiere decir que el cuerpo no sea capaz, sino que forma parte de otro proceso. Además Diana propone ejercicios para la autoexploración en este tema.

Sin embargo reconoce que falta mucha información, sobre todo en español. Hay muchos artículos en inglés y francés, pero tampoco hay traducciones. Por eso Diana también ha creado recientemente Yes We Cum, una página dedicada a recabar e intercambiar todo tipo de información sobre la próstata y la eyaculación femenina.

En muchos casos, no tener la información correcta puede general culpa o frustración, pero en otros casos puede ser peor. Si una mujer acude al médico creyendo que en vez de eyacular, está orinando, podría ser diagnosticada con “incontinencia coital” y como resultado, podrían extirparle y desechar su próstata. “Se acaban tus corridas y la serotonina”.

Y justo por eso es propone en su libro una «venganza» simple pero poderosa: desconfiar de la medicina patriarcal alopática. “Si no te duele, desconfía de lo que te dicen”. Conocer el cuerpo, recuperar el tiempo perdido cuando ya se tiene la información y finalmente, compartir esa información, esparcir el virus.

Pucha Potens se publicó por primera vez en marzo de 2015 (bajo el nombre de Coño Potens) en una editorial independiente española y tan sólo unos meses después, en una segunda edición por parte de Papayita ediciones, una editorial independiente y autogestiva que busca publicar textos feministas. También existe una versión online de descarga gratuita. El plus de la versión impresa es que incluye una serie de ilustraciones y un poster a cargo de Magna Franse.

En cualquiera de sus versiones, Pucha Potens puede conseguirse aquí.