A un año de la Vía Recreativa Metropolitana

A un año de la Vía Recreativa Metropolitana

Giovanni Zayas*

@donbixiote

Las personas que trabajamos todos los días para cambiar la ciudad, desde algún colectivo, ONG, agencia multilateral, empresa privada, o desde el propio gobierno, sabemos lo difícil que es lograr una victoria. En Puebla, hemos tenido varias últimamente: la norma técnica de diseño e imagen urbana, la conquista del argumento técnico de los cruces seguros sobre los irracionales puentes (anti)peatonales, el sistema de bicicletas públicas en la capital, entre otras. Personalmente considero que la más emotiva es la consolidación de la Vía Recreativa Metropolitana. En gran parte porque fue de las últimas iniciativas que ayudé a impulsar como coordinador de comunicación de Cholula en Bici. Pero principalmente porque la iniciativa ya está trascendiendo organizaciones y gobiernos para ser un espacio permanente que la ciudad ofrece a sus personas.

Cuando uno va por primera vez a una vía recreativa, se llena de sentimientos encontrados. Hay algo que no cuadra. El paradigma de “la función principal de la calle es mover coches” se desvanece inmediatamente. Encontramos espacios de la ciudad que ni siquiera nos habíamos notado que existían. Y nos damos cuenta de las cosas increíbles que podemos hacer en el espacio público por excelencia, que es la calle.

vueltaenUMi primera vez en una vía recreativa fue en Guadalajara en 2011. En ese entonces, la Vía RecreActiva tenía 72 kilómetros (hoy tiene 65) y recorría 4 municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara. Era increíble ver el majestuoso centro de Guadalajara y su sofistacada avenida Vallarta, repleto de bicicletas y familias ocupando el espacio prioritario de la calle. Pero fue hasta que escuché a una apasionada Rocío Herrera en el Congreso Carfree de Guadalajara en ese mismo 2011, que entendí que era posible y necesario replicar la iniciativa en Puebla. En 2004, Rocío, una empresaria tapatía de la construcción, impulsó la creación de la Vía en la capital jalisciense. Seis meses después del Carfree, ya en 2012, Herrera, junto con la experta en implementación de vías recreativas Lucy Barriga y el también empresario José Palacios, participaban en un foro de Vías Recreativas en Profética en el centro histórico de Puebla. Después de rodar el recién inaugurado Gran Vía Recorre Puebla (hoy Ciclovía Paseo Histórico), los tapatíos emitieron sus recomendaciones al Instituto Municipal del Deporte de Puebla, cuya titular de entonces, Ximena Mata, también participó en el foro. Ahí se discutió por primera vez la posibilidad de realizar una vía recreativa que uniera a la zona de Cholula con Puebla a través de la Recta. Sabíamos del inmenso trabajo que requeriría algo así. Casi tres años después, con la clausura de ReCiudad: II Congreso Internacional de Peatones, Rocío regresaba a Puebla (en visita exprés de 5 horas) a inaugurar la Vía Recreativa Metropolitana.

El camino no fue nada fácil. Coordinarse con cuatro diferentes gobiernos y sus respectivas policías, ha sido (y sigue siendo) un vía crucis burocrático. Detractores de la iniciativa, incluyendo (sorprendentemente) a otros grupos ciudadanos, han complicado los avances de la vía y la fluidez de su desarrollo. Sin embargo, ha sido gracias a la persistencia de las organizaciones y a la sensibilidad de policías, funcionarias y funcionarios aliados, que la vía sigue siendo un hecho. Creo que todos y todas nos damos cuenta que como ciudad, no nos podemos permitir perder este espacio ganado.

No son pocos los retos que le deparan a la Vía. Uno de ellos es lograr su expansión. A pesar de que la Vía de la Recta incrementó en 200% el paseo de cuatro kilómetros que desde hace 5 años hay en la capital poblana, doce kilómetros y cuatro horas mensuales siguen siendo insuficientes para la vía recreativa de la cuarta zona metropolitana del país. Hay que considerar que Guadalajara y CDMX tienen paseos, respectivamente, de 65 y 55 kilómetros cada domingo durante 6 horas. La expansión territorial de la Vía Recreativa Metropolitana, necesita pensarse como una forma de llevar la vida cultural y recreativa de la ciudad a las poblaciones que se encuentran fuera de los centros turísticos de la zona metropolitana. Pienso en las juntas auxiliares alrededor de la Recta, o en los barrios del otro lado del bulevar 5 de mayo, como el Alto o Xanenetla.

Otro reto mayúsculo es el de mantener el carácter ciudadano de la vía para conservarla como un evento limpio, sin que se convierta en tianguis publicitario ni escaparate gubernamental. Pero balancear esta participación ciudadana con una colaboración gubernamental que automatice la logística y que priorice la realización de la vía sobre las carreras, maratones y otros eventos que se empalmen.

A pesar de los retos, no tengo ninguna duda de la consolidación de la Vía como un evento permanente en la ciudad (la vía recreativa de Bogotá tiene ya casi 42 años). Y que además de significar un espacio accesible y sano para la ciudadanía, la vía confirma que para asegurar el éxito y sostenibilidad de una iniciativa así de ambiciosa, la colaboración ciudanía-gobierno es imprescindible. La vía es una señal más de que la ciudad ya cambió. Necesitamos juntos consolidar y defender ese cambio.

* Giovanni Zayas es especialista de movilidad no motorizada. Actualmente es consultor de seguridad vial de Banco Mundial.

Agradecimientos:

A Sara, Armando, Manu, Alejandra, Ale, Benjamín, Gael, Sergio, Sofi, Alan, Fabián, Cristopher, Ari, Estefanía, Ale, Alex, Amílcar, Juan Andrés, Rubí, Ari, Denisse por organizar cada mes un evento increíble.

Al comandante Miguel Ángel Sánchez y a todo el equipo de vialidad estatal

Al Comandante Huepa del Municipio de Puebla.

Al Comandante Teutle del Municipio de San Andrés Cholula.

Al Comandante Barud del Municipio de San Pedro Cholula.

A Adán Domínguez y Ernesto Vargas por todo el apoyo.

A la regidora Dolores Gabiño, Dulce Cuauhtli, César Espinosa del Gobierno de San Andrés Cholula por su apoyo en cada vía.

Al regidor Eduardo Blanca y Mike Bricaire del Gobierno de San Pedro Cholula, por su apoyo en cada vía.

Al Instituto Municipal del Deporte, por conectar Ciclovía Paseo Histórico con la Recta.

A Mariana Orozco y a su entonces equipo de SEDATU, Yeli Sánchez y Alejandro Morales.

A Fernando Graham, por su apoyo durante la implementación de la vía.

A José Luis Escalera por su apasionado e incansable apoyo.

A Rodrigo Moctezuma por traer increíble música a la vía.

A Alfonso Vélez por apoyar con trafitambos para los cortes vehiculares.
Al regidor Pablo Melgarejo y Gerardo Guerra del Gobierno de San Pedro Cholula por su apoyo al inicio de la vía.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.