Megaproyectos y libertad de expresión, focos rojos de violación de Derechos Humanos...

Megaproyectos y libertad de expresión, focos rojos de violación de Derechos Humanos en Puebla

"Nos queda claro que como decían los compañeros la solución no va a venir por parte de una recomendación del relator pero va a ayudarnos a una mayor protección, elevar el costo político de la represión a los defensores”: Juan Carlos Flores

En la gráfica el relator de la ONU, Michel Forst y el rector de la Ibero Puebla. Foto: Prensa Ibero
En la gráfica el relator de la ONU, Michel Forst y el rector de la Ibero Puebla, Fernando Fernández.
Foto: Prensa Ibero
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

El pasado miércoles 4 de mayo Michel Forst, Relator Especial de las Organización de las Naciones Unidas (ONU) en materia de Derechos Humanos, estuvo en la Universidad Iberoamericana Puebla escuchando decenas de casos de violaciones de Derechos Humanos y luchas sociales. Puebla fue una de las tres ciudades que visitó durante su viaje por México en una visita no oficial, pues hubo una falta de comunicación y de apoyo del Estado Mexicano para oficializarla.

La visita de Forst fue gestionada en parte por Acocil AC, un organización comunitaria integral de la que forma parte Juan Carlos Flores Solís, activista y ex preso político por oponerse al Gasoducto Morelos, que atraviesa por la zona de alto riesgo volcánico en la entidad. En entrevista, Juan Carlos explicó que el relator llegó a México por su propio interés en la grave situación que pasa en el país.

En 2015 Juan Carlos estuvo nominado a un premio de Derechos Humanos promovido por Front Line Defenders, y fue invitado a una plataforma internacional de defensores en Dublín, Irlanda, donde conoció a Forst.

El Relator fue quien se le acercó personalmente y le dijo que tenía interés en la situación de México, por las graves y constantes violaciones a las garantías individuales. En noviembre del año pasado, Forst empezó a buscar la manera de venir al país. Ya le había dicho al gobierno mexicano que tenía interés en realizar una cita oficial, que no se concretó aunque había sino planeada primero para febrero y después para marzo de este 2016.

Acocil le envió al Relator un reporte de la situación que se vive en Puebla con los presos políticos, la libertad de expresión y las leyes, para insistirle en la importancia de visibilizar la situación local.

“Al ver numero de defensores y gente reprimida, Forst elige Puebla como uno de los lugares a visitar de manera urgente, inmediata, porque lo que pasa es que estas visita se da en un contexto de que le interesa lo que pasa e incidir en la situación de los defensores. Pero debido a tramites de diplomacia no se ha podido concretar oficialmente pero el consideró venir por la situación de urgencia, para ir avanzando”, explicó Juan Carlos.

El defensor comentó que Puebla fue el segundo de los lugares elegidos por el Relator para visitar en el país–después de la Ciudad de México y Chihuahua–, también porque la situación que se vive en los estados tiene que hacerse visible.

“Fue muy estratégico que el relator viniera a Puebla para que se dimensional cómo está la situación en Puebla, y Puebla también dimensionara el grado de represión que vive a nivel nacional”, dijo Flores.

Después de un foro abierto al público, el Relator tuvo una reunión a puerta cerrada con activistas, defensores y sociedad civil, donde le expusieron diversos casos de violaciones a Derechos Humanos desde diversas luchas y frentes.

Además de la participación de personas de otras entidades como Morelos, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Estado de México, Forst pudo escuchar la situación que se vive en Puebla. Juan Carlos dijo que las mesas más nutridas fueron las de defensa del territorio y libertad de expresión, lo que refleja que las mayores violaciones a Derechos Humanos en Puebla se están dando cuando se defiende el territorio en contra de la instalación de megaproyectos (mineros e hidroeléctricos), y cuando se quiere difundir la verdad.

Otros de los temas que se trataron fueron el espionaje del gobierno a activistas, así como la situación que viven las mujeres con la creciente violencia de género y los derechos de los pueblos indígenas.

Si bien la visita del Relator de las Naciones Unidas no es una solución por si misma, es una ayuda para elevar el costo político de las agresiones a defensores y defensoras, dijo Juan Carlos. “Nos queda claro que como decían los compañeros la solución no va a venir por parte de una recomendación del relator pero va a ayudarnos a una mayor protección, elevar el costo político de la represión a los defensores”, comentó, añadiendo que desde la sociedad civil se debe fortalecer la organización para disminuir la vulnerabilidad de quienes defienden los derechos.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.