¿Por qué debería importarnos el caso #PanamaPapers?

¿Por qué debería importarnos el caso #PanamaPapers?

Pamela Gérman Rojas*

El pasado domingo se vivió un momento muy importante para el periodismo y la vida pública: se filtraron 11 millones de documentos pertenecientes al bufete panameño Mossack Fonseca, una empresa de servicios financieros que brinda sus servicios a políticos, futbolistas, actores y hasta narcotraficantes para crear empresas en paraísos fiscales, lo que que les permite ocultar dinero, evadir el pago de impuestos, que investiguen su procedencia o incluso el lavado de dinero.

Gracias a 90 medios de comunicación de todo el mundo que han trabajado en conjunto desde hace poco más de un año, es que hoy se tiene acceso a los primeros resultados de esa información.

En México, empresarios como Salinas Pliego y Juan Armando Hinojosa, dueño de grupo Higa, están dentro de la lista de personas que han pedido los servicios de Mossack Fonseca para encubrir sus riquezas y evadir impuestos. Pero más allá de la falta de tributación, un elemento que contribuye a la inequitativa distribución de la riqueza, la investigación también ha puesto sobre la mesa el tema del origen de esas fortunas ocultas.

El portal de la revista Proceso, subió un video en donde explica el proceso de la filtración y lo que se ha ido descifrando con el análisis de la documentación.

En él se habla, por ejemplo, de empresarios rusos que secuestraban a niñas huérfanas para abusar de ellas para luego hacer negocios sexuales con otras personas. Uno de los principales líderes de estos negocios fue descubierto por Mossack Fonseca, pero la empresa decidió no denunciar a su cliente porque no tenía la obligación jurídica para hacerlo.

Estamos hablando entonces no solo de delitos como lavado de dinero y evasión de impuestos, sino de encubrimientos de negocios ilegales o filtración de capital de muchos países para que siguieran los ataques a civiles inocentes en Siria.

Para el lunes, ya había renunciado el primer ministro de Islandia por su vinculación con la lista de personas involucradas en el caso, ¿pasará lo mismo con todos los personajes que están implícitos en la lista? Siendo honesta va a ser muy difícil que funcionarios o figuras públicas de este país den la cara asuman su responsabilidad o sean sancionados.

La muy mencionada Casa Blanca del presidente Peña Nieto y su amigo y contratista Hinojosa Cantú también figura dentro de las filtraciones, como lo contó la periodista Carmen Aristegui.

Recordemos que los responsables de este caso fueron exonerados, y que los únicos que fueron castigados fueron los periodistas que dieron a conocer el caso.

Ante este tipo de revelaciones la sociedad debería estar completamente atenta y exigir que quienes estén involucrados paguen las consecuencias, como ha pasado en países como Islandia.

Pero nuestra realidad es otra, en México los medios de comunicación que más gente consulta (Televisa o Tv Azteca) han mencionado lo mínimo sobre este caso, dejando al grueso de la población poco informada sobre el caso, pero hay que buscar romper con esa cadena de silencio y compartir la información que vaya saliendo sobre el tema para que más gente sepa lo sucedido y pueda asumir una postura al respecto.

En definitiva es un caso va a trascender en la historia del periodismo, pues establece nuevas formas de trabajo en equipo por encima de las empresas periodísticas y de las fronteras políticas, y pone el acento en la investigación periodística como un aliado de la sociedad, pues le permitirá estar mejor informada, pero también como un eje central de la profesión.

*Estudiante de 8vo semestre de la carrera de Comunicación de la Universidad Iberoamericana Puebla

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.