Vinyl: la época dorada del rock n’ roll

Vinyl: la época dorada del rock n’ roll

vinyl02

Amira George

“¡Es rock n’ roll, como la primera vez que lo escuchaste, es rápido, es sucio y te golpea en la cabeza!”. Esta frase es la definición perfecta de lo que es Vinyl, la nueva producción de HBO que es simplemente un viaje de adrenalina musical pura.

Sé que tan sólo hace unas semanas me explayé un poco acerca de cómo hay pocas series acerca del mundo de la música, y pareciera que con esto me estoy contradiciendo, pero aquí son palabras mayores. Vinyl te agarra, te atrapa y te avienta a un universo de sexo, drogas y rock n’ roll que parece sacado de la memoria de cientos de músicos que les tocó esa época dorada de la música, y uno simplemente no quiere salir de ahí.

Aquí tengo que hacer una acotación breve. No me gusta la música moderna. Hay pocos grupos que me gustan y puedo escuchar religiosamente, pero para mí la música de los sesentas, setentas, ochentas son mis drogas de preferencia. Entonces no es de dudar que a la primera escena ya estuviera enganchada como nuestro protagonista dándose una línea de cocaína. El rush es inmediato.

La historia se centra en Richie Finestra, dueño de American Records, una compañía disquera que en su momento fue exitosa pero que ya se encuentra al borde de la quiebra, y en un intento de salvar su pellejo Richie y sus socios deciden venderla a una compañía alemana.

Nuestro antihéroe da una vuelta de 180 grados en tan sólo un capítulo, todo catapultado por el motor de su vida: el rock. Cuando decide vender la empresa es porque ya no siente la misma pasión por la música, tiene una vida acomodada y lo mejor es mantenerse a flote y a su familia, la música puede esperar. Pero como toda adicción, al final encuentra el camino de regreso.

En medio de su crisis existencial y una serie de eventos que se dan en ese primer episodio de dos horas de duración -que no lo digo como algo malo-, al final Richie se encuentra en su ambiente, un concierto de rock sucio y puro, unos cuantos gramos de cocaína en la nariz, y recuerda dónde empezó y a dónde quiere regresar.

Cancela la venta de la empresa, lo que le ocasiona una serie de conflictos con sus socios, y regresa a su pasión por música, alcohol y polvos blancos -vicios que dejó al hacer un pacto con su esposa quien también solía ser asidua consumidora-. Así mientras intenta redireccionar a su compañía, buscar música que genere emoción -“¿recuerdan la última vez que escucharon una canción que les hizo que se les pararan los cabellos del cuello, o que te dieran ganas de salir y golpear a alguien, o acostarte con alguien? Eso es lo que quiero”, les dice a sus buscadores de talento-, tiene que hacer frente a los problemas con sus compañeros, con su esposa y consigo mismo, que lo llevan en una espiral de autodestrucción que pareciera no tener final.

Aunque las situaciones que se presentan en la serie son ficticias desfilan por la pantalla personajes más que conocidos en el ámbito de la música -no los reales pero actores interpretándolos-: Lou Reed, Janis Joplin, David Bowie, Andy Warhol, Alice Cooper, Elvis, por mencionar algunos-.

Y claro, todo esto se debe a que se mezclaron cabezas geniales para dar a luz este proyecto: Martin Scorsese, Mick Jagger y Terence Winter (escritor de El Lobo de Wallstreet, Broadwalk Empire y Los Sopranos, sólo por mencionar algunos de sus proyectos).

vinyl01

Entonces lo que sale de esto es una historia con un cierto tono a película de gangsters tradicional de Martin, con un guión desarrollado de manera exquisita y una presencia musical total, cortesía de su satánica majestad -quien metió en el cast a su hijo James Jagger quien resulta ser una agradable sorpresa como un cantante de punk sin remedio-. Qué más hay que pedir.

Y si todavía, no la historia, ni los nombres detrás ni nada de lo que he dicho en estas líneas interesan, la música en sí es un personaje por el que vale la pena darle una oportunidad a este programa, porque, citando al mismísimo Mick: “It’s only rock and roll but I like it!”

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.