Víctimas de feminicidios, activistas, artistas y hasta candidatos del PAN en el padrón del PRI
Personajes de la vida cultural poblana adelantan que iniciarán acciones legales para denunciar su inclusión no consentida en las filas del tricolor
Por Ernesto Aroche Aguilar @earoche
17 de marzo, 2016
Comparte

Port_KarlaAlbert

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

Feminicidas y sus víctimas, gente que trabaja en pro de los derechos sexuales y reproductivos, periodistas, artistas y académicos, y la lista es larga. Todos ellos convergen en el mismo sitio: el padrón de militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aunque ninguno de ellos haya tramitado su ingreso a las filas del tricolor.

En el listado que puede ser consultado en línea también es posible encontrar a Antonio Gali Fayad, el candidato del PAN a la gubernatura del estado. Un personaje que inició su carrera como funcionario de gobierno en administraciones tricolores, aunque como dio a conocer hace unos días Álvaro Delgado, reportero  de la revista Proceso, la fecha de ingreso que se registra al partido es el primero de enero de 2014.

Una fecha genérica, pues la mayoría de las personas que desde las redes sociales denunciaron en días pasados su inclusión en lista de militantes tricolores tienen la misma fecha de ingreso.

Fue hace casi un año, a mediados de abril del 2015, cuando los medios comenzaron a denunciar el “boom” de afiliaciones en el PRI. En una nota publicada por el diario El Financiero se informó:

“El PRI tiene una gran cantidad de afiliados recientes y le bastó sólo un año, 2014, para sumar a sus filas a 3 millones 600 mil militantes”. En la nota también se consigna que “Hace sólo un año (2013) tenía 5.8 millones, según las declaraciones hechas en aquel momento por el secretario de Organización, Encarnación Alfaro”. Un año después han aumentado en casi 600 mil más, pues en la página de afiliaciones del tricolor se presume que a la fecha son un total de 9 millones 998 mil 671 miembros.

Pero no todos los registrados están por decisión propia y hay quienes ni siquiera sabían. Alonso Pérez Fragua, quien hasta hace unas semanas coordinaba la Capilla del Arte Udlap denunció en su muro de Facebook primero su sorpresa y luego su molestia por aparece en el padrón de un partido con el que no comulga.

“Denuncio que el PRI Oficial México me tiene como afiliado a su partido sin mi consentimiento desde el 1° de enero de 2014.
Aquí pueden revisar si a ustedes también les han hecho lo mismo:http://bit.ly/afiliadosPRI ‪#‎BájatedelPRI
Nunca he pertenecido a partido político alguno y con esto, les aseguro, nunca lo seré del PRI”.

reten03

Tomada de e-consulta.com

Al igual que Pérez Fragua, otros usuarios de redes sociales denunciaron en días pasados su inclusión forzada, entre ellos Sandra de la Fuente, actual secretaria particular del diputado panista Franco Rodríguez; Mariana Peláez y Alfredo Atala directores de Casa Nueve; Miguel Pérez Ramos y César López y López, artista plástico; Columba Salazar Ibargüen, académica retirada del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP; Óscar López Hernández, conductor del programa Movimiento Perpetuo en Radio BUAP; Idalia Castillo Chilaca, actual coordinadora de la Colección de Arte de la Udlap.

En la lista también es posible encontrar enlistado a Karla López Albert, asesinada en marzo de 2014, tres meses después de su presunto registro como militante; y a Manuel Forcelledo, el hombre que le quitó la vida.

En el padrón también están Brahim Zamora Salazar y Vianeth Rojas Arenas, dirigentes del Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos; e incluso reporteros como Jorge Martín Hernández Alcantara, reportero de La Jornada de Oriente. Sobra decir que ninguno de ellos simpatiza con el Revolucionario Institucional.

Y hasta hace unas semanas era posible hallar en la página de afiliados del tricolor a Gabriela Sierra Palacios, actual integrante de la Comisión de Acceso a la Información Pública (CAIP), quien presentó una queja ante el organismo por el uso ilegal de sus datos personales. Hoy ya su nombre no está ahí.

Denuncias y quejas

Molesto por la situación, Pérez Fragua comenzó a buscar cómo pasar de la denuncia en redes a acciones concretas.

“Hablé a la CAIP y además de enviar carta para pedir se investigue el caso, lo que me recomiendan es ir a la Comisión de Justicia Partidaria del PRI estatal a presentar mi baja y aprovechar para solicitar el formato que supuestamente llené”.

Y su búsqueda no quedó ahí, también habló con Larisa Antolín, titular de acceso a la información del Instituto Estatal Electoral. “Me dice que se puede promover un juicio para la protección de los derechos políticos electorales del ciudadano” por su inclusión sin su consentimiento en las filas del revolucionario.

No se trata, explica, de conseguir que quiten su nombre del padrón, sino de dejarle en claro al partido y a las autoridades que no se puede utilizar arbitrariamente los datos personales, por ello iniciará acciones de tipo legal.

Comparte
Ernesto Aroche Aguilar