Puebla tiene norma técnica para ciudades incluyentes, pero no ha sido publicada
Entre los principales cambios de la norma está la pirámide de la movilidad, que privilegia al peatón, nuevos dispositivos de control de tránsito y opciones alternas para cruces en vez de puentes peatonales.
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
26 de marzo, 2016
Comparte
Foto: Liga Peatonal

Foto: Liga Peatonal

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

En 2014, 415 personas fueron atropelladas en Puebla. En ese mismo año hubo 1.13 accidentes cada día de vehículos motorizados arrollando a peatones. Y en 2015, tan sólo en los primeros 20 días de enero, hubo 20 atropellamientos. El colectivo peatonal A Pata recabó estas cifras que demuestran el grave problema de la situación de quienes caminan en la capital poblana, que se acentúa porque la  estructura de la ciudad privilegia a los vehículos motorizados.

Sin embargo, Puebla cuenta ya con alternativas incluyentes para los peatones. En septiembre de 2015 se aprobó en el Cabildo municipal la Norma Técnica de Diseño e Imagen Urbana, cuya creación se pensó casi un año antes.

En entrevista, Denisse Larracilla del Instituto Municipal de Planeación (Implan) explicó que la idea de la norma surgió de unas mesas de trabajo realizadas un año atrás, impulsadas por el regidor Adán Domínguez, presidente de la Comisión de Movilidad Urbana del municipio.

Foto tomada de e-consulta.com

Foto tomada de e-consulta.com

En ese evento, durante el diálogo entre universidades, colectivos de ciclistas, peatones y miembros de la sociedad interesados en el tema de movilidad, se compartió la conclusión de que hacía falta un documento que regulara cómo se estaba diseñando la ciudad. Hasta ese momento existía normativas o manuales que regulaban la construcción de la ciudad por separado; es decir, unos hablaban de los semáforos peatonales, otros de las necesidades vehiculares, y el tema ciclista todavía no estaba muy bien definido.

Aunque la norma ya fue aprobada, todavía no se publica porque faltan modificaciones al Coremun para que ambos documentos sean congruentes. Y en esta nueva normativa están involucradas varias dependencias como Infraestructura, Servicios Públicos, Desarrollo Urbano y Sustentabilidad y Gerencia del Patrimonio Histórico y Cultural.

Entre los principales cambios de la norma está la pirámide de la movilidad, que privilegia al peatón, nuevos dispositivos de control de tránsito y opciones alternas para cruces en vez de puentes peatonales. En cuanto entre en vigor, este documento tendrá que ser considerado por cualquier persona que quiera construir dentro del espacio del municipio. Desde septiembre cuando fue aprobada ya ha sido tomada en cuenta en varios casos para construcciones y obras.

Además, Denisse explicó que mucho de la norma está basada en el manual técnico de accesibilidad para Puebla, y toma en cuenta a personas con discapacidades y las características que deben tener los espacios urbanos para la movilidad de quienes no pueden desplazarse con tanta facilidad.

Denisse reconoció que aunque la norma no ha tenido muchos obstáculos y fue un trabajo conjunto de varios actores de la sociedad civil, todavía no tiene el alcance esperado al no estar todavía publicada. En su opinión, debe ser reconocido primeramente por las instancias públicas, ya que, dijo, “hay que empezar por casa (…). Otro de los retos es que las personas que trabajan en la administración puedan compartir esa misma visión de ciudad que intenta ser más humana.”

No más puentes peatonales

En el foro “Alternativas peatonales y cruces dignos. Hacia una Puebla sin Puentes Peatonales”, realizado el pasado 16 de marzo por el colectivo A Pata y en el que participaron estudiantes de la BUAP y autoridades municipales, se habló de la necesidad de propuestas alternas a los puentes peatonales. Estas estructuras, explicaron los especialistas, no son de fácil acceso ni incluyentes y además extienden el tiempo de traslado para el peatón.

Puente peatonal_infografía

Representantes de A Pata dijeron que los arrollamientos son un problema de seguridad pública y también un problema de salud, que está en manos de la ciudadanía y las autoridades detener. “No podemos permitir que por algo que está en nuestras manos haya un sólo muerto”, comentaron.

Armando Pliego Ishikawa, del colectivo A Pata, relató el caso de éxito de la Facultad de Ciencias de Comunicación de la BUAP en la calle Cúmulo de Virgo, donde los alumnos se opusieron a la construcción de un puente peatonal.

Los estudiantes se organizaron para pedir una alternativa segura tanto para peatones como para vehículos y propusieron un cruce a nivel de piso, el cual ya está en funcionamiento. El hecho de tener una vía rápida cerca de un centro educativo genera peligro porque hay automóviles circulando a más de 70 km/h, lo que eventualmente puede desencadenar en accidentes.

Los miembros del colectivo recordaron que todos y todas hemos sino alguna vez peatones. Y que además de los 3 millones y medio de trayectos que se hacen en la ciudad, más del 80% se hacen en transporte público y a pie.

Por eso la nueva norma es una opción para que, además de que ya no se construyan puentes peatonales dentro del municipio, los peatones tengan trayectos más seguridad y más cómodos.

El regidor Adán Dominguez dijo durante su participación en el foro que también el nuevo reglamento de tránsito contempla velocidades más bajas para los vehículos, principalmente en zonas donde hay grandes cantidades de personas.

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”