Candidaturas ¿“In” Dependientes?
 
Por Lado B @ladobemx
01 de marzo, 2016
Comparte
Luis Soriano Peregrina

@PeregrinaLuis

Las elecciones abiertas y transparentes, así como las candidaturas independientes están reconocidas como derechos humanos, tanto por la Declaración Universal de los Derechos Humanos como por el Pacto de Derechos Civiles y Políticos. Siendo que México signó este pacto, y se obligó a cumplirlo como si se tratara de una ley mexicana. La vinculación de los independientes se encuentra en el artículo 25 de este Pacto que habla del derecho a vivir y ser parte de una democracia diciendo: “Votar y ser elegidos en elecciones periódicas, auténticas, realizadas por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de la voluntad de los electores”.

Hace muchos años que en México tenemos el derecho a ser elegidos a través del sistema de partidos políticos. Y a partir del 2015 a nivel federal, y 2016 a nivel estatal, en Puebla ya lo podremos hacer también por la vía independiente, es decir, sin el aval y la estructura de un partido; sin embargo, las reglas impuestas hacen materialmente imposible que un ciudadano común pueda aspirar llegar al poder sin la ayuda de la estructura de un partido o de un gobierno.

[pull_quote_right]Tengo claro que los que ahora aspiran a ser nombrados candidatos, con partido o coalición y sin ellos, ninguno me representa, sin embargo reconozco su derecho a contender.[/pull_quote_right]

Y sabemos todos que esto pasa porque quien realmente controla y maneja la vida política en el País son las élites enquistadas en las cúpulas de los partidos, ellos dicen desde quien puede y debe llegar, hasta cuánto dinero y cómo lo deben gastar.

Hoy está en riesgo la lucha que unos cuantos impulsaron desde fuera de esas estructuras partidistas para consolidar gobiernos democráticos, y a quienes les tocó soportar codazos y amenazas.

Los poblanos tenemos la oportunidad de apoderarnos de nuestro derecho a unas elecciones transparentes y representativas, pero es necesario hacer uso de todas nuestras capacidades e inteligencia colectiva para identificar quién o quiénes son realmente representantes de la ciudadanía, y quiénes representan intereses del sistema político corrupto.

Aquellos que representan a este sistema corrupto, conformado por políticos que viven y subsisten del poder, saben que el empoderamiento de los ciudadanos no les conviene. Ellos que han monopolizado nuestra vida política durante siglos, hoy tienen miedo de que seamos los ciudadanos quienes tomemos el control; por ello, han encontrado en los candidatos “In-dependientes” la fórmula para preservar su hegemonía, y para secuestrar los espacios que estaban destinados a ciudadanos sin partido.

Pero identifiquemos a los “In-dependientes”, o es decir quienes buscan parapetarse bajo la figura pero que proceden de ese mismo sistema y aparecen por salto cuántico en época electoral, en su mayoría sufren de Trastorno de Identidad Ideológica Disociativo; o sea, que ya representaron alguna fuerza política en el pasado, también gustan de parodiarse tipo Bronco (otro “In-dependiente” de Nuevo León), pero los más peligros son aquellos que se dicen defensores de derechos humanos pero en realidad son solo asistencialistas. Así, a grandes rasgos, son los que podrían ser la próxima “estrella de la película papá” ( Kamel Nacif dixit).

En cambio los verdaderos “Candidatos Sin Partido”, que por cierto hoy no compiten en el proceso electoral, los puedes identificar entre aquellas personas a las que se les llama activistas o defensores de Derechos Humanos, que son o han sido parte de algunas causas en beneficio de la dignidad humana y que sus acciones son apegadas a la legalidad y los derechos humanos, permaneciendo antes y después de los procesos electorales en la trinchera de los ciudadanos.

Tengo claro que los que ahora aspiran a ser nombrados candidatos, con partido o coalición y sin ellos, ninguno me representa, sin embargo reconozco su derecho a contender.

Sin embargo, no quiero terminar sin dejar en claro que tú, Ricardo Jiménez, y tú “In-dependencia” representa todo lo que yo combato y por lo cual decidí arriesgar y perder todo lo que tuve a cambio de no volver a tener representantes como tú, pues tu activismo se llama asistencialismo; comprar regalos con dinero ajeno no te hace activista; favorecer a los grandes corporativos en contra de la dignidad humana de las comunidades no te hace defensor de Derechos Humanos; quien está del lado del poder y del actual Gobierno del Estado de Puebla no se le puede llamar “Luchador”; pues ellos no le lavan la cara al Estado; por eso no te apoyo pues tú representas todo aquello que pudre en México.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx