La madriguera del conejo de la transparencia poblana
Por alguna perversión insondable, desde hace algunos años me interesé en el tema de la deuda pública y, haciendo una investigación para un libro, descubrí que algunos estados suelen endeudarse inconstitucionalmente mediante un esquema de fideicomisos del que les platicaré en unos días.
Por Lado B @ladobemx
21 de febrero, 2016
Comparte
Rodrigo Díez

@Rodrigo_Diez_10

[dropcap]P[/dropcap]or alguna perversión insondable, desde hace algunos años me interesé en el tema de la deuda pública y, haciendo una investigación para un libro, descubrí que algunos estados suelen endeudarse inconstitucionalmente mediante un esquema de fideicomisos del que les platicaré en unos días. En un afán de estudiar más a fondo el problema, solicité a la Secretaría de Finanzas de Puebla la copia de un fideicomiso justamente de ese tipo al que afectaron el impuesto de nómina para desarrollar proyectos de infraestructura.

El gobierno de Puebla suele presumir con orgullo sus compromisos y logros en transparencia. Escuchando al gobernador, cualquiera juraría que en Puebla no hay opacidad de ningún tipo. Pero en realidad Rafael Moreno Valle usa la transparencia como un cosmético: sólo para procurar una mejor imagen. Por eso, solicitar información al gobierno poblano es como caer en la madriguera del conejo de Alicia. Les cuento la historia. En enero de 2014 le pedí a la Secretaría de Finanzas una copia del fideicomiso F/0144, celebrado el 29 de noviembre de 2012. En un alarde de ingenio, el 6 de febrero Finanzas contestó diciendo que, efectivamente, el 29 de noviembre de 2011 habían celebrado el fideicomiso. Eso fue todo. Ternurita, ¿no? Claramente yo solicité una copia del fideicomiso y no la fecha de celebración (que yo mismo proporcioné en mi solicitud, por cierto). La respuesta fue tan ramplona que me lo tomé personal e interpuse un recurso ante el órgano de transparencia del Estado (el CAIP).

Alice-rabbit-hole-215x346

Ilustración: Tove Jansson

Pasaron 5 meses y Finanzas salió con la ocurrencia de que la información estaba restringida (¡tomen su transparencia!). Curioso: el artículo 6 de la Constitución dispone que la información relativa a fideicomisos que ejerzan recursos públicos es “información pública”. Yo sabía que el patrimonio del fideicomiso era el impuesto de nómina del Estado y supuse que no había mucho espacio para discutir. Según el gobierno poblano, sí. No me sorprendí demasiado cuando el CAIP confirmó el criterio de Finanzas. Tal parece que en Puebla, un fideicomiso con recursos públicos es información restringida.

Después de que el CAIP le dio la razón al gobierno poblano, presenté un amparo. Gracias a una sutileza de la ley, pude presentarlo en el DF. (entonces no se llamaba CDMX). En diciembre de 2014, un juzgado de distrito me otorgó el amparo y le ordenó a Finanzas que entregara el fideicomiso F/0144 pues, en efecto, era información pública. ¿Alguien tenía duda? Sólo los funcionarios poblanos. Finanzas no recibió bien la noticia e interpuso un recurso de revisión. Previsiblemente, lo perdió. En mayo de 2015 un tribunal colegiado le ordenó que entregara el fideicomiso F/0144. Recibí de nuevo un correo pero ahora me decían que siempre sí entregarían la información pero que me diera una vuelta a Puebla para recogerla. De haber ido, seguro al día siguiente habrían leído algo así como “chilango (en realidad michoacano) es detenido en Puebla por conducir ebrio” o cualquier locura similar. La juez nunca se intimidó y le ordenó a la autoridad entregar la información en las oficinas del juzgado.

Durante casi dos años, el gobierno de Puebla se negó a entregarme un fideicomiso cuyo patrimonio consiste en recursos públicos (impuesto de nómina). ¿Dónde quedó el compromiso del gobernador? Al final tuvieron que entregarlo pero no lo hicieron de buena gana, tuve que litigar por varios meses. Y no crean que soy un principiante: a eso me dedico. La estrategia de Puebla es clara: apuesta por el desgaste de los ciudadanos imponiendo cuantos obstáculos se les ocurran, confundir con un laberinto del cual parece no haber salido. No se les ocurrió pensar que el solicitante era un abogado con algo de tiempo libre y muchas ganas de armarla de tos.

M.C. Escher Laberinto Escher.

M.C. Escher
Laberinto Escher.

 

Hace unos días por fin salió a la luz que el gobierno poblano endeudó al estado con el fideicomiso que les cuento y no tardaron en aparecer voces en defensa de @RafaMorenoValle diciendo que todo estaba en orden. Hace poco, el senador @JLozano publicó este tweet: “Estamos en la inauguración de la #GiraPorLaTransparencia en #Puebla. Muy buen foro. Más tarde, mi participación”. Francamente no sé qué celebra pues desde hace unos días yo le entregué una copia del fideicomiso que el gobierno poblano ocultó ilegalmente durante casi dos años. Según Lilia Vélez Iglesias, el presidente de la CAIP (el órgano de transparencia poblano) reafirmó en la Gira por la Transparencia que “…los fideicomisos deberán ser sujetos obligados de la Ley de Transparencia”. Siendo muy estrictos no habría nada que reafirmar. Es posible que el presidente de la CAIP no lo sepa pero eso ya lo dice la Constitución.

[quote_box_right]Este texto fue publicado originalmente en el portal animalpolitico.com, se reproduce con autorización del autor[/quote_box_right]

El fideicomiso del que les platico tiene muchos más problemas pero ahora vale la pena concentrarse en uno sólo: la falta de transparencia. Si todo está bien con el fideicomiso de endeudamiento de Puebla –como dicen sus defensores– les planteo la siguiente pregunta: ¿por qué se negaron durante casi dos años a entregar una información pública? Échense ese trompo a la uña. Mientras, les comparto el famoso fideicomiso para platicarles un poco más en unos días.

Fideicomiso Puebla by http://www.animalpolitico.com

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx