Arte desde las entrañas de la tierra y del lenguaje en el Museo Amparo
Se trata de sendas exposiciones de Verónica Gerber y Elena Damiani que forman parte del programa curatorial Intemperie Sur
Por Ámbar Barrera @astrobruja_
27 de febrero, 2016
Comparte
Foto: Ambar Barrera

Foto: Ambar Barrera

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

Arte que proviene de las entrañas de la tierra y arte que proviene de las entrañas del lenguaje y la escritura. Estas piezas se muestran, como una declaración concreta sobre el tiempo y el espacio, en intersticios del Museo Amparo.

Los intersticios son espacios entre dos partes de un mismo cuerpo, por ejemplo, los patios o los sitios de descanso en un museo que están entre salas. En este caso, 2 esculturas de la artista peruana Elena Damiani intervienen el patio del Museo Amparo, y 6 viñetas gigantes de grafito y agua hechas a mano por la artista mexicana Verónica Gerber, se exhiben en las paredes de vidrio en el lobby del mismo museo desde el sábado 27 de febrero.

Aunque sumamente distintas, ambas exposiciones forman parte del programa curatorial Intemperie Sur y ambas son piezas de sitio, es decir, fueron realizadas expresamente pensadas en el espacio donde se exponen.

–La idea del programa es partir de la idea del intersticio como un lugar que posibilita otro tipo de reflexiones sobre la producción artística contemporánea –dice Cecilia Delgado, una de las curadoras de la muestra-. El diálogo entre ambas artistas es el transitar, una desde la práctica artística y la arqueología y otra entre la literatura y el arte.

La exposición anterior El sur nunca muere, del colectivo Tlacolulokos, formó también parte de este programa, que busca, entre otras cosas, ofrecerle un espacio expositivo a colectivos y artistas emergentes.

Foto: Ambar Barrera

Foto: Ambar Barrera

Testigos: un catálogo de fragmentos / Elena Damiani

Dos esculturas hechas de travertino (una piedra porosa que se forma naturalmente y que contiene restos de materiales a lo largo de miles de años), intervienen a nivel arquitectónico el Patio Prehispánico del Museo Amparo.

La elección de este material está relacionada con el concepto de intervención que maneja la artista. Por sus condiciones matéricas –el travertino se constituye a través del tiempo– Damiani reflexiona sobre el tiempo no como una medida lineal sino como momentos fragmentados.

–El travertino es una roca caliza que permite ver los sedimentos que se forman a través del tiempo, casi como si uno pudiera ver la cronología de una historia planetaria –dice Elena Damiani–. Y me interesa especialmente ver el tipo de fisura que ocurren dentro de estas sedimentaciones.

En esas fisuras o quiebres es donde la artista puede encontrar un espacio de cuestionamiento entre los conceptos y la relación del espacio y el tiempo.

Los hablantes / Verónica Gerber Bicecci

La artista mexicana Verónica Gerber presenta en el lobby del Museo Amparo 6 viñetas que contienen la historia de los hablantes, diagramas que exploran la interacción entre las personas y los diferentes universos y dimensiones en los que habitan.

Gerber se basa, en principio, en la teoría de conjuntos, y para el caso específico de sus piezas la artista considera que hay cierta reescritura a partir del libro para niños Proun: Historia suprematista de dos cuadrados.

Esta obra se publica en 1922 y es realizada por uno de los principales artistas de la vanguardia Rusa, El Lisitski. La historia es sobre dos cuadrados, uno negro y otro rojo. En esa historia el cuadrado rojo rompe con el mundo del cuadrado negro y se superpone al negro. En el fondo, es la historia del triunfo de la revolución rusa.

En el caso de Los hablantes, la historia va sobre una comunidad de hablantes que está unida pero un caos externo los dispersa, produce alarma y rompe su estructura, dejando a algunos hablantes como “desaparecidos” o “hechos añicos”. Con esto, la artista quiere reflejar lo que se vive actualmente en el contexto mexicano.

–El intersticio en mi pieza tiene que ver con esos espacios de la conversación en los que reparamos poco. Lo que pensamos y no decimos, lo que decimos y no pensamos antes de decir, los silencios y los secretos, todos esos espacios de la comunicación que son distintos intersticios –dice Verónica Gerber.

Comparte
Ámbar Barrera
Periodista, comunicóloga, fotógrafa, feminista y amante del arte.