The Life & Death of a Porno Gang, no es otra tonta...

The Life & Death of a Porno Gang, no es otra tonta película serbia

Héctor Jesús Cristino Lucas

Si revisáramos en Internet diversos tops o conteos de las películas más polémicas del siglo XXI, entre “Irreversible” de Gaspar Noé y “Martyrs” de Pascal Laugier, nos encontraríamos casi por obligación la obra cumbre de Srđan Spasojević: “A Serbian Film”. Muchos sitios y páginas webs han hablado de ella como “una experiencia de horror sin límites y la oda más visceral jamás filmada de nuestro siglo; la película que ha traumado a todo aquel que la ha visto”. Y no es para menos, desde su entreno en el 2010 pasó de festival en festival con polémica, gritos y disturbios de parte de la audiencia como anteriormente ya había ocurrido con “Holocausto Caníbal” de Deodato o bien, “Aftermath” de Cerdá.

a-serbian-film

Primero en el festival South by Southwest en Austin Texas, donde antes de ser proyectada muchos salieron de la sala por las palabras de advertencia que dio del propietario, Tim League. Y lo mismo pasó en el festival del Cine Fantástico de Bruselas y en el Fantasy Fest de Montreal, llegando hasta el Sitges. Fue justamente ahí donde se levantó el escándalo hasta la estratosfera. Llegó a convertirse en tema de interés para los medios de comunicación en España. Incluso el director del festival, Ángel Sala, apareció en un programa de televisión dando su terrible opinión acerca de la película y alborotó aún más a la audiencia. “A Serbian Film” se llenó de morbo, y como era de esperarse, de popularidad.

A Jodorowsky le ocurrió lo mismo con “Fando y Lis” en el Festival de Cine en Acapulco allá por 1968, tanto que pedían la expulsión de México para el director. En aquella ocasión se encontraba Roman Polansky y fue quien se levantó para defender la opera prima del chileno autor de la psicomagia. En el caso de “A Serbian Film” quien se convirtió en el defensor de Spasojević fue nada más y nada menos que Nacho Vigalondo. El español autor de “Los Cronocrímenes” o “Extraterrestre” quien arremetió contra las críticas, un tanto moralistas y exageradas que ya se habían esparcido por Europa desde su estreno en Sitges. Vigalondo escribió lo siguiente en su blog:

“Tenemos un problema asombroso si todavía seguimos confundiendo un hecho con su representación. El dibujo de una pipa no es una pipa. El relato de un asesinato no es un asesinato. Tirando del hilo, la descripción de la pedofilia no es el ejercicio de la pedofilia. Me parece una confusión bastante poco respetuosa (…) Lo interesante no es que los opinadores de la mesa no hayan visto A Serbian Film a día de hoy, que posiblemente ni sepan que es una película de terror. Lo que nos debe hacer pensar es que dentro de cinco años la pondrán como ejemplo de película aceptable… Aunque sigan sin haberla visto.”

Por tanto, no culpo quienes coloquen esta película dentro de aquellos (ya clichés) tops de filmes polémicos de nuestro siglo. No culpo que haya audiencia sensible ante este tipo de producciones y mucho menos culparía que la consideren una experiencia visual terrible y horrorosa. En lo que si difiero es en que la consideren una buena película de terror. Aclaremos algo. “A Serbian Film” efectivamente, es brutal; y por supuesto, es polémica hasta por debajo de los dientes. Mostró escenas que muy pocas películas han mostrado, y generó un nuevo morbo en temas como la pedofilia y el mismísimo snuff. Estoy de acuerdo con que esta película es un destacable Torture Porn actual.

Sin embargo, hay algo en lo que falla y casi nadie lo ha notado. “A Serbian Film” no tiene un claro trasfondo más allá de lo visceral, aún si lo tuviera ya que muchos han defendido la idea de que sí, pareciera que el film sólo está trabajado de manera efectista, que sólo genera polémica por lo visceral de sus imágenes sin ofrecer nunca una visión más crítica. Hay quienes mencionan que la tiene. Sobre todo lo que ocurre con el cine como arte en Serbia. Esa idea de “autocensura” en un país donde la clasificación de películas no existe, porque al menos ahí es inconcebible filmar una película como esta. ¿Quién lo haría debido a la represión de un gobierno censurando el arte?

Sin embargo, esta crítica no es tan clara, o al menos se esfuma en medio de tanta violencia o la necesidad de provocar miedo, asco, morbo o un sinfín de sensaciones mediante lo gráfico. Y he ahí lo curioso, porque un año antes del estreno de “A Serbian Film” se estrenó una película similar, y que de igual forma, era Serbia. Una película a la que nadie le importó debido al escándalo que generó Srđan Spasojević el año siguiente.

“The Life & Death of a Porno Gang” es una película escrita y dirigida por Mladen Djordjevic, una secuela paralela de su documental acerca de los actores porno serbios: “Made in Serbia”. Muchas veces se le preguntó al director que cuál era su obsesión de filmar acerca de estos actores de la industria, y siempre ha respondido: “para encontrar lo oculto”. Por ello la película que nos compete funge como un espejo de la realidad que busca exponer lo que no se ve. Una sociedad apática y desmoronada, pero vista a través de los ojos de aquellos que producen pornografía en ese país. El porno casero y amateur que se produce por quienes, para ganarse la vida, son vistos como lo más bajo de la escala social.

life and death of a porno gang 1

Y es curioso, Ruggero Deodato generó críticas a la sociedad occidental usando sus sanguinarios caníbales, mientras que George A. Romero atacó al racismo gracias a sus muertos vivientes. En el caso de Djordjevic, éste generó una fuerte crítica al Serbia que nadie conoce, usando como personajes un puñado de actores porno, marginales e incomprendidos. Estamos hablando de un film de horror, visceral y hasta gore que se desarrolla de forma enfermiza en los mismos tópicos que “A Serbian Film”: la pornografía y el snuff, pero con un telón de fondo más evidente y explícito, más allá de lo visceral.

Cómo es que en la sociedad Serbia de hoy en día se miran unos con otros en una feroz batalla rutinaria y conservadora, teniendo a sus espaldas esos antecedentes históricos de guerras y violencia, y lo que provocó la sin censura del cine como industria y la propia televisión. Cómo es que se vuelca la sensibilidad del arte y el porno, volviéndose para ese ambiente y situación: “repugnante”. De ahí que este film nos lo parezca, porque reúne con sus personajes todo aquello que se critica, o todo aquello que es prohibido. El propio Mladen Djordjevic confesó haber intentado hacer la metáfora del Eros contra el Tánatos haciendo uso de estos elementos.

He ahí el nombre de la película. Conoceremos la vida y la muerte, de forma literal y hasta interna, de estos sujetos atrapados en un micro mundo sin oportunidades, yendo contra la corriente. Una mirada desoladora y repulsiva, pero que aún siéndolo, el tratamiento de Djordevic lo hace hermoso y hasta estético.

La película posee cierto halo destructivo no sólo contra la sociedad Serbia, sino también con la propia existencia. De ahí que la ética y la moral choquen contra sus actos. De ahí que los cuestionamientos de cada uno de los personajes se inclinen más a comprender cada faceta de sus vidas. El por qué de lo que ocurre, el por qué de seguir o hasta el por qué de morir. Una especie de viaje entre paraíso e infierno, de placeres carnales que se tuercen a la perdición, y uno a uno se va consumiendo. Una posible referencia al existencialismo de corte francés, muy al estilo “A puerta cerrada” de Paul Sartre. Atrapados y soportándose unos con otros en su propio infierno.

Aunque no desató la misma polémica que “A Serbian Film”, “The Life & Death of a Porno Gang” demoró año y medio en ser terminada por el fuerte rechazo que recibió de parte del Ministerio de Cultura Serbio, que no sólo se negó a terminar la película sino que también hubo cierta molestia de su parte. Sin embargo y esa molestia se matizó luego de estrenarse en diversos festivales como en el FIXION-SARS en Chile o el Buenos Aires Rojo Sangre en Argentina. Pablo Sapere, organizador de éste último festival mencionó lo siguiente:

“Hemos visto muchas películas polémicas, con zarpadas escenas de sexo y violencia. Pero el gran problema que suelen tener ese tipo de películas es que más allá del puñado de escenas polémicas, tienen muy poco que ofrecer. “The Life and Death of a Porno Gang” tiene un gran guión y muy buenos actores; y en definitiva hay algo para contar: la vida de un grupo de marginales en un país destruido por la guerra.”

Pronto, la película comenzó a ser aceptada por diversos críticos en el 2010, pero debido al éxito rotundo que generó “A Serbian Film” ese mismo año, se eclipsó totalmente. El mundo, aún ahora, sigue hablando de la violenta y visceral filme de Srđan Spasojević, volviéndose un filme un tanto sobrevalorado.

Una lástima que se olviden de películas que ameritan ser mencionadas, pero que se opacan sólo por el arte del morbo y de la escandalosa violencia. Si amaste “A Serbian Film” y todo lo gráfico que habita en ella, dale una oportunidad a “The Life & Death of a Porno Gang”. Igual de visceral, pero con un telón de fondo más obscuro como atrevido. No te decepcionará. Lejos de ser efectista genera emociones extrañas, que susurran tras cada escena, una denuncia, pero también una develación de lo oculto. El cine de horror, la pornografía y el snuff se verán mezclados en lo que posiblemente sea una de las críticas sociales más impresionantes del Torture Porn.

“The Life & Death of a Porno Gang” damas y caballeros, no es otra tonta película Serbia.

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com