Policías agreden y detienen a activistas en Ciudad Serdán

Policías agreden y detienen a activistas en Ciudad Serdán

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

El supuesto militar vestido de civil le dijo a Erika que ya “los tenían hartos”, que ya “los tenían hasta la madre”. Que eran “los mismos de siempre”. El hombre con una credencial del Ejército Mexicano pero ninguna seña visible que lo identificara como elemento castrense le dijo a la activista de Ciudad Serdán que estaban hartos de que se metieran con su primo, el presidente municipal príista, Juan Navarro Rodríguez.

***

El lunes 4 de enero en el bulevar José María Morelos y Pavón en Ciudad Serdán, Puebla, se instaló un operativo de la policía municipal. Erika Brenes Juárez y su esposo Massiel Arellano, quienes iban a bordo de su vehículo, se dieron cuenta que los policías estaban extorsionando a las personas que cada ocho días van desde sus comunidades a comprar despensa a Ciudad Serdán. Brenes, abogada de profesión y reconocida activista ciudadana de ese municipio, empezó a filmar con su cámara las irregularidades de los elementos de seguridad pública.

“Nos damos cuenta de que no era una revisión de prevención sino que estaban extorsionando a las personas (…). Entonces al yo percatarme de esto de la extorsión saco mi cámara y los comienzo a grabar. En cuanto ellos se dan cuenta de que yo estaba grabando esa fue su molestia, que estaba grabando la extorsión, este, se pasan del lado del conductor y me indican que es una revisión que se tiene que parar”, relató Erika Brenes en entrevista.

Massiel Arellano le dijo a los policías que sí se iban a parar, mientras su esposa les pidió que mostraran el documento donde se especificara qué tipo de operativo estaban haciendo y la orden para revisar los vehículos. Pero lo que le enseñaron a la abogada no era un oficio, sino el reglamento de vialidad municipal. Erika Brenes explicó que en ese momento se apersonó el encargado del operativo: un hombre vestido de civil quien se identificó con una credencial del Ejército Mexicano como José Francisco Rodríguez Bautista, y dijo ser primo del actual presidente municipal de Ciudad Serdán, Juan Navarro.

Cuando la activista insistió en que les mostraran el oficio de comisión y les dijeran de qué se trataba el operativo, Rodríguez Bautista empezó a jalarle el volante a Massiel Arellano y ordenó a los policías que lo bajaran del vehículo. Los elementos de seguridad pública cumplieron la orden con violencia y se lo llevaron, mientras Rodríguez Bautista abría la puerta del lado del copiloto y le jalaba la cámara a la abogada. Erika Brenes dijo que “se hizo bolita” para proteger la cámara y en ese momento el sujeto golpeó su pómulo. Al verse rodeado salió del automóvil no sin antes descomponer la cámara de la activista. Mientras tanto, los hijos de la pareja, de dos y cuatro años de edad, eran testigos de los hechos. Cuando se llevaron a Massiel Arellano, uno de los pequeños gritó que el policía se estaba robando a su papá.

Erika Brenes lleva casi dos años realizando labores de activismo ciudadano junto con su suegro José Bernardo Arellano Zeferino; la labor de ambos es reconocida en el municipio por sus denuncias y seguimiento a irregularidades de la actual administración municipal.

La abogada fue a la comandancia y ahí descubrió que a su esposo, además de rasguños en la cara y un golpe en la quijada, le habían fracturado un brazo. Pero no fue sino hasta casi seis horas después –desde aproximadamente la una y media de la tarde hasta las ocho de la noche– que puedo tener atención médica, pues los policías no accedieron a llevar al médico legista para que lo revisara, y le dijeron a Erika que si quería ver a algún tipo de doctor tenían que firmar un convenio de que no iban a levantar cargos.

La activista decidió seguir el proceso y el matrimonio responsabilizó de cualquier cosa que les suceda a ellos o a sus familiares y seres queridos al edil Juan Navarro Rodríguez. Ya interpusieron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CDH) y varias organizaciones están al tanto de la agresión que sufrieron. 

Erika Brenes lleva casi dos años realizando labores de activismo ciudadano junto con su suegro José Bernardo Arellano Zeferino; la labor de ambos es reconocida en el municipio por sus denuncias y seguimiento a irregularidades de la actual administración municipal.

En entrevista la abogada dijo que su suegro y ella han “mostrado al pueblo las cosas que está haciendo mal el presidente municipal. Y esa es la molestia del presidente municipal, lo que nosotros le exigimos nada más es que trabaje bien para el pueblo y no para él.”

Desde enero de 2015 José Bernardo Arellano ha hecho públicas las amenazas del alcalde contra él, en su blog “El gritón digital”, y ha cuestionado a Navarro por el retraso de los pagos a sus trabajadores, abusos contra los empleados de su administración y la ciudadanía y amenazas a los reporteros encargados de cubrir la fuente de ayuntamiento.

Arellano también se amarró a un árbol de más de cien años de edad que el alcalde quería tirar sin los permisos correspondientes. La obra fue detenida luego de la protesta de Arellano, quien logró que finalmente Navarro fuera llamado a la Cámara de Senadores para explicar la tala de cientos de árboles para construir un canal abierto al lado de una barranca. La acción del activista reveló que la obra, iniciada en 2014, no tenía el Manifiesto de Impacto Ambiental ni los permisos de la Conagua.

El alcalde Juan Navarro se volvió famoso desde que se hizo público que posee un exótico zoológico con changos, camellos, avestruces, tigres y otras especies. En mayo de 2015 la Profepa aseguró 29 animales en el Rancho Dolores, propiedad del edil. Y el mismo lunes 4 de enero de este 2016, cuando fueron agredidos los activistas, fue atropellado un hipopótamo en el municipio de Ciudad Serdán, propiedad de la hermana del alcalde. El animal fue herido de muerte.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.