Pobre, la cultura de patentes en México: académicos

Pobre, la cultura de patentes en México: académicos

Financiamiento de empresas y gobierno para la investigación, indispensable para innovar y ser competitivos mundialmente; académica sugiere crear un organismo que, apoyando las funciones del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual, divulgue las nuevas tecnologías

Tomada de ucc.edu.ar
Tomada de ucc.edu.arpatente, 
Prensa Ibero

@PrensaIbero

Aunque el sistema de registro de patentes en México cumple con los estándares internacionales, existe una gran ignorancia sobre su importancia para el desarrollo, así como una grave falta de inversión en investigación, lo que no sólo rezaga al país, sino que promueve la fuga de cerebros.

Así lo señaló la maestra María Emilia Pinchetti, académica del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana y experta en derecho de la propiedad intelectual, quien aseguró que hay un gran desconocimiento de los empresarios mexicanos «en cuanto a proteger todo el producto de la mente».

Existe una notoria diferencia entre el número de patentes internacionales que se solicitan en México, provenientes de países como Estados Unidos, Japón, Alemania o Francia, con respecto a las solicitudes de patentes nacionales,  lo que contribuye a un “rezago del conocimiento tecnológico y técnico” en México, dijo la especialista.

Sumado a los aproximadamente 30 meses que el solicitante de una patente debe esperar para recibir el dictamen de su propuesta, cuando se demanda un derecho invadido por un tercero, los juicios tienden a ser lentos administrativamente ante la autoridad correspondiente, y lo son también después ante las instancias judiciales que conllevan al amparo, explicó la académica.

“Se piensa que es más importante registrar un dominio de Internet que una patente, cuando eso no ofrece protección alguna sobre el producto”
Santiago Corro, coordinador de la Incubadora de Empresas KIYO

Estos tiempos de espera son los que muchas veces disminuyen el interés de los nuevos emprendedores por registrar su creación, lo que a su vez se vuelve muy riesgoso, añadió el maestro Santiago Corro, coordinador de la Incubadora de Empresas KIYO, de la Universidad Iberoamericana, que cada semestre recibe propuestas de alumnos, egresados y emprendedores externos interesados en recibir asesoría de los expertos de la Ibero.

“Se piensa que es más importante registrar un dominio de Internet que una patente”, cuando eso no ofrece protección alguna sobre el producto, añadió el también académico del Departamento de Estudios Empresariales de esta casa de estudios.

Por ello, para incrementar la solicitud de patentes mexicanas es indispensable que exista un proceso de capacitación que aspire a lograr la competitividad en el mercado internacional, asimismo se requiere la modernización de la propiedad industrial, señaló la maestra, quien sugirió crear un organismo que, apoyando las funciones del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), se encargue de divulgar las nuevas tecnologías.

También recomendó incrementar cuanto antes el financiamiento del gobierno a la investigación, y que las universidades destinen más recursos a tener plataformas de nivel internacional, para evitar la fuga de cerebros, pues hoy las garantías que ofrece México en desarrollo de la innovación están muy por debajo de las que tienen los países desarrollados.

«Sin el apoyo del empresario y del gobierno para la investigación, difícilmente México avanzará en la innovación, y seguiremos otorgando patentes de empresas extranjeras», dijo.

A través de la orientación especializada y experiencia de los docentes que colaboran con la incubadora de la Ibero, ésta ayuda a los emprendedores a generar un plan de negocios formal que contemple desde una estructura y estrategias mercadológicas, financieras y de producción, hasta sugerir el diseño del empaque de sus productos que les permita vencer a su competencia e incluso enseñar a generar una franquicia.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.