«En Puebla no hay división de poderes»: Adán Xicale

«En Puebla no hay división de poderes»: Adán Xicale

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Adán y su hijo Paul Xicale fueron detenidos y encarcelados por oponerse a las obras del Parque Intermunicipal/ de las 7 culturas en los campos alrededor de la Pirámide de Cholula. Este lunes 30 de noviembre, después de un año y casi dos meses de estar en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de San Pedro Cholula, y varios avisos de que supuestamente ya obtendrían su libertad, finalmente dejaron las rejas y salieron a las ocho y media de la noche.

Josué Xicale, hijo de Adán y hermano de Paul, junto con los demás integrantes del movimiento Cholula Viva y Digna, formado a raíz de la defensa del territorio milenario, convocaron a acudir al juzgado penal de Cholula desde las diez de la mañana. La liberación habría podido ser casi inmediata, pues todos los documentos estaban listos, pero la mañana pasó sin noticias.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

Pasado el mediodía, los activistas informaron que lo único que faltaba era la firma del Secretario de Acuerdos de la Segunda Sala Penal en Ciudad Judicial, que sellara las copias y que las enviara al juzgado de Cholula. Josué dijo que no entendía qué estaba pasando ni por qué estaban retrasando el proceso, y al pedir razón a la Segunda Sala dijeron que no podían avisar nada por teléfono.

Al entrevistar a Miguel Hernández Corona, Secretario de Acuerdos, dijo que ellos desde el jueves habían enviado los documentos que acreditaban que el recurso de amparo había sido interpuesto de manera incorrecta. Achacó la responsabilidad al servicio de Correos de México y dijo que ellos no tenían nada más que ver en la situación. Sin embargo, la defensa de los Xicale aseguró que sólo era cuestión de que se entregaran esos documentos para que los presos políticos salieran libres.

Desde las dos de la tarde algunas personas ya comenzaban a reunirse afuera del Cereso, esperando el momento en que Adán y Paul Salieran. Pero no fue sino hasta después de las siete cuando las personas congregadas sumaban ya más de cien: familias enteras, gente con pancartas y un equipo de sonido. Después llegó Josué Xicale con los documentos faltantes, y fue recibido entre gritos y porras. Mientras tanto, una mujer pedía cooperación voluntaria para contratar a una banda de vientos que recibiera la libertad de los presos.

A las ocho y media de la noche por fin se abrieron las puertas del Cereso y los Xicale fueron recibidos entre confeti, la banda de vientos y gritos.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

Había tanta gente que no se podía caminar.

El primero en hablar fue Paul, con la voz quebrada, agradeciendo el apoyo de todos los presentes. Después tomó la palabra Adán, quien habló del mal actuar del Ministerio Público, de la nula independencia del Poder Judicial y de la destrucción del patrimonio.

“Se demuestra que en el estado de Puebla no hay división de poderes. Los poderes legislativo y judicial están sujetos a las decisiones de una sola persona. Y desde aquí acuso al poder judicial de que es instrumento de represión del gobernador del estado. (…) Y si sufrimos algún atentado no es de ningún particular, es de allá, de Casa Puebla vendría”.

Asimismo, retó públicamente al edil de San Andrés Cholula, Leoncio Paisano Arias (cuyo gobierno fue la parte acusadora que provocó el encarcelamiento), y reiteró que la lucha todavía no ha terminado, que seguirán defendiendo el territorio y las tradiciones que no son sólo de los cholultecas sino de todas las personas.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

Además de los activistas, académicos y más de cien ciudadanos de las Cholulas, llegó al Cereso el presidente municipal de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa, quien acompañó a los defensores del territorio durante sus discursos.

Cuando los ahora ex presos políticos terminaron de dar sus mensajes, se formó una caravana presidida por Adán y Paul, junto con la banda de vientos, que caminó desde el Cereso, cerca del zócalo de San Pedro, hasta el zócalo de San Andrés, donde ahora es la fiesta patronal. Entre la multitud que estaba en la feria, salía de misa de ocho o veía los fuegos artificiales, llegaron los activistas y entraron a la parroquia para darle gracias a la Virgen de los Remedios por su libertad, y para recordar que la lucha no ha terminado.

Así fue la historia desde el encarcelamiento:

 

4 COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.