El brillante día del hombre y el 25 de noviembre

El brillante día del hombre y el 25 de noviembre

Si te la dedico te indignas, porque “tú no eres machista”

Liz Ruiz

Lo confieso: alguna vez fui de extrema derecha. Cuando era adolescente era una devota católica que tomaba su religión como pretexto para juzgar a todo el mundo con sus prejuicios e ignorancia. Pensaba que los homosexuales no merecían respeto, que las que abortaban eran irresponsables y que las que sufrían violencia dentro de la pareja era por su culpa. Esas y muchas más joyas eran parte de mi pensamiento cotidiano que me hacían creer ingenuamente que era una persona  superior a quien no pensara como yo, no solo intelectualmente, sino también moralmente. ¡Vaya! ¡Yo no sé cómo no me daban un premio!

hombres maltratadosjpgPor eso, ahora puedo empatizar con todas aquellas personas que dicen estas aberraciones. Ya no está de moda decir abiertamente que nos dan asco los homosexuales, desearles la muerte a las trabajadoras del sexo comercial (“prostitutas”) ni pegarles a las mujeres. Por eso ahora utilizamos un lenguaje elegante y políticamente correcto con un contenido igual de ignorante que sigue justificando y minimizando la violencia.

Este miércoles 25 de noviembre fue el día mundial de la erradicación de la violencia contra la mujer. Cualquiera dirá para quedar bien que a las mujeres ni con el pétalo de una rosa, pero son los mismos que a fuerza quieren celebrar el día del hombre. Estos son también quienes dicen “yo no soy machista, a mí me educó una madre soltera” (¡Ah! ¡No sabía que ese es el antídoto contra el machismo!). Otro me ha comentado “Yo no soy machista, la mujer es lo más lindo del mundo” (Ha de componerle sus canciones a Vicente Fernández). Uno más de mis desafortunados cuates me dijo “Ah, sí, que solo se vale el día de la mujer” (No, mejor tú que no trabajas género dime cómo entenderlo porque has de saber más del tema). Y como ya no aguanto el asco, decidí dos cosas:

  • Impartir una serie de talleres sobre machismo para “no machistas” durante 2016.
  • Explicar un poco sobre la situación de las mujeres en esta columna, que ahí les va:

La sociedad no es horizontal. Estamos organizadxs en jerarquías. No goza de los mismos derechos una mujer que un hombre, una persona indígena que una urbana, una que no tiene piernas que una que sí. Hay personas que pertenecemos a grupos más vulnerables a la discriminación y al abuso. Existen estas diferencias quieras o no, lo sepas o no, lo aceptes o no. ¿Por qué? Porque el hecho de que te críe tu mami soltera o de que “trates igualito a todo mundo” no desaparece las estructuras sociales, políticas y económicas que existen más allá de ti. Pa´ pronto: tú no eres el mundo.

Las mujeres somos un grupo discriminado. Los hombres no. Para que un hombre sea vulnerable a la discriminación necesita pertenecer a su vez a otro grupo, que sí sea vulnerable. Las mujeres somos grupo vulnerable nomás por serlo. ¿Por qué? Porque desde hace unos tres mil años se instauró la supremacía del hombre sobre la mujer y hasta la fecha continúa. Ejemplos claros de desigualdad hay en todas las áreas de la sociedad: desde las labores domésticas hasta la riqueza mundial. No estamos en igualdad de condiciones, y por eso velamos por favorecer a las mujeres para equilibrar el mundo. Por esto, la desigualdad entre hombres y mujeres no ha desaparecido.

se trata de míNo es aceptable decir “feminazi” ni burlarte del feminismo. Una conocida campaña para frenar los derechos que va adquiriendo un grupo vulnerable es desprestigiarlo. Se ha hecho durante siglos: así se instauró el nazismo en Europa, desprestigiando a la comunidad judía; así se intentaba frenar los derechos de la comunidad negra en Estados Unidos; así se ha hecho con las personas no heterosexuales y por lo visto se está haciendo ahorita con las mujeres. Y al burlarte de las feministas no eres gracioso, más bien eres violentx e ignorante. Gracias.

No es necesario un día del hombre porque no lo necesitan, gozan de todas las ventajas y privilegios sobre las mujeres.

El feminismo no se ocupa de lo que sufren los hombres. Y tampoco te plancha las camisas. Ya hay grupos de hombres reivindicándose como tales para dejar de ser violentos, no para reclamarles a las mujeres por qué no les resuelven su vida. Si de verdad te interesa el tema, úneteles y trabájate.

Y ante todo esto ¿qué puedo hacer? Puedes desarrollar tus sentimientos de solidaridad y compasión. Hay mucha gente luchando por los derechos propios y ajenos. Tú puedes ser unx de ellxs y hacer algo significativamente positivo por la humanidad. Ahora, si no te convence eso de los derechos humanos, te da flojera o no le entiendes, también se vale guardar silencio y decir “yo de eso no sé”. Pero al ser cómplice y soldado de una campaña antiderechos de las mujeres también eres cómplice de los feminicidios, la brecha salarial y las violaciones. ¿Por qué? Porque estás estorbándole a la justicia y la igualdad.

Nos leemos en 15 días, pero si me extrañan pueden leer aquí mis demás alegatos feministas.

Soy psicoterapeuta y sexóloga de Puebla, y presido el Colectivo Equilátera A.C. de educación sexual y educación para la paz. (Por si te interesan mis servicios o quieres amenazarme de muerte por feminista, este es mi Facebook).

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.