Gobierno Fácil, abriendo los datos a los ciudadanos

Gobierno Fácil, abriendo los datos a los ciudadanos

Foto: Ibero Prensa
Foto: Ibero Prensa
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Gobierno Abierto y Datos Abiertos son dos conceptos que en los últimos meses –años si se quiere, aunque no demasiados— han comenzado a sonar primero en algunos círculos políticos y luego en medios de comunicación, y se refiere básicamente a la posibilidad tecnológica de que la ciudadanía interactúe y forme parte de las decisiones de gobierno, o que pueda mirar y trabajar con la información que los gobiernos generan.

Hugo Osorio y Boris Cuapio, dos diseñadores egresados de la Udlap que un día decidieron tratar de entender y aprender de manera autodidacta de programación, trabajan desde hace unos años con esos dos conceptos para crear aplicaciones lo mismo para empresas privadas que para iniciativas gubernamentales –algunas fallidas–, y a la par para poner en la mano de los ciudadanos información que si bien está disponible en internet no siempre es fácil llegar a ella.

Porque, como planteó Lilia Vélez, directora del Departamento de Humanidades de la Universidad Iberoamericana Puebla, durante la conferencia “Datos abiertos e innovación cívica” que impartieron Boris y Hugo, los datos abiertos son una herramienta de los ciudadanos. Y son datos que, para empezar, todos y todas hemos pagado con nuestros impuestos.

En la conferencia los dos “geeks de los datos” que hoy trabajan con el nombre de “Gobierno Fácil”, que no sólo se trata de tener acceso a una computadora y saber donde buscar la información que generan las instituciones de gobierno –incluidas en ese concepto los entes autónomos con el Instituto Nacional Electoral, por poner un ejemplo–, sino que esa información esté publicada en formatos abiertos que permitan su manipulación para poder extraer de ahí conocimiento, y que pueda ser visualizada para ayudar a su comprensión no solo para expertos sino para cualquier mortal.

Foto: Ibero Prensa
Foto: Ibero Prensa

Y eso es en lo que Hugo y Boris hacen, le rascan a los datos públicos para explicar situaciones. Sobre el tema Hugo explicó que los datos abiertos son básicamente información que libera el gobierno y sirven para revisar lo que hacen las autoridades con el dinero público, ver índices de pobreza, delincuencia, accesibilidad, por ejemplo, y que mediante el cruce de datos permite saber si los programas gubernamentales están funcionando o no.

El equipo de Gobierno Fácil tiene varios proyectos de visualización en su página de internet, como el sitio Ramo23.com, que analiza los recursos etiquetados que otorga el gobierno federal a las entidades, que muchas veces, dijo Hugo, “terminan en moches. Yo te doy tanto pero me quedo con tanto y vamos a hacerle otro piso a ese puente”.

Una de las características de la información en Ramo23, que filtra información del Presupuesto de Egresos de la federación y permite conocer municipio por municipio cuando dinero de esa partida se destina a los gobiernos locales, es que se puede imprimir. ¿Y esto para qué? Para los millones de personas que no tienen acceso a internet. Gobierno Fácil ya ha repartido las hojas con las visualizaciones en varios lugares, para que la gente se entere.

Boris explicó que para pedir información hay un proceso accesible a todos los ciudadanos, que inicia en la dependencia a la que se le hace la solicitud. Si ésta no responde se puede acudir al Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) o la Comisión de Acceso a la Información Pública (CAIP) si se trata de información estatal, y si no ampararse con un juez del Poder Judicial. La última palabra la tiene la Auditoría Superior de la Federación, (ASF) que es la única con la facultad de poder sancionar a un funcionario por negarse a dar información pública. Sin embargo, hasta la fecha la ASF no ha emitido ningún castigo. El INAI dice que esto no es grave, pues según ellos se han respondido 97% de las peticiones de información.

Los datos abiertos en Puebla

Boris y Hugo tienen varios trabajos de visualización con datos de Puebla. En este momento tienen uno en proceso sobre la incidencia de muertes por accidentes viales en Puebla.

La idea surgió hace un par de semanas, durante un Creatón, en el cual un funcionario del Instituto Municipal de Planeación Municipal Puebla (Implan) dijo que las muertes en el Periférico habían bajado de 11 a sólo una, a partir de la instalación de cámaras de fotomulta. Hugo le preguntó por los datos y el funcionario no contestó, pero el Implan dijo que los tenía la Secretaría de Transporte. Entonces hicieron una solicitud de información. La fecha límite para que les respondan es a finales de esta semana, y por ahora están trabajando con información de víctimas mortales en accidentes automovilísticos. El resultado de lo que han trabajado y analizado, apunta a que la teoría de que las muertes en accidentes viales descendieron después de la implementación de la fotomulta podría ser fallida, pues los datos con los que cuentan apuntan a un incremento.

Visualización sobre las denuncias de personas desaparecidas en Puebla en el 2014 realizado por GobiernoFácil.com
Visualización sobre las denuncias de personas desaparecidas en Puebla en el 2014 realizado por GobiernoFácil.com

Otra de las herramientas que hicieron, con información proporcionada por Lado B, es una visualización de la tasa de personas desaparecidas en la entidad, que está en aumento. Hugo dijo que es preocupante la situación de la ciudad de Puebla, que por el porcentaje de población queda muy maquillado, pero está un poco alto.

A través del trabajo con los datos abiertos han encontrado también una situación alarmante en el municipio de Tepeaca, tanto por las desapariciones como en otra visualización de robo de combustible en la entidad, también hecha con datos compartidos por este portal.

“Es evidente que (en Tepeaca) está ocurriendo algo. Hay soldados en las esquinas, los soldados van todos estresados, hay un lugar donde se están llevando todas las camionetas que decomisan (…)”, dijo Hugo hablando de una reciente visita al municipio.

Por su parte, Hugo trabajó una visualización con el cambio de placas en todo el estado, donde se ve que la mayoría de las personas tuvieron que viajar mucho para ir a los pocos centros de canje ubicados en algunas partes del estado. Boris encontró el caso de quienes tuvieron que transportarse ocho horas de ida y ocho horas de regreso para poder hacer el trámite. Añadió que el dato más impactante y triste que encontraron es que en Puebla hay como 20 de los 217 municipios que tienen un índice de desarrollo humano menor a la República del Congo, en África.

Al conocer esos datos se preguntaron que cómo es posible que en una entidad con una capital como Puebla, donde en ciertas zonas se ven obras y derroches de riqueza, pueda estar combinado con lugares donde se vive peor que en el Congo.

También trabajaron un mapa del Distrito electoral 5, con cabecera en San Martín Texmelucan, la 3a ciudad más grande del estado y donde Boris vive. Le agregaron los datos del Índice de Desarrollo Humano, “y puedes ver cómo por abajo del índice de desarrollo humano promedio votaron por el PRI”, explicó Hugo. La idea es que se haga lo mismo con otros distritos electorales, pero aún no hay fecha.

Y el trabajo que se hizo específicamente del Distrito 5 será impreso dos mil veces a hojas doble carta y distribuido en San Martín Texmelucan.

“La idea es que la gente tome conciencia de lo que está ocurriendo en el distrito. Qué tanto nos afecta que por ejemplo el municipio de San Nicolás de Los Ranchos esté en pobreza, para tratar de mejorar eso”, agregó.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.