A la *&$%! con los zombies, ¡Vuelven las comedias de horror con...

A la *&$%! con los zombies, ¡Vuelven las comedias de horror con zombies!

Héctor Jesús Cristino Lucas

Los zombies. Esos seres tambaleantes, putrefactos y con un hambre de cerebros que nunca se sacia. ¿Quién no ama a estas cosas? Hoy en día están en cualquier lado. Los vemos en los videojuegos con “Plantas vs Zombies”, en la televisión con “The Walking Dead” o en el anime con “High School Of The Dead”. Hoy en día se han vuelto trending topic y no importa de qué filtro intelectual hayan venido, sea Lucio Fulci, George A. Romero, Edgar Wright, Tommy Wirkola o hasta Peter Jackson, debemos entender que los zombies son el monstruo representativo de este mundo posmoderno que además, oculta entre su gore y vísceras grandes críticas sociales o trasfondos políticos.

Aunque actualmente es difícil encontrar buenas películas de este subgénero iniciado por Romero. Tenemos, por ejemplo, adaptaciones que se deslindan de la propiedad intelectual para crear bodrios que poco o nada tienen que ver con el producto original. Tal es el caso del libro “World War Z” de Max Brooks llevado a la pantalla grande, cuyo único atractivo publicitario se resume ennun nombre: Brad Pitt. O franquicias que iniciaron tan mal y terminaron aún peor gracias a sus terribles adaptaciones de videojuegos, como la saga “Resident Evil” de la cual, incluso, su séptima y última parte la tendremos ya para el 2017. En serio, ¿pero qué hicieron con esta saga?

¿Y qué hay de aquellas que tras la fastidiosa moda de adaptar Bet-Sellers juveniles, “románticos” y empalagosos, optan por transformar a las criaturas míticas del horror en seres atractivos y hasta embellecedores? Por supuesto que el caso “Twiling” encabeza la lista, sin embargo, el paralelo de los vampiros a la moda zombie tendría que ver con una película, también adaptada de una novela juvenil del 2013: “Warm Bodies”. Una especie de alegoría descafeinada a lo Shakespeare, pues emula con estos seres una especie de “Romeo y Julieta”. Sin embargo esta película no es más que una fastidiosa historia de amor que inserta comedia absurda y hasta ridícula.

La comedia y el horror nunca han sido géneros independientes unos con otros. Siempre ha habido grandes filmes que manejan esta combinación de forma perfecta. Dan O’Bannon nos dio muestra de ello en 1985 con su divertidísima “Return Of The Living Dead”, y por supuesto, cómo olvidar al inigualable Peter Jackson con su hilarante y violenta “Braindead” en el 93. Ambas como el punto de quiebre entre los filmes serios de horror con zombies, que Romero y Fulci habían elevado en popularidad por allá de los 60s y transcurso de los 70s. Eran propuestas desinhibidas que no temían a la crítica o a la censura, capaces de mostrar todo lo que hoy en día difícilmente se podría hacer.

Pero siempre hay excepciones. En el 2004, el británico Edgar Wright nos traería un homenaje exhaustivo al cine de horror con zombies, lleno de referencias y una comedia tan maliciosa que llegó a convertirse en un clásico contemporáneo y hasta referente. Una película que abriría paso a la tan famosa “Trilogía del Cornetto”, con el queridísimo dúo invencible Simon Pegg y Nick Frost. Por supuesto que estamos hablando de “Shaun Of The Dead”, posiblemente una de las comedias con muertos vivientes más hilarantes y excelentes que hayamos tenido en todo el Siglo XXI. Tanto así que inspiraría a Romero a seguir creando más películas, como lo fue “Land of the dead”.

¿Y cómo olvidar, en el 2009, el film independiente de Tommy Wirkola? Un noruego que de la noche a la mañana añadió un eslabón tan original para este subgénero con la grotesca “Dead Snow” y sus temidos zombies nazis. El excelente trabajo de comedia y gore hacían recordar a grandes pioneros del género desde Peter Jackson hasta Sam Raimi. Y tan popular se volvió esta película que para el 2014 se estaría estrenando su respectiva secuela: “Dead Snow 2: Red Vs Dead”, que fue aún mejor que la primera parte. Conocimos el talento de Wirkola y además, que el cine de muertos vivientes no se reducía sólo en bodrios tipo “Resident Evil” o “World War Z”.

En pleno 2015, las comedias de horror con zombies continúan vigentes. Y ahora toca el turno de Christopher B. Landon en traernos una de las últimas propuestas de este subgénero. Una que posiblemente nos hará reivindicarnos con los zombies por todo lo malo que hemos visto últimamente.

“A la *&$%! con los zombies” es una de esas rarezas en materia de muertos vivientes que son opacadas por grandes películas de Hollywood. Y bueno, como ésta hay muchas. Porque, ¿quién ha oído hablar realmente de las grandiosas “Stalled” de Christian James, “The Dead” de Howard J. Ford o “The Returned” de Manuel Carballo? Grandiosas películas de zombies que jamás vieron su estreno en México y que en cambio sólo llegaron al mercado doméstico. Algo así como ocurrió con la más reciente adaptación que tuvo un videojuego a cine: “Dead Rising: Watchtower” de Zach Lipovsky, que no fue mala, fue excelente. Pero claro, ésta casi nadie la vio.

El más reciente trabajo de Christopher B. Landon, entonces, podría ser opacado repentinamente por “Cooties”. Otra película de comedia con zombies de este mismo año que toma prestado algunos rostros conocidos como los de Elijah Wood o Rainn Wilson para elevar el marketing y la Serie B. Pero “A la *&$%! con los zombies” no es más que un experimento, pequeño pero significativo de lo que era el buen cine de esta clase. Donde se podía mostrar mucho sin importar la molesta censura, utilizando violencia, gore y hasta situaciones eróticas innecesarias, como en “Return Of The Living Dead”, pero sin dejar de ser hilarantemente cómico, como en “Braindead”.

Esta película es, entonces, la muestra clara de que los zombies aún no se han desgastado. La muestra clara de que aún no se han vuelto clichés. Y que las actuales comedias horroríficas que usan a estas criaturas, lejos de inmensas decepciones tipo “Warm Bodies”, pueden llegar a ser dignos legados de clásicos insuperables. Si a “Stalled” de Christian James se le consideró la perfecta sucesora de “Shaun of the dead”, el trabajo de Landon sería entonces el paralelo correcto de “Zombieland”. Porque sí, estamos frente a un film que tiene una comedia tan enfermizamente similar, que como aquella cinta donde vimos a Bill Murray ser asesinado, se burla de la cultura pop actual.

El monstruo de Romero ha sido utilizado para recrear diversas críticas sociales y políticas que han funcionado a la perfección. “Nigh Of The Living Dead” protestaba contra el racismo y “Dawn Of The Dead” contra el consumismo. La formula ahora, es recrear estas mismas críticas pero mediante la burla usando comedia rocambolesca.

“A la *&$%! con los zombies” no pretende abrirse paso entre la interminable lista de películas que caen en el cliché absoluto. No es revolucionaria ni mucho menos. Estamos hablando simplemente de una divertida cinta que nos hará revivir la nostalgia de las comedias con zombies. Y eso lo vemos tras cada guiño que el film logra recrear. Un poco de “Braindead” y sus sangrientas escenas de mutilación dentro de una fiesta. Otro tanto de “Evil Dead” con las técnicas de dirección que habría de implantar Sam Raimi allá por el 82 y un montón de Romero por todas partes. Además del erotismo que pretende ser tan grotesco como hilarante, muy al estilo de “Re-animator”.

Si bien algunos de sus chistes resultan un tanto agringados, nos alcanzan a la perfección tal y como lo hizo “Zombieland”. Porque queramos o no, vivimos inmersos en el actual mundo a la carta, en el actual mundo globalizado donde la tecnología conspira para hacernos perder la capacidad de asombro. Y donde los avances de la ciencia, como aquí puede ser mostrado de forma cómica, nos acercan cada vez más a una inminente extinción. Así como nos avisa el Reloj del Apocalipsis que a este año llegó a tres minutos antes del fin. ¿Por qué no tomar tantas problemáticas actuales y transformarlas en una avalancha de comedia y gore hasta más no poder?

Elogio sin lugar a dudas sus imponentes efectos a la vieja escuela que se atreven a ser viscerales y hasta enfermizos. La comedia, de vez en cuando políticamente incorrecta nos hace dejar de cuestionarnos en el argumento que maneja. Es jugar al film actual, donde poco o nada nos retiene a este mundo. Sin visión, sin postura. Las actuales películas de comedia con zombies, hacen precisamente eso. Una burla a la cotidianidad, a la monotonía, al posmodernismo insaciable que nos domina. Codeándose incluso entre matices apocalípticos que hoy en día no hacen más que hacer juego tras tantas guerras y conflictos políticos.

Así lo hizo “Shaun of the Dead”, así lo hace ahora el nuevo film de Christopher Landon. Sin embargo, lo único que pudiera ser negativo es la inconsistencia argumentativa. De momentos se pierde el dinamismo y caemos en una película que se pausa abruptamente. Que quizás tarde en arrancar, pero cuando muestra lo que todos buscábamos, no hay decepción alguna.

“A la *&$%! con los zombies” es una de esas películas de las que ya casi no hay. Donde los zombies vuelven a ser el centro de atención como crítica social. Donde los fanáticos del subgénero encontrarán, aquello por lo cual se habían enamorado de estos seres. Si eres de los que ama los banquetes de gore y vísceras no te vayas a perder por nada del mundo la nueva apuesta de Christopher B. Landon, y que ahora podrás disfrutar en pantalla grande. Una película que de hecho, estuvo también entre las tantas opciones del Mórbido Film Fest de este año. Si te la perdiste, ahora puedes reivindicarte. Llegaron los Scouts, los únicos que pueden salvar al mundo.

Alégrense, ¡vuelven las comedias de horror con zombies!

Sinopsis:

Tres boy scouts, amigos de toda la vida unen fuerzas con una mesera ruda para volverse el equipo de héroes menos esperado. Cuando su pacífico pueblo es devastado por una invasión zombi, pelean por la placa que han defendido toda su vida y ponen sus habilidades de scout para salvar a la humanidad de los no muertos.

Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.