Comunidades nahuas y totonacas reiteran oposición a proyecto hidroeléctrico
Indígenas temen que les intenten fabricar delitos para encarcelarlos, como ha pasado con los opositores a las políticas gubernamentales en este sexenio
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
28 de octubre, 2015
Comparte
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

San Felipe Tepatlán es un municipio que está a cinco horas de la capital de Puebla. Para llegar se acaba la carretera y sólo hay un camino de piedras. Está tan enclavado en la Sierra que ya no hace frío sino un calor húmedo que sale del río Ajajalpan. Justo ahí, la empresa Comexhidro quiere construir una planta hidroeléctrica, utilizando toda la fuerza del río y, denuncian los habitantes, devastando la riqueza natural de la zona.

Las comunidades totonacas y nahuas de la región llevan meses oponiéndose a la construcción de la hidroeléctrica: alrededor del 85% no quiere que se realice el proyecto en la cuenca del río Ajajalpan. De ahí nació la Organización Tutunakú-Nahua en Defensa del Territorio, de cuyos integrantes un comité estuvo este miércoles en la ciudad de Puebla para denunciar más hostigamientos, y recordar que no van a dejar que se instale el proyecto.

ph-puebla-mexico2

Tomada de hidroproyectos.com

Comexhidro ha actuado en conjunto con las autoridades sin respetar la ley, principalmente en el tema de la consulta a los pueblos indígenas, determinada en el convenio 169 de la OIT.

Los pobladores denunciaron que el proceso de consulta, coordinado por la Secretaría de Energía (Sener) y en el que participa también la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) junto con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), ha sido simulada.

Las autoridades no han ido a todas las comunidades afectadas, y tampoco ha existido la presencia obligada de traductores, pues una buena parte de los habitantes que no habla español.

Diana Pérez, abogada que acompaña el caso de los opositores, explicó que la consulta debe hacerse con la conformación de un órgano técnico de la CDI, la Semarnat y representantes de tres municipios: Ahuacatlán, Tepatlán y Tlapacoyan. Pero todas las reuniones que se han hecho para dar a conocer el proyecto han sido en casas privadas y con poca asistencia, incluso explicó que hay actas que se han levantado con la asistencia de solo diez personas. 

Durante una visita a San Felipe Tepatlán a mediados de septiembre, Valente Díaz, del Comité en Defensa del Territorio, contó que las reuniones de la empresa y autoridades se han hecho con muy pocas personas y a puerta cerrada, y se ha pedido que se firme un documento al entrar. La empresa no ha hecho asambleas masivas públicas y no ha explicado concretamente lo que va a pasar, nunca habla de las posibles consecuencias y sólo dice que la hidroeléctrica traerá trabajo.

A los habitantes les han mentido: al principio dijeron que se utilizarían sólo 7 hectáreas, y ahora son 42 hectáreas las que ocupará la presa. Inicialmente dijeron que la presa sería de 36 MegaWatts, y ahora es de 64, del doble de poder. Los pobladores se dieron cuenta que desde el principio les mintieron, diciéndoles que sería una “minihidroeléctrica”, pero con las nuevas dimensiones vieron que no era cierto.

[quote_box_left]PLANTA DE GENERACIÓN
El proyecto de Puebla es una central con una presa de 37m que permite aprovechar de 10,5 m3/s de agua a través de un túnel en carga de 4450m y de una conducción forzada de 650 m de longitud y 2,3 m de diámetro. El proyecto lleva una chimenea de equilibrio y una central con 2 turbinas pelton iguales de 30MW cada una. La energía se reparte después entre 2 puntos diferentes de conexión a la red.
Fuente: Hidroporyectos.com[/quote_box_left]

El principal problema ha sido la división de las comunidades, las divisiones entre familias y vecinos. Y aunque el presidente municipal Ramón Dávila Santos dijo que estaría del lado de la mayoría, ha demostrado su inclinación por la empresa con el despido de aproximadamente seis personas que trabajaban en el ayuntamiento y estaban en contra del proyecto.

Los opositores organizados denunciaron amenazas por parte de la empresa: están enterados por rumores de que quieren fabricarles delitos, acusándolos de amenazar de muerte a personal de Comexhidro, lo que dijeron  es falso.

Los representantes de las comunidades de Ahaucatlán, Bienvenido, Tepatlán, Jopala, Tlapacoya, Olintla, Tepango, Amixtlán, Zoquiapa, Huehuetla, Cuatepalcatla, Zongozotla, Xochicuautla, Pachoc, Altica, África y Rancho Nuevo dijeron que tienen son tres los aspectos que más les preocupan:

  • Primero, el que la empresa, en colusión con las autoridades de los tres niveles de gobierno pretenda hacer ver que hay un problema intercomunitario, cuando realmente no lo es, pues es su intromisión la que ha generado ciertas divisiones internas.
  • Segundo, que Comexhidro se ha encargado de dividir y sabotear los eventos, incluso los propios, para evitar que se lleguen a acuerdos comunes.
  • Tercero, la fabricación de delitos y la criminalización de los luchadores sociales –cosa que ocurre a nivel nacional–.

En la rueda de prensa informaron que ya están en contacto con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que está al tanto del caso, y quedaron en tener los canales abiertos para darles más información de cómo se va desarrollando el tema.

Valente Díaz dijo que viajaron a la ciudad de Puebla para hacer pública una vez más la situación que se vive en la región y reiterar el rechazo al proyecto, para que su voz se escuche y se sepa que defenderán el territorio. “Ha habido mucha división en los pueblos, realmente nos preocupa, por eso llegamos hasta acá, para que se nos respeten nuestros Derechos como Pueblos Indígenas”.

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”