Una probada de cómic hecho en Puebla
Beatrix G. de Velasco y Conejo Muerto preparan una antología que busca construir un panorama de esta disciplina, crear públicos y mostrar talentos
Por Ámbar Barrera @astrobruja_
20 de septiembre, 2015
Comparte
Cortesía

Cortesía

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

Los mejores años del cómic mexicano ocurrieron en la década de los 40 con la publicación de Memín Pinguín y La Familia Burrón y a mediados de los 80, la televisión, los videojuegos y el cómic importado desde Estados Unidos y Japón arrinconan dramáticamente a las producciones gráficas nacionales.

En Puebla, Ángel Chánez, también conocido como Conejo Muerto o Capitán Tsunami, recuerda que a mediados de los 90 él ya dibujaba cómic para el suplemento cultural Los Subterráneos, y Beatrix G. de Velasco, diseñadora e ilustradora, cuenta que hace tiempo escribió un artículo sobre la historia del cómic en Puebla, y en su investigación se encontró con que en la hemeroteca, las revistas donde podía encontrar algún antecedente se llenaron de moho y terminaron en la basura.

–Sabemos que en Puebla existe el cómic pero no sabemos dónde está, no es visible, no hay un documento que puedas consultar y te diga esto y esto… no –dice Beatrix en entrevista para Lado B.

Desde hace un poco más de 3 años Beatrix y Conejo Muerto, en una plática de café, pusieron sobre la mesa su serio interés en realizar una compilación que no existía y era necesaria sobre el trabajo de cómic que se realizaba en Puebla. Como cuenta Beatrix, lo comenzaron como una idea romántica que parecía fácil de realizar.

Tenían muy claro que querían que fuera un impreso, aunque faltaba convocar a los artistas participantes. La primera convocatoria que lanzaron fue abierta y esperaban la participación de muchos colegas, sin embargo no funcionó.

Los requisitos eran pocos: obra inédita, tema libre y algunas condiciones sobre el formato, pero les mandaron cosas que ya habían publicado en otros lugares o en formatos diferentes a los que solicitaban.

Hicieron una segunda convocatoria en la que decidieron hacer invitaciones más personales y así se conformó un grupo de 9 artistas para trabajar en la antología.

[pull_quote_right]A mí me da la impresión de que cuando lo vean ya impreso, aquellos que no quisieron participar o los que no creyeron en él verán que sí era en serio y que ya deberíamos quitarnos el ego. Siempre hago la burla en Puebla de que la nube que existe, que opaca y que oprime no es la ceniza del Popo, sino la nube del ego que no nos deja trabajar como creadores. Este ejercicio es un encuentro bien chingón para raspar el ego y para que sea un detonador y la banda se aplique[/pull_quote_right]

–Yo siempre hago el chiste que como la canción de los perritos, de 20, 25, sólo se quedaron 9 –dice Conejo Muerto a Lado B–. Nos interesaba que fuera plural. Sí es incluyente, hay muchos géneros. Inicialmente era pura imagen, puro dibujo, pero pasándolo a ojos que nos dieran su punto de vista, resultaba que le hacían falta conectores.

Esos 9 artistas son: David Espinosa, Mr. Power, Eme de Armario, Klosx Comics, Alejandra Gámez, Alex Parada, Beatrix, Fernando Figueraz y Conejo Muerto. Además, también se incluyen algunos artistas invitados (que realizan su trabajo fuera de Puebla) como Daniel Goiz, Blue Cafeteria, Ostos Sabugal y Viruz Visal.

–De alguna manera todos los estilos son bien distintos –dice Conejo Muerto–. El trabajo de Alex Parada es más de cartoon ligero contra otra chamba como la de Fernando Figueraz, que es bien oscurote y toca temas de la muerte y el dibujo es realista. Entonces conectar esos dos era muy complejo.

Lo que hicieron fue usar el personaje de la Peyotina de Beatrix y el de Conejo Pepito de Conejo Muerto para conectar y presentar a los autores.

–Cada artista muestra 5 páginas de obra con su presentación personal, su biografía, sus datos de contacto y un autorretrato.

Tanto Beatrix como Conejo consideran que es un libro muy completo, pues también contiene algunos textos interesantes sobre la historia del cómic, una gran aportación y un plus al trabajo de recolección de la gráfica narrativa.

–Ulises Vázquez de la Comicteca de la BUAP se echa un artículo bien interesante de ese espacio que es el único especializado en cómic en México dentro de una biblioteca pública –dice el Conejo.

Además cuentan con otros textos sobre el cómic independiente y el undergraund poblano a finales de los 90 y principios del 2000.

–Queremos dar un espectro de que está pasando aquí. Pensando mucho en el lector, que no sólo sea algo que le divierta leer, que también lo informe –dice Beatrix.

Gerardo Sifuentes, Jesús Navarro, Aldo Bonanni, Ulises Vázquez, Daniel Goiz, Carlos Ostos, Virus Visal y Annie Blue Cafeteria son quienes colaboran con textos para la antología.

Cortesía

Cortesía

Hecho en Puebla

El nombre oficial del material es “Hecho en Puebla. Antología de cómic poblano”, su diseño ya está listo, cuenta con 120 páginas entre las imágenes y el texto. Fue concebido para imprimirse en blanco y negro en interiores y a color en la portada y contraportada, además de incluir un póster de regalo.

Antes de la impresión, una de las principales preocupaciones de Beatrix y Conejo Muerto era la distribución, pues no vale la pena tener mil ejemplares guardados en una casa, pero incluso ese problema ha quedado resuelto pues consiguieron algunos lugares para distribuirlo en el Distrito Federal y en Puebla.

–El proyecto nos costó tres años pero estamos ansiosos de que salga porque va a ser un buen antecedente en Puebla. Si lo ves de fuera, es un documento para quien le lata el tema, y tenga al menos un punto de partida –dice Conejo Muerto.

–Hay mucho interés en el tema pero no saben por dónde empezar o dónde buscar y la antología está pensada para ayudar con eso –agrega por su parte Beatrix.

Para su impresión, Beatrix y Conejo Muerto esperan una pronta respuesta por parte de la BUAP, con quien llevan un par de meses trabajando en algunas correcciones y pueda presentarse al público, esperan, a finales de este año o principios del siguiente.

–A mí me da la impresión de que cuando lo vean ya impreso, aquellos que no quisieron participar o los que no creyeron en él verán que sí era en serio y que ya deberíamos quitarnos el ego. Siempre hago la burla en Puebla de que la nube que existe, que opaca y que oprime no es la ceniza del Popo, sino la nube del ego que no nos deja trabajar como creadores. Este ejercicio es un encuentro bien chingón para raspar el ego y para que sea un detonador y la banda se aplique –dice el Conejo.

La escena del cómic en Puebla

En los tres años que Beatrix y Conejo muerto llevan organizando y editando “Hecho en Puebla. Antología de cómic poblano”, además del tiempo de experiencia como creadores y como docentes, se han dado cuenta que la escena del cómic en Puebla se encuentra con muchas dificultades.

–De unos años a la fecha me doy cuenta que está creciendo mucho la ilustración en Puebla –dice Conejo Muerto–. Viene gente bien talentosa a proponer y sobre todo ya hay más lugares para tallerearlo, pero lamentablemente la banda no se toma en serio las cosas.

En la antología, Conejo Muerto se encargó de presentar las conclusiones y considera que las abordó de manera sarcástica y burlona.

–Hay una gran diferencia entre dedicarse al arte o a hacer las cosas por hobbie o hacerlo de manera profesional. Es curioso porque al menos la generación que anda entre los 30 y 40 son los más pinches flojos. Nos costó mucho que hicieran cosas desde un escaneado a un número de dpi y que nos entregaran en fechas. La banda más joven son los más puntuales y los que saben de las cuestiones técnicas y prácticas.

[pull_quote_right]Siento que en Puebla están sucediendo cosas interesantes. Por aquí crecen lugares, se reproducen pero mueren de manera bien prematura. Hay mucho movimiento pero no hay mucha permanencia[/pull_quote_right]

–El cómic en puebla existe pero no es visible porque todo esta desarticulado ¿Por qué? El mayor problema que yo veo en la mayoría de los casos es la falta de profesionalización. La gente no se toma en serio su trabajo –lamenta Beatrix.

Ambos coinciden en que las nuevas generaciones, personas entre los 20 y 30 años ya están mucho más comprometidos como creadores de cómic o ilustración mientras que otros se niegan a compartir su trabajo con sus colegas por cuestiones personales.

–Siento que en Puebla están sucediendo cosas interesantes. Por aquí crecen lugares, se reproducen pero mueren de manera bien prematura. Hay mucho movimiento pero no hay mucha permanencia – reflexiona Conejo Muerto.

A partir de esa observación también dice que espera que en el futuro se realice un segundo y un tercer tomo de la antología, algo que secunda Beatrix, quien también cree que con la antología además se formarán públicos con una idea mucho más clara de lo que puede consumir desde la técnica del cómic.

–Algo positivo es que ya hay cosas en red, algunas escuelas están apuntando hacia temas que se vinculen con la ilustración y el cómic, pero sí hace falta generar públicos desde la raíz, desde los chavillos y tallerearle con ellos, exponer y que la gente compre y consuma cómics a nivel local y nacional –finaliza Conejo Muerto–. Hay proyectos súper chingones en San Martín Texmelucan y en Tlaxcala que la gente no tiene idea que están circulando, entonces hay que llamarlos para mostrarlo y compartir.

Comparte
Ámbar Barrera
Periodista, comunicóloga, fotógrafa, feminista y amante del arte.