En Puebla, mucho jazz pero pocos músicos

En Puebla, mucho jazz pero pocos músicos

  • Festivales y clubs dedicados exclusivamente a ese tipo de música apuntan a un incipiente boom del género, pero aún hacen falta intérpretes locales, coinciden promotores
Foto:  Ambar Barrera
Foto: Ambar Barrera
Ámbar Barrera

@Dra_Caos

Las cuerdas graves del contrabajo, el penetrante sonido del saxofón y voces que expresan su personalidad más con sonidos que con palabras como tal. El jazz es apasionado, melancólico, enérgico o sensual: multifacético.

El jazz ha inundado la ciudad. Tanto en Puebla como en Cholula, la cartelera de jazz es fluida. Tan sólo en el teatro de la ciudad se ofertan dos conciertos al mes de algún músico o grupo de jazz. Hace algunos meses, en Cholula se vivió el Festival Internacional Jazzatlán y en Puebla, el 8vo festival Ejazz.

El Jazz es esa mezcla de sonidos blues, música africana, música clásica, y actualmente en fusión también con sonidos propios del funk, rock o música latina. En Puebla diversos bares y restaurantes ofrecen de tanto en tanto alguna presentación, aunque en lugares como el Breve Espacio o La casa del Mendrugo, es parte fundamental de su cartelera, eso sin contar los varios festivales musicales organizados por el municipio y el estado. Y como el único club de jazz como tal, está Jazzatlán en San Pedro Cholula, fundado en 2006.

Foto:  Marlene Martínez </b
Foto: Marlene Martínez

Rodrigo Moctezuma director de Jazzatlán, dice para entrevista con Lado B que a lo largo de estos 9 años, Jazzatlán ha contribuido a la formación de nuevos públicos, pues si hay algo que distinga a ese lugar de otros, es que como un club de Jazz, se pide guardar silencio y no dar la espalda al escenario, priorizando la experiencia con la música sobre lo demás.

Jazzatlán surge de las cenizas de “El anónimo”, un espacio también comandado por Moctezuma que empezó a programar jazz y rock. Actualmente han transformado su espacio, tienen ya dos escenarios de jazz e incluyen un espacio más privado para 40 personas, para quienes realmente les gusta estar en silencio durante los conciertos.

El conductor del programa radiofónico Sólo Jazz Pablo Argüelles también dice que ha habido muchos cambios en la escena del jazz en Puebla durante los últimos años, hay cada vez más lugares que ofertan el género y que están llamando a los músicos. Pablo dice que son dos posibles causas las que han generado este fluido movimiento: Los lugares que han invitado a diversos músicos de todo el país formando así nuevos públicos, y también porque los mismos públicos son los que se han enganchado con el género y piden en más espacios.

–Por un lado, la escena del jazz en Puebla sí está siendo generada, ha habido un cambio y un crecimiento. Hay más público que acude a estos eventos e incluso los pide –dice Pablo.

Una razón aún más profunda, según Pablo, puede deberse a que el jazz tradicional en realidad ya se toca poco, pues lo que abunda en la actualidad son las fusiones de jazz con rock y otros estilos de la música latinoamericana o afroamericana, lo que da oportunidad a una especie de apertura musical tanto para los públicos como para los músicos.

Aun con todo lo que se habla de ese posible boom del jazz en Puebla, Rodrigo Moctezuma considera que hay muy pocos músicos y bandas de jazz poblanas en comparación con la cantidad de lugares donde se oferta el género.

–Los músicos experimentan cada vez más con cierto tipo de música, están más informados –dice Rodrigo– pero a pesar de que hay mucho jazz, hay muy pocos músicos de jazz poblanos, la mayoría de los que nosotros hemos traído vienen de Xalapa y el DF.

La oferta contra la demanda

Aunque Puebla es considerada por algunos músicos como una de las escenas de jazz más importantes del país, tanto Rodrigo Moctezuma como Pablo Argüelles coinciden en que existe poca formación de músicos y bandas de Jazz poblanas.

Atrapados en el Festival Foto: FIP
Atrapados en el Festival Foto: FIP

Pablo Argüelles dice que los músicos de jazz poblanos son contados y que en la escena abundan sobre todo músicos egresados de la escuela Jazzuv de Xalapa, a donde han llegado estudiantes de todo el país y de donde han salido buenos músicos y bandas de jazz.

–Aunque hay escuelas donde pueden formarse músicos de jazz como en la BUAP y otros lugares que ofertan algún estudio sobre el jazz, la oferta aún no es fuerte.

Algunos músicos poblanos de jazz que menciona Pablo son Israel Pantoja (bajista, que tiene varios proyectos de jazz), Víctor Mendoza (saxofonista originario de Puebla que también tiene un grupo de jazz), los hermanos Coyotl, Salustio Bueno (guitarrista), Beto Díaz (baterista) y Roberto Cobos (guitarrista).

–Roberto Cobos es quien de alguna manera empieza a convocar a varios músicos a tocar, entonces pudiera mencionarse como un músico interesante en cuanto que logró activar la escena del jazz en Puebla. Los músicos locales, en general, tratan de irse abriendo en cuanto a lo que ellos también escuchan de los músicos de afuera. Eso ha favorecido que la escena se nutra más, eso es lo que ha permitido que otros músicos estén pasando por acá. Eso antes no se daba, era muy raro que la escena cambiara, era muy estática.

Pablo dice que también ese intercambio es el que ha hecho que poco a poco se considere no sólo el rolar de escena, sino también puede animar a otros músicos a incursionar en el género del jazz y a buscar estudiarlo en otras ciudades.

 –En cuanto a escuelas ahí va el interés de parte de otras instituciones para que se dé una formación en jazz… lo hacen bien o con deficiencias o incipientemente, pero eso ya es otra cosa. Hay interés por los estudios de jazz y eso es patente –dice Pablo.

–Como lo va descubriendo el público, también lo van descubriendo los músicos –dice Rodrigo también dando respuesta a por qué existen pocos músicos poblanos de jazz–. Un músico que realmente está dedicado a la música encuentra en el jazz la oportunidad de usar todos sus recursos. Yo creo que falta que los músicos estén descubriendo más posibilidades en el jazz para sellar un poco la escena de la música fácil, de la música de fórmula que ya está muy trillada. En el jazz se pueden encontrar fórmulas más divertidas y desarrollar su creatividad.

 Foto:  Mayra Guarneros
Foto: Mayra Guarneros

Para Rodrigo, el siguiente paso al descubrimiento y la exploración, será la búsqueda de la especialización desde la parte académica.

–El jazz atrapa y genera públicos, por eso los lugares han tenido buena acogida –finaliza Rodrigo.

2 COMMENTS

  1. Si bien estoy de acuerdo con dicho artículo en cuanto al escaso gusto por tocar e interpretar en jazz en Puebla, considero que debería de haber un poco más de investigación en cuanto a los músicos poblanos promotores de dicho género. Salustio Bueno es bajista y trompetista (no guitarrista), Los hermanos Coyotl deben de ser reconocidos cada uno por sus méritos y los instrumentos que desempeñan siendo Jorge Coyotl baterista y Armando Coyotl pianista y saxofonista. Y si se menciona a Víctor Mendoza, sería de gran tino que se haga un espacio para detallar del nombre de su grupo de jazz dado que la extensión es lo bastante explícita como para omitir información que no aumentarían el número de caracteres del mismo; y así más detalles.

  2. El jazz en Puebla existe desde tiempos ancestrales y no es cosa de modas o rachas buenas es cuestión de apertura por parte de todos los núcleos de la sociedad poblana. Siempre han existido lugares exclusivos de jazz y así esta bien porque de que sirven abrir lugares más, si no tenemos músicos con la formación técnica suficiente para generar públicos y eso es parte de la obligación y responsabilidad de las instituciones académicas, de gobierno y sociedad.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.