Diez cosas que no sabes de la Casa del Torno (y el...

Diez cosas que no sabes de la Casa del Torno (y el teleférico)

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez
Jerónimo Villa

@Jerome_Vil

El gobierno del estado derribó hace casi tres años la Casa del Torno, un edificio del siglo XVII catalogado por el INAH, para construir un teleférico que recorriera de la zona de Los Fuertes al centro histórico de la ciudad de Puebla.

El proyecto valorado en unos 300 millones de pesos se detuvo en enero de 2013, debido a que el Juzgado Cuarto de Distrito aceptó el amparo 1962/2012 que tramitó el Comité Defensor del Patrimonio Cultural Poblano y la Fundación Manuel Toussaint.

Luego el gobierno estatal replanteó el teleférico a petición del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

Ahora va del Centro Expositor en Los Fuertes al mausoleo del general Ignacio Zaragoza, pero aún no está en funcionamiento.

El INAH y la Unesco también pidieron que se edifique de nuevo la Casa del Torno, según el portal e-consulta será el ayuntamiento de Puebla quien haga la restitución con un presupuesto de 17 millones de pesos y otro millón más para quitar la torre que se empezó a construir allí.

Van casi tres años de que se destruyó la Casa del Torno y a más de un año de que se sobreseyó el amparo, pero como óxido en las paredes hay preguntas que se nos escurren. Hoy las vamos a ir despejando.

1.

¿Por qué se sobreseyó el amparo? El Comité Defensor del Patrimonio Cultural Poblano y la Fundación Manuel Toussaint acusaron al gobernador Rafael Moreno Valle Rosas; al entonces titular de la secretaría de Transporte (que por cierto ya no es secretaría), Bernardo Huerta Couttolenc; al delegado del INAH en Puebla, Juan Francisco Ortiz Pedraza, y al alcalde de ese momento, Eduardo Rivera Pérez, por la destrucción de un inmueble histórico protegido y que es considerado Patrimonio de la Humanidad.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

Sin embargo el Juez Cuarto de Distrito del Centro Auxiliar de la Séptima Región, con residencia en Acapulco, Guerrero, (porque hasta allá fue a dar el caso) decidió sobreseer el amparo, es decir, que desde su punto de vista el reclamo no tiene fundamento.

El juez determinó el 16 de mayo de 2014 que las organizaciones no se veían afectadas de manera directa por la destrucción de la Casa del Torno porque no eran dueñas del inmueble o vivían en la zona contigua.

De tal forma que sólo se veía perjudicado un derecho difuso o referente a la colectividad, pero el juez valoró que la gente de la Sierra Norte de Puebla o de otras partes del estado no era perjudicada por el proyecto, así que en general no había perjuicio para los poblanos o mexicanos.

Lo que el juez no tomó en cuenta es que el puro nombramiento de Patrimonio de la Humanidad, como era la Casa de Torno, quiere decir que le pertenece a todos los seres humanos. Es como las pirámides de Egipto, pueden pertenecer legalmente al gobierno de ese país pero cualquier cosa que les pase nos afecta a todos. La propia Unesco dice en su sitio web oficial que “la pérdida de cualquiera de dichos bienes representaría una pérdida invaluable para la humanidad entera”.

 

2.

¿Quién resolvió el caso? Aunque el amparo se resolvió en el Juzgado Cuarto de Distrito del Centro Auxiliar de la Séptima Región, con residencia en Acapulco, Guerrero, fue un juez poblano el que fijó la sentencia.

De acuerdo con la resolución del caso que envió el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) en respuesta a la solicitud de información con folio 00211615, el juez que resolvió el amparo 1962/2012 y acumulados (porque las organizaciones luego se ampararon contra las cinco torres del teleférico) fue Alejandro Andraca Carrera.

Alejandro Andraca Carrera, según el currículo que aparece en el CJF nació en la ciudad de Puebla y estudió Derecho en la Universidad de las Américas Puebla.

Como parte de su experiencia laboral se menciona que trabajó como oficial judicial, secretario ejecutivo, actuario judicial y secretario en el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito en el estado de Puebla.

Además fue docente en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep) y, como dato curioso, de manera constante aparece en las secciones o revistas de sociales de circulación estatal.

 

3.

Otra cosa que no se sabía y que ahora se sabrá (jejeje) es que uno de los peritos que participó en el juicio no reconoció a la Casa del Torno como monumento histórico, es más dijo en su reporte que no estaba dentro de la zona de monumentos protegida por el INAH.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

María Elena Galindo Cortés, perito en Arquitectura Histórica, informó de manera oficial -según consta en la sentencia- que “el inmueble no se encuentra registrado  en el listado de inmuebles inserto en el Decreto en el que se declara una zona de Monumentos Históricos en la ciudad de Puebla de Zaragoza, de echa (sic) dieciocho de noviembre de mil novecientos setenta y siete por las autoridades correspondientes”.

La Casa del Torno sí está registrada con el número 1718 en los catálogos oficiales Federales de 1970 y 1990, con la clave “CNMH 211140010185/Catastro:2035003 Folio 4946/Categorial: Arquitectura Doméstica/Época Constructiva: Siglos XVII, XVIII/Monumento Histórico Inmueble”.

Por si eso no fuera poco la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas indica en su artículo 36 que son inmuebles históricos “las obras civiles relevantes de carácter privado realizadas de los siglos XVI al XIX”.

 

4.

En el juicio por la Casa del Torno y el teleférico salió a relucir que el gobierno del estado también se amparó ¿de qué? Pues de que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INHA) no le diera los permisos para construir el “medio de transporte aéreo”, según cataloga el propio gobierno estatal al teleférico.

En la sentencia que entregó el CJF se dice que el gobierno poblano reclamó al delegado del instituto la resolución del 6 de marzo de 2013 donde niega expedición de la licencia o autorización solicitada para el proyecto.

Pero luego se arrepintió y desistió de la demanda, a través de la Coordinadora General de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Transportes del Estado de Puebla, María Esther Torreblanca Cortés.

La resolución indica que el 31 de octubre de 2012 Transportes (que ahora forma parte de la Secretaría de Infraestructura) pidió permiso para un proyecto de “rescate y salvamento” de la Casa del Torno.

En noviembre de ese año solicitó permisos para trabajos de obra mayor, para ello el INAH requirió en varias ocasiones información y cambios en el proyecto pero al final en marzo de 2013 declaró improcedente el teleférico aunque la Casa del Torno ya estaba destruida.

Incluso en respuesta a la solicitud de información 1115100045813, el INAH dice que se instauró un proceso administrativo por hacer obras sin contar con el permiso.

 

5.

Aunque usted no lo crea, el teleférico y la demolición de la Casa del Torno violan leyes estatales ¡¿Cómo?! Sí, la Ley de Protección y Conservación de Poblaciones Típicas y Bellezas Naturales del Estado de Puebla, en el artículo 10, establece que las obras en la zona protegida “deberán estar de acuerdo con el carácter y estilo arquitectónico general de ella” para que no se altere el paisaje típico.

Además de que el artículo 1204 del Código Reglamentario Municipal (Coremun) se menciona que las obras de restauración, construcción, modificación o intervención en la zona monumental deberán sujetarse a estudios para su integración en el conjunto urbano-arquitectónico.

Si no bastara con eso, el artículo 36 de la Ley Federal de Monumentos dice que los inmuebles construidos en los siglos XVI al XIX son de la nación, por lo cual su conservación tiene que estar sujeta a los lineamientos del INAH.

 

6.
Foto: Es Imagen | Archivo
Foto: Es Imagen | Archivo

Otra cosa difícil de creer (léase con tono sarcástico) es que el ayuntamiento de Puebla negó el acto reclamado, es decir, que dijo que no tuvo nada que ver con el teleférico.

Sin embargo el juez determinó que dicha negativa “se encuentra desvirtuada”, ya que fue el gobierno municipal quien permitió la ejecución de la obra pública y no impidió su ejecución.

En el reglamento interior de la entonces la Secretaría de Gestión Urbana y Obra Pública para el Desarrollo Sustentable municipal se menciona como parte de sus atribuciones “Vigilar que se otorguen licencias de construcción, remodelación, instalación, ampliación o demolición en predios, previo cumplimiento de los requisitos que exige el Código reglamentario para el Municipio de Puebla”. (¿no que no?)

 

7.

Para que se diera una resolución para el caso del teleférico se citaron a tres peritos: uno oficial, uno de la secretaría responsable y uno adicional, pero el dictamen de la parte quejosa, es decir, del Comité Defensor del Patrimonio Cultural Poblano y la Fundación Manuel Toussaint no se tomó en cuenta por “haber sido presentado extemporáneamente”.

Los tres peritos coincidieron en que la Casa del Torno ya no era un bien histórico por las modificaciones que sufrió a lo largo del tiempo.

Incluso la perito María Teresita del Niño Jesús Rojas Ortiz, galardonada en 2012 por el Colegio de Arquitectos de Puebla AC, dijo que el inmueble ya no podía considerarse como histórico por las adecuaciones que se hicieron con anterioridad.

Durante la administración del gobernador Manuel Bartlett Díaz se destruyó el patio para hacer un puente que conectó la calle 8 norte con el conjunto del Paseo de San Francisco, atravesando el bulevar 5 de Mayo.

 

8.

La pelea en el plano legal terminó. Aun así en diciembre de este año el gobierno del estado debe dar informe a la UNESCO por el tema del teleférico y la Casa del Torno, ubicada en la  calle 8 norte 414, Barrio del Artista.

En el informe 2014 de la Unesco advirtió que el proyecto original del teleférico impacta la calidad de las vistas, debido a que las torres metálicas competirían con los elementos tradicionales del paisaje.

Foto: Xavier Rosas | Archivo
Foto: Xavier Rosas | Archivo

También que la Casa del Torno estaba protegida por leyes nacionales e internacionales pero se demolió de todas formas.

El área de Cultura de la ONU solicitó al gobierno estatal un reporte detallado para el 1 de diciembre de este año, a fin de revisar los detalles técnicos y la locación del teleférico para evitar que impacte en el patrimonio histórico durante la sesión 40 del Comité de Patrimonio Mundial que se realizará 2016.

 

9.

Otra cuestión que tendrá que aclarar el gobierno de Puebla es el nuevo trazo del teleférico, pues en febrero de 2014 el INAH aprobó que conecte a la zona de Los Fuertes con el estadio Cuauhtémoc, al norte de la capital poblana.

Sin embargo el proyecto que se desarrolló, con un costo de 68.3 millones de pesos, va del Centro Expositor, en Los Fuertes, al mausoleo del general Ignacio Zaragoza, a unos 600 metros de distancia.

El teleférico se encuentra dentro de un parque que cuenta con lago, ciclopista, área infantil, gimnasio y pista de trote.

El INAH anunció en su informe 2013 como parte de sus logros la modificación del trayecto del teleférico para que se alejara del centro histórico de Puebla, a pesar de que no está muy lejos.

10.

La última sorpresa es que Gerencia del Centro Histórico del municipio de Puebla surge por regaño de la UNESCO e INAH al gobierno estatal (sí como ustedes lo leen).

Ahí les va el chisme completo: el director del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, Kishore Rao, pidió al INAH información sobre el proyecto del teleférico y las acciones a tomarse por la devastación de la Casa del Torno. Francisco Javier López Morales, director de Patrimonio Mundial del INAH, respondió en febrero de 2014 que se exigió al gobierno estatal un cambio a la ruta del teleférico para que no se afecte la zona patrimonial y que se restituyera el inmueble. El instituto incluso pidió una oficina especial donde participen los tres niveles de gobierno para aprobar proyectos a favor del Patrimonio Cultural de Puebla, entonces el gobierno municipal de Antonio Gali Fayad creó la Gerencia del Centro Histórico, dirigida por Sergio Vergara Berdejo (¿cómo la ven?).

Con esto el gobierno del estado da por cumplida la petición del INAH pero no tiene que absorber los gastos de la gerencia, pues lo hace el municipio.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.