Hasta ahora, la llegada de Audi a Chiapa es «la gloria y...

Hasta ahora, la llegada de Audi a Chiapa es «la gloria y el infierno»

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

“Te imaginas el desarrollo que vive un municipio al llegar una planta de esta envergadura. Es un procedimiento que a nosotros nos ha agarrado un poquito desprevenidos”, dice el edil Josué Martínez, sentado en su oficina en la presidencia municipal de San José Chiapa donde se está construyendo la planta  armadora de autos de lujo Audi.

Aunque Martínez ve algunas situaciones negativas que han llegado de la mano de la compañía automotriz, su actitud es positiva. «La realidad es que hay fallas en los servicios, pues no estaban planteados para una cantidad tan grande de personas».

De acuerdo con datos del Informe Anual Sobre la Situación de Pobreza y Rezago social de 2010, hecho por Sedesol y Coneval, vivían en Chiapa 8 mil 97 personas. Ahora en la construcción de la gigantesca planta y el centro de capacitación, que ya está funcionando desde hace meses, hay aproximadamente 5 mil trabajadores. Y cuando la planta ya esté trabajando con normalidad serán 4 mil personas más los prestadores de servicios, alrededor de otros 5 mil entrando y saliendo día a día de la armadora.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

Con la llegada de tantas personas el drenaje, el alumbrado, la recolección de basura y el agua potable han tenido fallas. Ha habido inundaciones donde antes no las había, se necesitan más camiones para recoger los desperdicios y el drenaje y alcantarillado no se dan abasto para el volumen repentino de trabajadores, técnicos, ingenieros y especialistas que han llegado diariamente a donde será la planta alemana. Además, en palabras del edil, el recurso que recibe Chiapa con un presupuesto anual de 23 millones de pesos ha sido insuficiente. Su administración ha tocado puertas en los gobiernos estatal y federal para gestionar más recursos, para que los ayuden, pues un proyecto como la gigantesca armadora de automóviles necesita muchos servicios e infraestructura.

En 2010, las cifras de Coneval daban cuenta de que 27.9 por ciento de las viviendas en el municipio no tenían drenaje, y 3.6 por ciento  tenían piso de tierra. También 66.8 por ciento no disponían de lavadora y 53.9 por ciento no tenía refrigerador.

Antes de que comenzara el proyecto de Audi también había menos inseguridad. Ahora hay asaltos, cosa que según el presidente antes no ocurría: los viernes y los sábados, días de paga, es cuando hay más atracos.

El municipio ha evolucionado en su actividad económica primaria: antes era primordialmente agrícola, ahora entre 70 y 80 por ciento de los habitantes se dedica a la construcción.

Lo que sí ha traído consigo la armadora de autos alemana es que el trabajo esté ahí y los pobladores de Chiapa no tengan que desplazarse. Martínez explica que anteriormente había que irse temprano a la ciudad de Puebla o a otros lugares y regresar hasta las seis o siete de la tarde para repetir la rutina, pero ahora las construcciones están ahí mismo en el municipio.

Otra cosa que se ve paulatinamente es el desplazamiento y la migración interna, no sólo de alemanes que trabajan en la compañía, sino de personas que han llegado buscando suerte, ante los anuncios de prosperidad.

Josué Martínez habló con unas personas que venían de Guadalajara, para conseguir trabajo. Y sabe que en las escuelas hay entre 100 y 150 niños recién inscritos de nuevo ingreso. Eso, aunado a que se abrirá un plantel de la Buap en la llamada “Ciudad Modelo”, que se construirá entre la planta y el pueblo, y una universidad bilingüe. Eso hará que sigan llegando personas buscando oportunidades educativas. También se construirá la autopista que conectará al Golfo de México con el Istmo de Tehuantepec, hasta Salina Cruz, Oaxaca, cruzando el país.

Y si bien Chiapa ha mejorado en la cabecera municipal, con un auge de comercios, hoteles, construcciones y casas en renta, en las comunidades, admite el presidente, el rezago sigue igual. Martínez dice riendo que la llegada de Audi los ha puesto a vivir “entre el infierno y la gloria”, porque por un lado ha significado más empleos, más negocios, más trabajos directos para los habitantes y mucha más inversión en el municipio, pero por otro ha traído carencias y problemas como la inseguridad. «Una empresa de este tipo no es cualquier cosa, pero también con su llegada vienen otros problemas». No se puede negar que Audi ha sido un parte aguas. El presidente lo dice, antes a San José Chiapa sólo lo conocían sus vecinos y ahora está en el radar mundial.

Foto: Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez

Las dos realidades

Sobre la carretera que atraviesa el pueblo y lo conecta con la ciudad de Puebla, una de las pocas tienditas que se ve tiene letreros de casas en renta. El precio no rebasa los 1500 pesos y si se quiere sólo un cuarto con baño el costo es de 500 pesos mensuales. La señora que atiende dice que pese a lo que dicen de la llegada de Audi a ella no la ha beneficiado, y que los sueldos de los trabajadores de la empresa que abrirá oficialmente sus puertas en mayo de 2016 no son muy altos. Quizás los de los ingenieros, dice, pero de los que están construyendo y de los obreros, no. Todos cuidan muy bien su dinero. Ella, como abarrotera, se da cuenta de que no se dan el lujo de comer fuera tan seguido, ni de estar gastando por cualquier cosa. La situación económica es difícil.

Pero ahí mismo, entre la planta y el pueblo, está planteada la construcción de la llamada “Ciudad Modelo”, cuya licitación fue publicada el viernes 26 de julio y contempla la realización de un parque urbano lineal, un parque metropolitano, un complejo de 3700 viviendas y plantas de tratamiento de residuos y potabilizadoras. En marzo de 2015 el gobernador Rafael Moreno Valle, de acuerdo al portal e-consulta, anunció también la construcción de un centro de convenciones en el mismo espacio de la Ciudad Modelo.

Pero el municipio, de acuerdo a las cifras más actualizadas del Coneval, tiene un alto grado de marginación. En todo el municipio sólo había dos unidades médicas y dos personas laborando como personal médico. 78.2 por ciento de la población vivía en la pobreza, de la cual 54.1 por ciento estaba en condiciones de pobreza moderada y 24.1 por ciento en pobreza extrema. Además, 45.3 por ciento no tuvo acceso a los servicios de salud.

Hasta el momento nada se ha anunciado de inversión para la mejora de los servicios deficientes para la cabecera municipal ni para las demás counidades.

Los habitantes de Chiapa están en la incertidumbre. La señora de la tienda de abarrotes dice que sí han abierto algunos negocios más, y menciona dos restaurantes grandes a orillas de la carretera que cruza el pueblo. Pero más allá de las calles que rodean la presidencia y la antiquísima iglesia, donde se escondió en el siglo XVII el obispo Juan de Palafox y Mendoza, se pierde la pavimentación y los señalamientos. Para llegar al centro de capacitación y al resto de construcción de la planta automotriz son casi todos caminos de terracería que se pierden entre casas de un piso y el silencio de la calma de San José Chiapa. A unos metros del enorme proyecto de desarrollo, las milpas y sembradíos cubren el progreso y dejan ver a un pueblo como tantos, donde parece que nada estuviera pasando.

Periodista en constante formación, interesada en cobertura de Derechos Humanos y movimientos sociales. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.