Caso Ricardo Cadena: médico forense cambia declaración

Caso Ricardo Cadena: médico forense cambia declaración

Aunque inicialmente declaró que el disparo del policía entró en la cabeza del joven de atrás hacia adelante, luego dijo lo contrario

Foto:  Marlene Martínez
Foto: Marlene Martínez
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

La madrugada del 3 de mayo Ricardo Cadena, de 18 años, fue asesinado de un disparo por el subcomandante de la policía municipal de San Pedro Cholula, Jaid Mothe.

Los primeros resultados de los peritajes, integrados en la averiguación previa AP-1224/2015/SACHO, establecían que el arma fue disparada de atrás hacia adelante, lo que sugería que el policía le habría disparado al joven por la espalda.

El médico José Luis Tovar Solís, forense desde hace 25 años, declaró inicialmente que la herida se originó por un disparo que entró por la parte de atrás del cráneo del muchacho. La descripción contenida en el dictamen médico, legal y forense, reconocimiento y necrocirugía número 1392, que se hizo el mismo domingo 3 de mayo, dice que la bala entró “de atrás hacia adelante, de derecha a izquierda, ligeramente de abajo hacia arriba en su trayecto”.

Sin embargo un día después, el lunes 4 de mayo, Tovar cambió su declaración.

En el número de foja 377 del expediente del caso del asesinato de Ricardo, el médico forense dijo que se confundió y en su rectificación aseguró que la bala no entró desde atrás, sino por delante: “(…) queriendo aclarar que al momento de describir las lesiones en la cabeza, específicamente en el cráneo, al hacer mención del trayecto producido por el disparo de arma de fuego, mencioné que es de atrás hacia adelante, esto lo mencioné en virtud de que la lesión de entrada y salida y tomando como referencia la línea media de la cabeza, y probablemente al tomar en cuenta la posición del cuerpo al momento de realizar la diligencia de neurocirugía, por lo cual la trayectoria quedaría de la siguiente forma: de derecha a izquierda, de adelante hacia atrás y de abajo hacia arriba, respecto de este último punto es en base a la posición del cuerpo al momento de la necropsia, toda vez que el suscrito al momento de la diligencia desconozco las posiciones víctima-victimario al momento de suscitarse los hechos investigados…. que es todo lo que tengo que manifestar”.

El cambio de la versión podría fortalecer la versión del policía de que el disparo se registró durante una supuesta pelea con Ricardo Cadena, aunque la Procuraduría General de Justicia (PGJ) sigue considerando únicamente el peritaje inicial: el que afirma que la herida de proyectil se produjo de atrás hacia adelante.

En las primeras versiones de los hechos incluso se justificaba el disparo aduciendo que el muchacho estaba graffiteando, y que el arma se había disparado durante un forcejeo.

Al ser cuestionado al respecto vía telefónica, el médico forense José Luis Tovar Solís rechazó hablar. Dijo que no podía decir nada y que cualquier solicitud tenía que ser hecha en la agencia del Ministerio Público donde estuviera consignado el caso y probablemente a través de un careo. Tovar se negó a decir cualquier cosa y cortó la comunicación apresuradamente.

Al día de hoy la situación es incierta. Jaid Mothe está en prisión pero sin recibir sentencia, la familia de Ricardo no ha tenido noticias, y el asesinato del estudiante de preparatoria sigue todavía en la incertidumbre jurídica.

Después de que corrió la noticia de su muerte, la comunidad graffitera hizo eventos y manifestaciones.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.