En Puebla, será complicado para un independiente ganar la gubernatura
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
17 de julio, 2015
Comparte

Casa_Aguayo_Independiente

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Con cinco millones de habitantes y dos millones de electores, un candidato a gobernador de Puebla tendría que ser forzosamente alguien ya bien posicionado. Sería muy difícil que un ciudadano de a pie sin una estructura partidista se promocionara para convertirse en el próximo titular del Ejecutivo estatal, dice el politólogo Hervey Rivera. En cambio la situación para los posibles candidatos a presidentes auxiliares es diferente, pero para eso falta mucho más tiempo, pues será hasta el 2018 cuando se renueven las alcaldías.

A diferencia de lo que sucedió en Nuevo León con Jaime Rodríguez, «El Bronco», en Puebla dice el académico de la BUAP los candidatos independientes tendrán oportunidad en los municipios pequeños, en donde todos se conocen, las personas saben quién robó, quién no, quién es honesto, quién hizo algo bueno y quién no, pero a nivel estatal y en las grandes urbes los independientes la tienen mucho más complicada no sólo en la recolección de firmas para obtener su nominación como candidatos, sino incluso después durante la breve campaña de apenas dos meses que se vivirá en el 2016.

Pero además, fenómenos como el transfuguismo, es decir el cambio de un partido a otro, y los chapulines, es decir aquellos políticos que saltan entre distintos cargos, son cuestionados fuertemente en las ciudades, sobre todo en la capital. El politólogo explica que por ejemplo en la ciudad de Puebla hay más poses y las candidaturas muchas veces se construyen a través de una imagen mediática y política. “Esa cuestión de quitarse la camisa partidista y decir ahora soy un candidato ciudadano no queda mucho”, apunta.

Pero en lugares con menos habitantes, explica el politólogo, a la gente eso le da igual. En las comunidades ya se conocen y se han dado casos donde pequeños partidos ganan puestos importantes, pues no es necesario un gran aparato de una fuerza política sino a la persona en si. Y los independientes tendrán ventaja en los lugares más pequeños, en este sentido, y su éxito según Rivera dependerá también de cómo conformen su planilla, con otros actores importantes a nivel local. Agrega que el hecho de votar por la persona es el ingrediente de un posible éxito de las candidaturas independientes en comunidades más pequeñas, donde los ciudadanos no necesariamente requieran una estructura partidista.

Tanto a nivel nacional como local la sociedad está a la expectativa de esta nueva figura que, en palabras del politólogo de la Universidad Iberoamericana Puebla, Juan Luis Hernández Avendaño, ha venido a airear el sistema político. Personajes como Pedro Kumamoto y Jaime Rodríguez “el Bronco”, quienes ganaron las elecciones, estarán muy vigilados por los votantes. Aunque dice que hay que darles más el beneficio de la duda, si fallan, si son descubiertos en actos de corrupción, van a manchar la imagen de todos los candidatos independientes.

Aunque esta figura ha llegado para animar la participación política y según el político hacía falta, agrega que no se debe mitificar a los independientes. Tampoco se les debe pedir más allá que lo que se les pide a los partidos, se les tiene que escuchar y tratar igual pues son una opción más, “no la gran salvación”.

¿Más Kumamotos o más Broncos?

No se puede generalizar lo que ocurrió con los casos específicos de Jaime Rodríguez, en Nuevo León, y Pedro Kumamoto en Jalisco. Rivera explica que en el caso del primero era un político tradicional, muchos años priísta, y en el segundo un ciudadano cuyo equipo hizo un análisis muy puntual de los posibles votantes y la zona donde estaban, además de un importante presencia en redes.

Sin embargo, desde la óptica del politólogo, si el triunfo de los dos personajes se plantea como un nuevo referente en el sistema político mexicano dominado por los partidos, habrá que ver, dice, si en ese posible boom de candidaturas independientes hay más ciudadanos apartistas o políticos que buscarán venderse alejados de los partidos. «El transfuguismo va a pasar por el tamiz ciudadano, y ahí se verá si realmente los electores nos creemos eso».

Ante la posibilidad que se ha mencionado que el actual alcalde Tony Gali compita para la gubernatura de manera independiente, sin ser cobijado por algún partido, Rivera lo compara con el caso de Miguel Ángel Mancera en la Ciudad de México. Si bien el actual jefe de gobierno no está afiliado PRD, la gente lo asocia a ese partido por haber sido cobijado por éste, es decir, difícilmente podrá venderse como un candidato alejado del partido y del grupo político que lo hizo primero funcionario estatal y más tarde alcalde de la ciudad.

Por lo pronto Gali aún sin candidatura en la bolsa, y sin importar si será como independiente o impulsado por el PAN o por algunos otros partidos, ya se pasea por el estado para comenzar a hacerse visible fuera de la capital poblana.

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”