Efluvio Oloroso, el alma de la rosa

Efluvio Oloroso, el alma de la rosa

Ámbar Barrera

@Dra_Caos

 

Santo Miguelito es un artista poblano que ha mostrado su talento intuitivo a través de la representación de su cuerpo gordo, un cuerpo performance, como una vez le dijo el famoso Gómez Peña: «Miguel el de las mil formas».

Todo se transforma. El cuerpo de Miguel también. A causa de un tratamiento para tratar un problema de tiroides, el cuerpo de Miguel ha perdido muchos kilos. Y tal vez ya no sea el mismo de aquellos retratos críticos y confrontadores, pero sigue siendo Santo Miguelito.

En los últimos meses, esta transición en Miguel ha sucedido en una cosmogonía neo pagana y espiritual, sin dejar de lado los recuerdos y las emociones que desde el inicio de su carrera han construido sus proyectos artísticos.

Para el inicio de esta nueva etapa, Santo Miguelito inaugurará su exposición Efluvio Oloroso, donde muestra piezas de su nuevo proyecto realizadas con rosas secas y en las que deja, de momento, de explorar la imagen de su cuerpo (o al menos de su cuerpo visible).

Efluvio, el alma de la rosa.

El efluvio es la emisión de vapor o de partículas que se desprenden de flores y otros objetos incluyendo el cuerpo humano, y que resultan en un olor agradable

Para secar las más de 2 mil rosas que ha utilizado para este proyecto, Miguel ha puesto las flores en charolas y las ha metido al horno durante varias horas con la puerta un poco abierta. Después de un rato, puede percibirse el agradable aroma de las rosas, que poco a poco se convierte en un olor más parecido al de un elote hervido, como lo describe el propio artista.

Efluvio oloroso nace a partir de una pieza que Miguel realizó en 2013, donde, en un ejercicio de auto amor, como él lo llama,  se regalaba una rosa todos los días, creando así una colección.

–Las rosas siempre han tenido esa carta como de recuerdo o reliquia porque las dejamos secar y las guardamos, se petrifica y se conserva… -Dice Santo Miguelito en entrevista con Lado B.

Después, Miguel decidió hacer un bordado de su cara de aspecto mortuorio y rodeo ese retrato con las 708 rosas de su colección. La obra fue creada de manera intuitiva, incluyendo el aspecto del rostro, los colores y las formas.

11124193_10155689894105276_26517482_n
Foto: Carlos Varillas

Con esta obra, una de las ideas que movió al artista en su nuevo proyecto, se encuentra en la técnica para la conservación de las rosas.  Las rosas usadas para las piezas de Efluvio Oloroso fueron tratadas con glicerina y se secaron dentro de un cuarto oscuro y ventilado. En el camino continuó investigando y descubrió que es mejor secar las flores en el otoño para evitar que por la temporada de lluvias la flor se llene de moho o se pudra por la humedad. Entonces fue cuando aceleró el secado metiéndolas al horno, y posteriormente las ha tratado también con formol y esencia de clavo, para evitar los hongos. Eso les asegura un tiempo de vida más largo a sus obras.

La constante en la producción creativa de Santo Miguelito

Sobre la esencia en el arte de Santo Miguelito, prevalece el lugar primordial que le otorga a la colectividad. En este caso, rescata la relación que comenzó a generar con los vendedores de rosas en la central de abastos.

–En las rosas descubrí un montón de prácticas interesantes. El ir a la central por materia prima, generar este intercambio de información con las señoras que venden las rosas… me amarchanté. Y es algo que quiero seguir reflejando en mi producción.

Miguel considera importante reconocer que su producción artística es hecha con materia prima poblana, de rosas que se producen en San Martín Texmelucan. Las vendedoras han sido el puente para que Miguel conozca también a los floricultores y ahora planea ir a los campos donde trabajan, para maquinar otras ideas que tiene en mente.

Todas las piezas de esta nueva exposición de Santo Miguelito estarán a la venta, aunque el mismo artista reconoce que por ser piezas orgánicas, tal vez sea difícil que alguien quiera obtener alguna porque necesitan mantenimiento. Sin las debidas precauciones, las rosas pueden pudrirse o perder color.

— Visualmente, yo quiero que sean contemplativas sólo por un tiempo… así como creo que debería pasar también con el arte en general, en este sentido de mercado. La idea de que vayan entrando nuevos artistas, se consoliden y que ellos mismos vayan dando entrada a otros artistas, cosa que no pasa en Puebla.

Miguel cree que en la escena poblana, los pocos artistas ya consolidados son los que están acaparando el mercado, sobre todo los que ya se encontraban en una posición social privilegiada desde el inicio.

–Quiero que el arte se efímero, que quien compre piezas mías sepa que corre el riesgo de que no sean piezas eternas, que con los debidos cuidados sólo tienen un periodo de vida de 100 años, por mucho.

La exposición también contará con otras piezas que siguen explorando otro fuerte a nivel técnico para Santo Miguelito: el bordado. Se trata de tejidos a manera de mandalas con bordados en el centro que representan calles y postales de Cholula. Los estambres los compró también de unos productores poblanos y el tejido fue hecho por una de sus tías, con quien lleva ya un tiempo colaborando en sus obras.

Con ese tipo de participación, Miguel quiere también empezar a colaborar desde su papel de artista en la activación del mercado local.

Efluvio Oloroso se inaugurará este sábado 18 de julio a las 7 pm en el espacio Miguel Viderique Galería, ubicado en la ex hacienda de San Antonio, prolongación de la 15 poniente camino a Tepontla, Cerezotla, en San Pedro Cholula.

11720681_10155689900575276_356470750_n

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.