Cuetzalan, protegido contra megaproyectos

Cuetzalan, protegido contra megaproyectos

Foto tomada de rostroshoy.wordpress.com
Foto tomada de rostroshoy.wordpress.com
Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Pese a que una gran parte de la Sierra Norte de Puebla está en resistencia contra megaproyectos mineros, hidroeléctricos y de extracción de hidrocarburos, es el municipio de Cuetzalan el que ha ganado más batallas legales para detener la destrucción del medio ambiente gracias a la organización social y también al Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial (Poet).

En 2014, previo a la reforma energética, Pemex solicitó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) permiso para exploración de hidrocarburos en un polígono de alrededor de dos millones de hectáreas entre Puebla, Hidalgo y Veracruz, del que formaba parte el territorio de Cuetzalan. Sin embargo, al analizar los argumentos tanto normativos como jurídicos contenidos en el Poet, reconoció a través de un Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) publicado el 13 de marzo de 2014 en la Gaceta Ecológica de la Semarnat, que los lineamientos eran muy claros y no podía entrar en la zona, deteniendo así el Proyecto Regional Petrolero Poza Rica–Alta Mira y Aceite Terciario del Golfo 2013–2035, con clave 30VE2014X0008.

Leonardo Durán, del Consejo Tiyat Tlali, que agrupa a varias organizaciones de la Sierra Norte, explicó que el Poet del municipio de Cuetzalan sólo contempla la presencia de la micro y pequeña industria, por lo que Pemex no tenía ni tiene cabida en la zona. Ese logro fue algo importante porque “evidentemente las autoridades federales y sobre todo estatales lo quieren desconocer (al Poet)”. El ordenamiento es una herramienta con la cual no muchos municipios cuentan, y ésta, aunada a la articulación social, ha logrado detener el avance de los llamados “proyectos de muerte”.

Durán dijo en entrevista que no es que se tenga todo ganado. Aunque el Poet es una herramienta muy útil, y prácticamente la única que ha sido reconocida por las autoridades y empresas para detener los proyectos en Puebla, no implica que Cuetzalan esté libre de amenazas. Y si el municipio serrano ha permanecido libre de estos proyectos ha sido también, de acuerdo a Leonardo, porque la movilización social ha sido amplia, consistente y fuerte, y no sólo en la localidad sino en otras comunidades de la Sierra norte de Puebla. El Poet, dijo, es sólo una herramienta más sofisticada de apoyo.

En 2015 también se logró detener la construcción de cuatro hidroeléctricas a cargo de la empresa Ingenieros Civiles y Asociados (ICA). Desde el 25 de noviembre de 2014, la empresa ingresó a la Semarnat los MIA de los proyectos Boca, Conde, Diego y Ana, pero en mayo de 2015 la  secretaría dijo que no las iba a autorizar, también por lo establecido en el Poet.

Es que los pueblos están pasando de un proceso de exigir solamente sus derechos a ejercerlos, y al entenderse como pueblos los derechos se exigen a las autoridades, que tendrían que ser las primeras encargadas en consultar al pueblo

Actualmente está en puerta un proyecto de extracción de minerales a cargo de Minera Autlán, concesión que afecta parte de Cuetzalan. Para ello se armó un comité encargado específicamente de presentar un amparo que fue ingresado el 18 de marzo de 2015 en el juzgado 2o de Puebla. Sin embargo, éste fue transferido a casos sólo penales y el 17 de junio se volvió a presentar a una nueva juez, por lo que se encuentra en dictaminación. Aunque temporalmente existe la resolución de que no se permite la concesión, los ciudadanos de varias organizaciones siguen en espera para poder detener legalmente el proyecto minero.

El Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial (Poet) del municipio de Cuetzalan fue publicado originalmente el 2 de diciembre de 2010 en el Periódico Oficial del Estado de Puebla, y es el resultado del trabajo conjunto de distintas organizaciones de la sociedad civil y grupos diversos. Aunque se empezó ese año, la construcción del Poet ha sido paulatina entre autoridades y pobladores. Desde 2013 se realizó un diagnóstico y estudio técnico para ver si el ordenamiento permitiría los gigantescos proyectos extractivos que se plantean en la zona. El instrumento plantea, conforme a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente la evaluación y programación del uso de suelo y los recursos naturales para, de acuerdo a lo establecido en el Periódico Oficial, “lograr un mejor aprovechamiento del territorio y los recursos naturales que lo conforman”.

La mayoría de las comunidades no cuentan con un instrumento así que los apoye en la parte legal. ¿Y por qué en Cuetzalan se ha logrado parar la inminente devastación y en otros municipios no? Leonardo respondió que no es una pregunta sencilla y que no hay una razón específica. Muchos casos son coyunturales y no es que las luchas ya estén ganadas ni los territorios blindados por siempre.

“Son procesos muy complejos y desgraciadamente quienes quieren imponer estos proyectos actúan de la manera peor posible, violan la ley, no reconocen procedimientos, y están dispuestos a hacer lo que sea, es lo que está pasando en muchos casos que demuestran que las autoridades violan la ley, a pesar de que se ganan amparos, con grupos donde ha habido casos como estos, como pueblos que se unen para hacer amparos y los ganan.”

Tal es el caso del Gasoducto Tuxpan–Atotonilco, donde la comunidad de Cuacuila, Huauchinango, ganó un amparo que después fue condicionado a la publicación de dos edictos con valor de 40 mil pesos y por no pagarlo fue desechado a destiempo. Pese a haber ganado la batalla legal, el Poder Judicial, las autoridades y la empresa Gasomex desconocieron la resolución y se siguió con la obra. Lo mismo ocurrió con el Gasoducto Morelos, donde el pueblo de Nealtican ganó un amparo que detenía temporalmente todo el trazo del gasoducto aunque, pese a todo, sigue en construcción.

Durán dijo tanto las autoridades como las empresas a cargo de los mega proyectos trabajan con amenazas, descalificaciones y desconociendo las resoluciones legales, lo que se ha visto en Puebla es que muchas comunidades se han articulado y han ido poco a poco construyendo sus resistencias. Aunque no es posible decir por qué unos sí ganan ciertas batallas y otros no, en palabras de Leonardo lo que dejan claro estos procesos “es que los pueblos están pasando de un proceso de exigir solamente sus derechos a ejercerlos, y al entenderse como pueblos los derechos se exigen a las autoridades, que tendrían que ser las primeras encargadas en consultar al pueblo.”

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.